miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº1911

Brown de Adrogué | 11 feb 2024

SE LE ESCAPÓ SOBRE EL FINAL

Un punto con muchas luces

Brown de Adrogué no pudo concluir al máximo su noche de fiesta por el estreno de su iluminación artificial en el Lorenzo Arandilla y se le escaparon los 3 puntos en el tramo final del partido ante el Gasolero.


Este sábado se vivió una jornada realmente histórica que quedará grabada en los anales de la historia tanto tricolor como de la ciudad de Adrogué. Por primera vez, Brown jugó de noche en condición de local e inauguró sus luces artificiales. Un pedido por parte de los socios de Brown durante muchos años, finalmente se hizo realidad y como no podía ser de otra manera, esta conquista se vivió con locura en las tribunas del Lorenzo Arandilla.

Más allá del suceso historico que se estaba viviendo para el Tricolor, el entrenador Pablo Vico quería que la fiesta sea completa y que el festejo no tape el gran partido que tenía por delante. Por eso sus dirigidos desde el minuto 0 salieron decididos a conseguir que el festejo del barrio sea absoluto.

La batalla táctica rápidamente fue ganada por Vico, quién logró poblar la mitad de la cancha con muchos jugadores y dominar la pelota a placer. Durante los primeros 10 minutos, Brown de Adrogué comenzó a anunciar sus intenciones con centros frontales al área que el fondo Gasolero no sabía contrarrestar y jugadas que ponían en vilo al dudoso arquero, Juan Rago.

Todo estos indicios rápidamente se transformaron en realidad, cuando al minuto 16 de la primera parte tras un pase de Pulicastro, el defensor Nicolás Arrechea supo aprovechar la desnudez del fondo Gasolero, encontró la pelota en soledad delante de un Rago estático y con un cabezazo sutil, abrió la cuenta en el partido. Desde ese momento el trámite se volvería absolutamente Tricolor, el equipo de Vico dominaba las acciones a gusto y placer jugando con la desesperación de un Temperley que deambulaba sin rumbo por la cancha.

En el complemento, Brown cedió un poco de terreno. Los dirigidos por Vico se relajaron un poco debido a las sensaciones que daba el partido y por la ventaja numérica que le otorgaba la expulsión sobre el final del primer capítulo de Lucas Angelini.

Esta situación generó que Temperley crezca en todos los sentidos, lo cual comenzó a llenar de dudas a los hombres del Bigotón que comenzaron a alborotarse principalmente en la defensa, lo cual se acabó traduciendo en el empate para Temperley en manos de Lucas Baldunciel.

Sin embargo, el gol volvió a reactivar el instinto de Brown de Adrogué que inmediatamente salió decidido a volver a ponerse en ventaja y rápidamente volvió a acercarse con mucho peligro al arco Gasolero. Las jugadas cada vez crecían en cuanto a peligrosidad y todo acabó culminando en el segundo tanto Tricolor que hizo delirar al Lorenzo Arandilla. Sobre el minuto 42 del complemento un centro cruzado al área chica de Rago, que nuevamente se quedó clavado sobre la línea. Encontró a Buter que con astucia logró ganarle a su marcador y con un remate potente de cabeza, le devolvió la ventaja a Brown.

La noche parecía ser más Tricolor que nunca, Brown tenía los tres puntos en el bolsillo. Sin embargo en la última jugada del partido un remate potente de Baldunciel, sorprendió a Agüero y el Gasolero terminó amargando el festejo tricolor.

No quedan dudas que Brown de Adrogué mereció más y las sensaciones son agridulces porque futbolísticamente el Tricolor fue superior a Temperley, pero no deja de ser un punto que suma y que principalmente deja un buen sabor de boca por la forma en la que el equipo se desempeñó que fue exponencialmente mejor que lo mostrado hace un par de días en cancha del Gallo de Morón. Habrá mucho para trabajar de cara al duelo interzonal con Talleres de Escalada el próximo sábado 17:30 en el Pablo Comelli.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias