lunes 24 de junio de 2024 - Edición Nº2028

Provincia | 16 feb 2024

Malestar y preocupación

Se profundiza la motosierra mileísta sobre Buenos Aires y Kicillof advierte por el desfinanciamiento

El Gobernador se mostró sorprendido por el recorte de recursos que llegaban a la provincia homologados por ley como el Incentivo Docente y analiza la posibilidad de recurrir a la Justicia para reclamar por ese dinero. Ante la radicalización del ajuste luego del fracaso de la ley ómnibus hay incertidumbre por el destino del Fondo de Fortalecimiento Fiscal que aportaba el Gobierno nacional.


Por: Federico Cedarri

El gobernador bonaerense Axel Kicillof comienza a sospechar decididamente que el ajuste mileísta será definitivamente mucho más profundo que lo que preveía.

En rigor, durante el mes de enero las transferencias automáticas, que son los fondos que llegaban desde Nación por la banquina de la coparticipación, tuvieron una disminución de casi el 98% respecto al mismo mes del 2023.

Pero el mandatario no tenía en sus planes que el Presidente iba a desconocer acuerdos homologados por ley como la financiación del Incentivo Docente creado luego del episodio de la Carpa Blanca que los maestros visibilizaron durante el menemismo.

El gobierno de Milei redobló la apuesta y confirmó que no enviará más ese dinero a las provincias el cuál cubre aproximadamente el 10% de los sueldos de los docentes.

La provincia ya avisó que en febrero pudo cubrirlo con recursos propios pero que le será imposible replicarlo en los meses siguientes.

El Fondo Nacional para el Incentivo Docente (FONID) le representó a la provincia de Buenos Aires durante el 2023 unos 107.000 millones de pesos.

Se distingue la impronta del gobernador Axel Kicillof en el documento que esgrimió por las redes Cristina Kirchner donde versa sobre los desafíos de lo que ella considera una tercera crisis de deuda.

La ex presidenta tiene en el mandatario bonaerense uno de sus hombres de consulta en materia económica además de reconocerlo como el principal ariete de la resistencia al Gobierno nacional.

El Gobernador entiende que el futuro es aciago, que la radicalización que ensaya Milei luego del fracaso de la ley ómnibus empeoró las perspectivas de concretar al menos una relación institucional razonable con el Gobierno nacional.

De hecho, Milei calificó como “bolche” a Kicillof en una entrevista televisiva lo que permite vislumbrar en el Palacio de calle 6 que la posibilidad de encauzar un entendimiento por las vías administrativas naturales se hace cuesta arriba.

En esa tesitura y como advirtió este portal, el Gobernador evalúa seriamente la chance de apelar a la Justicia para que se le garanticen a la provincia de Buenos Aires los recursos de los fondos garantizados por ley.

Axel estudia esa posibilidad porque ve que la escalada de Milei es peligrosa y no se detiene”, sostiene ante PDS un legislador peronista que no escapa de su asombro por la magnitud del ajuste nacional.

Hay incertidumbre en la gobernación por el destino del Fondo de Fortalecimiento Fiscal que ideó la administración de Alberto Fernández para zanjar el conflicto policial en septiembre de 2020 y que representaba para las arcas bonaerenses un ingreso que oscilaba en los 240.000 millones de pesos que en su momento se le estirparon a la coparticipación que se destinaba a CABA.

También se presume que será dificultoso seguir cobrando alrededor de 115.000 millones de pesos que durante el 2023 Massa giró a través de Anses para afrontar el déficit de caja del Instituto de Previsión Social.

Kicillof razona que para posicionarse en el tablero político como un referente dentro del peronismo con miras al 2027 debe afrontar el desafío de sacar a flote la provincia de Buenos Aires en un contexto de desfinanciación de parte de la Nación.

“La provincia es inviable sin los recursos nacionales en un esquema de coparticipación injusto”, se escucha como una queja amarga en los pasillos de la gobernación bonaerense.

En ese sentido, no solo preocupa la merma de los ingresos nacionales sino que también comienza a encender las alarmas una baja pronunciada de la recaudación lo que devela una desaceleración importante de la actividad, lo cual redundara indefectiblemente en menores ingresos para la tesorería bonaerense.

Kicillof no avala por el momento una emisión de cuasi moneda porque presume que no contaría con el aval de Nación lo que complicaría de sobremanera la nominalidad con el peso.

Apelará como primera instancia de contingencia al permiso de endeudamiento de 1.800 millones de dólares en pesos que autorizó la Legislatura además de la licitación de letras del Tesoro provincial para financiarse en el mercado local.

Abocado a la gestión

El mandatario bonaerense se concentrará durante el 2024 en la gestión y no considera por el momento la chance de avanzar en apoyaturas políticas dentro del peronismo nacional para ir por su jefatura.

El justicialismo por otra parte atraviesa una etapa de reconfiguración donde son varios los actores que buscarán adquirir preponderancia.

Milei ha puesto en el centro de la escena al cordobés Martín Llaryora y parece estar contribuyendo indirectamente a convertirlo en una opción presidenciable dentro de un peronismo de centro.

El cordobés, si bien verá menguada las transferencias a su provincia de parte del Gobierno nacional, el cimbronazo no será tan importante como el que sufrirá el mandatario bonaerense.

Kicillof descuenta que tendrá al mediterráneo como uno de los principales contendientes para encaramarse en un hipotética candidatura presidencial, pero por el momento evade cualquier definición ante el panorama sombrío que se le presenta por el desguace de recursos al que lo somete el gobierno de Javier Milei.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias