jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Provincia | 2 feb 2024

Oposición atomizada

La heterogeneidad libertaria contribuiría a los propósitos de Kicillof en la Legislatura

Las disidencias entre las que se debaten los libertarios podrían terminar colaborando con el oficialismo para arribar al quórum en las dos Cámaras legislativas sin el PRO. El Gobernador ensaya una alianza táctica con el radicalismo abadista a la que podría sumar a los liberales disidentes que comandan Sergio Vargas, proveniente del peronismo y Carlos Kikuchi, desairado por Karina Milei.


Por: Federico Cedarri

Se pone de relieve una paradoja peculiar dentro de la órbita de la Legislatura bonaerense, mientras a nivel nacional el presidente Javier Milei toma como contrapunto ideológico a Axel Kicillof, en la provincia de Buenos Aires, el mandatario bonaerense podría aprobar sus iniciativas arrimando a una bandada de legisladores libertarios disidentes.

Cabe recordar que en las dos Cámaras legislativas hay distintos perdigones de la estructura libertaria, consecuencia de las necesidades del llenado de listas que conformaron nóminas con nombres de proveniencias ideológicas heterogéneas que se sintieron en algún momento seducidos por la figura de Milei, pero que no comulgan con las ideas del liberalismo extremo.

En la Cámara Baja la oposición está atomizada y eso puede resultar beneficioso de sobremanera para el peronismo, de hecho Kicillof ya ensaya un acercamiento con el bloque radical institucional que comanda el abadista, Diego Garciarena, a lo que podría sumarse el apoyo táctico de los 9 legisladores que descarrilaron de la organicidad liberal despotricando contra el acuerdo de Milei con Macri, el llamado Pacto de Acassuso.

En rigor, la proveniencia política de estos legisladores, algunos de ellos como Martín Rozas, cercano a Francisco De Narváez, entusiasta operador de Sergio Massa en el último tramo de su campaña, explican en cierta manera las desavenencias que hoy imperan en el espacio libertario.

Milei descargó su bronca contra los grupos que apoyaron el endeudamiento de Axel Kicillof en las dos cámaras legislativas: “Son disidentes porque no son libertarios, no creen en Milei, se subieron a su figura, son peronistas no kirchneristas”, suelta a PDS una importante fuente del espacio oficial de La Libertad Avanza.

Este grupo es comandado por Nahuel Sotelo que desde hace dos años se convirtió en la punta de lanza de Milei en la Legislatura bonaerense y que ha logrado que cuatro miembros más lo sigan en contraposición con el bloque que comanda Gustavo Cuervo, un hombre del peronismo en algún momento cercano a Joaquín de la Torre.

Otro caso es el del diputado liberal Guillermo Castelo que juega en tándem con el bloque de Sotelo aunque con diferencias sobre las metodologías.

La restante diputada es Jazmín Carrizo que despunta un monobloque y responde a Carolina Píparo, enfrentada con Javier Milei luego de su desplate en el ANSES y que hoy amenaza con repetir la historia y volver a marcharse de otro espacio político.

Kicillof sabe que con los nueve legisladores libertarios disidentes más los radicales institucionales y el apoyo de la legisladora piparista acariciaría el quórum propio.

El Gobernador lo que busca en concreto es desairar al PRO, dejarlo sin posibilidad de acción en las negociaciones: en ese esquema los amarillos quedaría aislados de la órbita de decisiones junto al radicalismo disidente manista y la Coalición Cívica.

En el Senado se profundiza la interna libertaria

En la Cámara Alta provincial también se da la misma situación de diáspora entre las distintas tribus libertarias.

El bloque considerado oficialista tiene un solo integrante que es Sebastián Pareja, ex asesor en el Senado nacional de Carlos Menem y principal armador en la provincia de Buenos Aires de Javier Milei, a partir de que Karina Milei desplazó a Carlos Kikuchi.

En la última sesión del año cuando se votaba el endeudamiento, Parejas pidió una licencia extraordinaria con la expectativa de asumir un cargo dentro del espacio del Gobierno nacional, aunque por el momento esa situación no se ha cristalizado, por lo que habrá que ver si decide volver a sentarse en su banca o asume quién le sigue en la lista que es un ex concejal de Esteban Echeverría, Carlos Curestis, mano derecha de Pareja en la confección de las listas bonaerenses.

El otro espacio mayoritario libertario comandado por Carlos Kikuchi, que rompió lanzas hace meses con el Presidente, cuenta con otros dos integrantes representantes de la Sexta Sección electoral, los inorgánicos Sergio Vargas y Silvana Ventura.

Cabe consignar que el espacio de Kikuchi votó el endeudamiento de Kicillof y la Ley Fiscal y fue todavía más lejos al apoyar hace unos días la petición del Gobernador de una mayor coparticipación para la provincia de Buenos Aires.

La piparista Betina Riva amenaza desde su bloque con votar en yunta con el espacio del Chino.

Kicillof tiene expectativas puestas en el poroteo de apoyos dentro del Senado porque por allí pasan los pliegos de jueces que necesita para llenar vacantes en la Justicia y el llenado del directorio del Banco Provincia que coparticipa con la oposición.

El Gobernador intentará replicar en esta Cámara la alianza con el radicalismo que tiene un solo bloque comandado por el chacabuquense Agustín Máspoli que contribuyó entusiastamente, junto al ministro de Hacienda Pablo López, a zanjar las diferencias con los alcaldes centenarios durante las febriles negociaciones por el endeudamiento y la Ley Impositiva.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias