martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº1959

Nación | 17 feb 2024

GOBERNADORES Y ECONOMISTAS MIRAN ATENTOS

¿Estalla todo o no, mientras Milei que se pelea con Lali Espósito y la pobreza alcanza el 57%?

Política del Sur dialogó con fuentes del peronismo. La CGT advierte sobre otro paro general. ¿Hay dolarización? El conflicto con los docentes recalienta el termómetro. Hubo superávit primario, pero el mercado quiere ver cómo Milei calma a la gente. Aún falta un aumento fuerte de servicios. Volvió la frase de Macri: todo se resuelve en el segundo semestre.


Por: Ricardo Carossino

Mientras que desde muchos sectores empiezan a evaluar la posibilidad de que la situación social de la Argentina pueda estallar por lo aires, lo cierto es que un parte importante de la población sigue apostando fuerte al presidente Javier Milei y se sube a su locomotora de la pelea con Lali Esposito y la dolarización, mientras, el DNU sigue rigiendo (y no corrigiendo las anomalías de) la economía que van más allá del déficit primario que por primera vez dio superávit.

En un estado social de conmoción donde un kilo de carne sale más cara que el servicio de energía en muchos casos, hay un sector que ya espera una explosión en unos meses, como los gobernadores y los intendentes, mientras otro sector cree que la economía se terminará encarrilando en el macrista “segundo semestre”.

La carta de Cristina Fernández parece apuntar a adelantar un escenario de estallido, y parece advertir sobre la dolarización, pero fuentes que este medio consultó sobre la movida de la ex vicepresidenta, realtivizan la importancia actual de su prédica que según algunos quiere posicionarse por si, precisamente estalla todo, pero no todos creen que la dolarización pueda ser posible en 2024. 

En este contexto hay economistas que esperan un año con recesión en alza, con una caída que oscilaría entre 2,4% y el 4,4%, según como se vayan moviendo en los próximos meses las principales variables económicas.

Desde Abeceb, Elisabet Bacigalupo plantean que para este año en medio del fuerte ajuste esperan “un escenario de V corta: una recesión profunda, pero no muy larga donde la actividad toque el piso en el (ya tristemente célebre) segundo semestre. Entre abril y mayo debería empezar a llegar al piso y dar la vuelta. El agro va a actuar como un amortiguador, no solo por el propio sector sino porque derrama en los pueblos del interior”.

Desde los sectores políticos del peronismo desde luego ven otro escenario. Política del Sur consultó dos fuentes en relación a Milei y la cuestión socioeconómica y lo que ven es una profundización del conflicto conforme avance ese segundo semestre por el índice de pobreza que, según dato de la UCA, habría ya alcanzado un 57%, lo que acerca este nivel a los primeros meses del 2002.

Una fuente del gobierno de Axel Kicillof, relativizó los problemas económicos de la Provincia de Buenos Aires, como por ejemplo con la cuestión docente, donde se sabe que Nación aporta un 10% de esos sueldos y que entre lo que produce la Provincia y la coparticipación, el segundo ítem es de un 40%, pero señala: “Hay provincias que producen un 10% de lo que gastan y hay un 90% que les llega de la coparticipación y ahí va a estallar todo”.

Esta fuente anticipó que habría una intención tanto de Kicillof como de otros gobernadores de no preocuparse mucho y “dejar que todo vuele por los aires”. De acuerdo a lo expresado por este dirigente, los gobernadores suponen que “un estallido” repercutiría más en Milei que en sus gestiones provinciales.

Lo cierto es que la visión de que el problema económico es de Milei y no de Sergio Massa, empieza a revertirse en contra del actual presidente, algo que el mes pasado aún estaba en contra del ex candidato a presidente.

Una encuesta de Zuban Córdoba que se conocerá hoy domingo indicará que todo empieza a darse vuelta en la percepción general de la población. La pregunta fue en este momento: ¿quién es más responsable de la mala situación económica de Argentina?, y en ese marco el 50.8% asignó la carga al presidente Javier Milei, mientras que el 17% consideró que es de la gestión anterior, encabezada por el presidente Alberto Fernández y Sergio Massa.

Pero lo significativo es seguir la evolución de las tendencias, porque la misma consultora publicó datos de diciembre del año pasado, en donde solo el 25.5% consideraba que la responsabilidad recaía en Milei mientras que el 50.8% se la atribuía al gobierno saliente; en enero de este año el 39.1% apuntaba al gobierno actual y el 45.9% al gobierno anterior, y en esta muestra, el 50.8% enfoca a la gestión libertaria mientras que el 47% lo hace por la anterior.

Precisamente, ante la situación social, hay sectores internos y externos que están esperando. Una fuente muy cercana a Sergio Massa, conversó con este medio web sobre qué mirada tiene el ex ministro de Economía de Alberto Fernández y confesó que el líder del Frente Renovador tiene charlas frecuentes con los interesados externos en la economía argentina.

“La verdad es que todavía nadie va a venir a invertir un peso a la Argentina. Por lo que le dicen a Sergio, no saben bien hacia donde apuntan los vectores políticos y económicos de Milei. No saben si va a dolarizar, si no lo va a hacer, y no ven un plan real de estabilización de la economía. Al ver el ajuste, que no les parece mal, lo que si les preocupa y mucho es la manera en que maneja la agenda mediática y no saben si va a poder manejar la tensión social, con lo cual por el momento está muy lejana la posibilidad de que inviertan en el país”, explicó este ex funcionario del gobierno anterior que trabajó en el área del transporte.

La tensión social irá en aumento. Pablo Moyano ya anunció la chance que un nuevo paro general y el comienzo de clases será la primera prueba piloto realmente seria para Milei, para ver de qué manera interviene o no, en el conflicto que amenaza con mina el ánimo social. A eso hay que sumarle, los aumentos de los servicios y el problema de la comida en los comedores comunitarios.

Para esto Milei deja que el rumor de un acuerdo con Mauricio Macri corra, pero aún si amplia la base de representación con el PRO, sin el aval político de la UCR y el bloque federal del peronismo y la Coalición Cívica, su debilidad política puede crecer conforme la pobreza crezca, algo que no bajará por más que la inflación baje por falta de consumo, por falta de aumento de ingresos.

Pero es un escenario inédito por demás. Un presidente completamente débil, en una total inferioridad de condiciones parlamentarias y territoriales, elige levantar mucho polvo para cubrir esa falta de fuerza que por ahora depende la buena voluntad de la oposición, que espera que estalle todo, pero que tampoco se está planteando qué hacer si es sucede, si quedarse mirando, si tratar de torcerle el rumbo a Milei, si tranzar posiciones de poder o voltear el árbol quebrado. La Libertad Avanza no sabe bien hacia donde va (si lo supiera lo diría), pero todo el arco político opositor tampoco tiene una cabal idea de qué hacer si Milei empieza a comer vidrio.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias