martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº1959

Provincia | 22 feb 2024

Situación belicosa

Kicillof se pinta la cara contra el ajuste mileísta

El mandatario evalúa ir a la Justicia cansado de la falta de respuestas a los insistentes reclamos por los fondos que le corresponden a la provincia por ley y que sufrieron un guadañazo de parte del Gobierno nacional. Tregua política del Gobernador con Máximo Kirchner.


Por: Federico Cedarri

Axel Kicillof ha tomado resueltamente el camino de la confrontación frente al ajuste de recursos para con la provincia de Buenos Aires que lleva adelante el gobierno de Javier Milei.

En rigor, el mandatario optó en primer término por la etapa epistolar, envió una misiva a Luis Caputo para solicitar la restitución del Fondo Compensador para el Transporte además del Fondo para el Incentivo Docente que la provincia tuvo que cubrir durante el mes de febrero con recursos propios.

La respuesta del titular de Economía nacional llegó mediante los medios: todas las provincias que quieran subsidiar el transporte y la educación deberá ser con recursos propios.

Esta situación lo expone al mandatario provincial a pintarse la cara y enfrentar sin condicionamientos al Gobierno nacional.

La falta de recurso es angustiante, se le suma el recorte en el Fondo de Fortalecimiento Fiscal, una caja de al menos 20 mil millones de pesos que se prohijó para sofocar la crisis policial del 2020.

De igual modo, la motosierra mileísta también pasó el diente fino por los aportes que se enviaban desde Nación para sostener el desarrollo de consorcios productivos y portuarios que se encuentran en la provincia de Buenos Aires.

“Nos están ahogando”, se escucha por los pasillos de la gobernación bonaerense.

Kicillof mientras tanto tiende puentes con los gobernadores que son abofeteados por la Casa Rosada, mantiene diálogos periódicos con el cordobés Martín Llaryora, el santafesino Maximiliano Pullaro y el mendocino Alfredo Cornejo.

La jugada pasaría por presentar una demanda conjunta en la Justicia para pedir por la restitución de los fondos convenidos por ley, de hecho la provincia de Buenos Aires entiende que es la más discriminada ya que aporta el 40 por ciento del total de la torta coparticipable y solo le vuelve el 18 por ciento.

"La ecuación es clara, si recibimos el 18 por ciento es insólito que nos rebanen los fondos garantizados por ley que también contribuían a mitigar la discriminación de la Copa, hasta los fondos que Vidal había conseguido de Macri para compensar el Fondo del Conurbano nos sacaron”, cuenta a PDS un legislador peronista asombrado por la virulencia de la motosierra.

Pese a esos aportes provenientes del Gobierno nacional, la provincia de Buenos Aires apenas se acercaba al 26% en la distribución de los recursos nacionales.

El Gobernador bonaerense visualiza en el horizonte nubarrones en la relación con los dirigentes sindicales, con sacrificio pudo otorgar un amento del 20 por ciento a los empleados públicos y maestros tomando como referencia el sueldo de diciembre pasado, al tiempo que se comprometió a sentarse nuevamente en la paritaria de manera mensual: “No vamos a poder acompañar la inflación, eso es imposible sin recursos y nos puede generar problemas”, confiesa otro legislador a este portal al tanto de las penurias económicas que atraviesa la tesorería provincial.

Kicillof  está desorientado por la falta de interlocutores válidos que despunta el Gobierno nacional, no encuentra más allá de la buena voluntad transitoria que puede esgrimir el ministro del Interior, Guillermo Francos, definiciones concretas sobre lo que va a acontecer con los fondos que recibía la provincia de Buenos Aires por fuera de la coparticipación.

Desde el Gobierno nacional no cesan las hostilidades para con la provincia de Buenos Aires, ya que si bien aseguran que retomarán los contactos con los gobernadores por las nuevas leyes fititos que enviará Milei al Parlamento, las mismas solo se concentrarían en los mandatarios afables con el gobierno: Kicillof claramente no está en ese lote.

Acercamiento con Máximo y concentrarse en la gestión

El Gobernador bonaerense prefiere abocarse a la gestión, de hecho desalienta cualquier jugada política que intente posicionarlo como presidenciable en el tablero político nacional.

Una vez agotada la instancia administrativa y ante la falta de respuestas contundentes de parte del ministro Luis Caputo, el mandatario resolvería concurrir a la Justicia ya sea de manera individual o colectiva con otros mandatarios para reclamar por los fondos que le corresponden por ley. “No nos están dejando otra alternativa”, aseguran.

El ajuste mileísta trajo aparejado una situación peculiar: patentó una tregua entre el Gobernador bonaerense y el titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner.

Kicillof apoya fervientemente un proyecto presentado por el patagónico con el que se busca resguardar de la guadaña de los oficialismos nacionales del turno al Fondo del Incentivo Docente.

De hecho, el Gobernador se ha convertido en un entusiasta operador con sus pares provinciales para buscar apoyos a la iniciativa en la Cámara Baja.

“Axel y Máximo han vuelto a hablar y eso es bueno para aflojar un poco con el internismo y aunar esfuerzos para afrontar la asfixia económica desde Nación”, sintetiza el cuadro de situación ante PDS un referente parlamentario peronista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias