miércoles 28 de febrero de 2024 - Edición Nº1911

Sociedad | 9 feb 2024

SEGURIDAD CIUDADANA-DESPIDOS Y DENUNCIAS

El PRO activó protocolo “inseguridad” en Lanús para desgastar al intendente Álvarez

El intendente parece ser objeto de una serie de articulaciones. Despidió a los sospechosos del motín y denunció a 7 involucrados. Desde el PRO esparcen rumores, lo critican por la inseguridad y le arman motines, según denuncian de Unión por la Patria. La Cámpora es el leitmotiv para los macristas. ¿Por qué aparece la ONG Argentina Segura?


Por: Ricardo Carossino

Los hechos policiales son incuestionables. Nada ni nadie podrá devolver la vida de quienes murieron en hechos de robo en el último mes en Lanús. Fueron cuatro muertes que manchan las calles del municipio y en términos políticos ponen en jaque al actual intendente Julián Álvarez de Unión por la Patria.

Lo cierto es que el territorio de la Seguridad ciudadana en términos de necesidad y urgencia no ha sido un lugar muy explorado por el progresismo que ha esquivado desde hace más de tres décadas enfocar su discurso en el punitivismo y lo ha orientarlo hacia la prevención.

A diferencia del progresismo y el garantismo, la derecha ha sabido sacar rédito proselitista de cada muerte en el conurbano bonaerense y no le ha temblado la voz para pedir “mano dura”, “cárcel o bala”, enarbolar la “doctrina Chocobar”, pedir reducción de penas para menores de edad, parir un intendente que jugaba a Harry El Sucio y considerar que con esas diatribas se termina el delito, cuando en realidad, ninguna de esas frases hechas han tenido un correlato verdadero en la disminución de la criminalidad cuando la derecha es gobierno.

Esos discursos no se toman descanso y observan de manera directa la oportunidad de salir a refrescar la memoria de las víctimas de la delincuencia y más cuando de por medio hay un intendente falto de experiencia y hasta débil en términos políticos, como es el caso de Lanús, que en el último mes se vio sacudido por muertes, polémicas, acusaciones cruzadas, levantamientos municipales en el área de Seguridad e “informes” truchos de supuestos especialistas en esta cartera.

Julián Álvarez es un intendente que responde a Máximo Kirchner con lo cual ha quedado aislado en la zona, salvo por sus contactos con Mayra Mendoza su par de Quilmes. En cuanto a los acercamientos dentro del peronismo, quien ya le quitó el apoyo institucional fue nada menos que su par de Avellaneda, Jorge Ferraresi.

Desde adentro mismo de su espacio ya lo critican por lo bajo por haber construido un primer gabinete sin dirigentes con experiencia política y aún operativa. La funcionalidad en determinadas áreas son especialmente sensibles, como Obra Pública, Desarrollo Social y por supuesto Seguridad, una materia en la que la realidad está cacheteando al intendente.

En este cargo, Álvarez decidió poner a Sebastián Castillo. Es el abogado, creador del Foro Vecinal de Villa Espínola -en Lanús oeste- y cursó estudios de Seguridad Ciudadana en la Universidad Nacional de Lanús. Es además militante de la agrupación peronista Alternativa Solidaria. No se sabe mucho más.

Además de tener un municipio caliente por los hechos trágicos, ahora a Álvarez y Castillo se le amotinó la tropa, como se dice en la jerga de las fuerzas. Hace unos días, después que el Intendente Álvarez anunciara el 95 % de aumento salarial para seguridad ciudadana del municipio, un grupo minoritario de 20 trabajadores municipales que habrían ingresado en la gestión de Diego Kravetz se acuartelaron en la base de seguridad, cruzando un patrullero en la salida de los vehículos y tomando como prenda de negociación al resto de los agentes de Seguridad Ciudadana que estaban prestos a brindar servicio.

Hace tres semanas, precisamente se había corrido el rumor de que esta dependencia iba a cerrar sus puertas con lo que el PRO activó inmediatamente su protocolo proselitista para atacar al joven Álvarez, incluso el rumor caló en el HCD y la UCR presentó un pedido de informe sobre el rumor.

Luego, directamente se produjo el acuartelamiento de estos empleados municipales para recalentar la gestión del intendente de La Cámpora. Fue el presidente del Concejo Deliberante, Agustín Balladares quien acusó a quienes participaron de la protesta de ser “militantes de Diego Kravetz” y le pidió “a Néstor Grindetti y el macrismo porteño que respete la voluntad de los vecinos que en octubre eligieron a Álvarez para gobernar Lanús”.

Ahora, Álvarez despidió a un total de 25 agentes de Seguridad Ciudadana, y denunció penalmente a siete de ellos, por el intento de autoacuartelamiento que se produjo el martes pasado. Incluso, se supo que desde uno de los teléfonos de los denunciados habrían salido los mensajes a grupos de vecinos alertando sobre el cierre del sector.

El jefe comunal y Castillo hicieron la denuncia en la UFI en turno de Lanús por “abandono de servicio”. Y destacaron que son “hechos que en principio podrían constituir delitos de acción pública sin perjuicio de lo que se pueda determinar en el curso de la investigación”.

Kravetz hoy en esa misma área, pero en el gobierno de la Ciudad bajo el liderazgo político de Jorge Macri, también estuvo presente en una polémica por el robo de un vehículo del actual secretario del HCD local, Gabriel Sandoval.

Según el ex concejal del Frente de Todos, delincuentes sustrajeron su vehículo en el centro de Lanús y la policía local comenzó a perseguir a los delincuentes, pero al llegar por el Puente Pueyrredón a los límites con CABA, la policía de la Capital les indica a los bonaerenses que deben cortar la persecución por orden la de fiscalía. Según Sandoval, hubo “una evidente intención de utilizar políticamente el suceso”.

Desde el PRO no hubo expresiones contrarias por parte de los líderes, pero un concejal amarillo levantó el guante para decir: “Cuando no pueden resolver problemas de gestión empieza el relato, ahora que la culpa es de Kravetz”. Pero el dato político que evidencia la operación de desgaste es la remarcación de la grieta porque el edil subrayó como fundamental en la polémica de la inseguridad: “No tengo duda que La Cámpora en el Gobierno siempre desprotegió a la policía”.

Mientras tanto el intendente Álvarez intenta mostrase operativo en esta área, sin que desde Provincia se involucren demasiado por lo visto, y acude a su socia partidaria de Quilmes y juntos dieron inicio a un operativo de saturación e interceptación vehicular entre ambos municipios que se realizó este miércoles en el cruce las avenidas Donato Álvarez y Coronel Lynch.

Del operativo participaron el Comando de Patrullas, Policía Local, Escuadrón Motorizado, Subestación de Policía, Grupo GIE, UTOI FBA y UTOI DRI, además de personal de Patrulla Urbana y Tránsito de ambos municipios según la información oficial.

El otro dato curioso es la aparición de un supuesto experto propietario de una Fundación que lleva un portentoso sello amarillo de origen, pero que se presenta como independiente y envía “informes y relevamientos” a los medios de comunicación sobre la inseguridad.

Fernando Cabrera, que responde al concejal Marcelo Villa, principal impulsor de las críticas a La Cámpora, es ex funcionario de gobiernos de macristas, preside de la Fundación Argentina Segura, y presenta “un informe sobre los puntos críticos de Lanús”. Esta ONG marca zonas calientes que cualquiera puede deducir con sólo ver con leer las noticias y hace pedidos al intendente como “la implementación de corredores seguros, aplicar más cámaras y la participación vecinal”.

Tanto Cabrera que fue subdirector de la Jefatura de Gabinete de Lanús como Natalia Ventura que estuvo en la Secretaría de la Jefatura de Gabinete, se presentan como titulares de la ONG preocupada por la seguridad de los lanusenses, han trabajo para el gobierno de Néstor Gridetti, Horacio Rodríguez Larreta y son los dueños de un sello político que alentó la candidatura de Kravetz:  Compromiso lanusense.

Por lo que evaluaron las fuentes de Unión por la Patria consultadas por Política del Sur, ante el encadenamientos de hechos políticos y mediáticos, el PRO ha lanzado quizás de manera inorgánica una serie de aproximaciones a una política de desgaste del intendente de Lanús en la materia en la que mejor diagrama sus relatos: la inseguridad, frente a Álvarez que parece dudar a la hora de mostrarse operativo en esta área porque como miembro de La Cámpora, su terreno discursivo es el relato la intervención del Estado. Habrá que ver cuál pesa más para los lanusenses.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias