jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Provincia | 1 feb 2024

Escenario político

Kicillof sube al ring a Milei y se convierte en el ariete de la resistencia

El mandatario bonaerense articula encuentros con gobernadores propios y ajenos al tiempo que profundiza el vínculo con los alcaldes peronistas bonaerenses. Año concentrado en la gestión aunque sin descuidar la interna partidaria nacional.


Por: Federico Cedarri

El gobernador bonaerense Axel Kicillof va trazando las puntadas iniciales de un armado que lo tiene como cabeza visible en la órbita del peronismo nacional.

El mandatario opta por posicionarse en las antípodas del gobierno de Javier Milei y esa situación lo coloca invariablemente como el principal referente de la oposición.

De igual modo, el presidente Milei lo toma como un blanco móvil para rivalizar con él, ya que el mandatario provincial representa el ala más dura del peronismo y se ha convertido en el referente más importante del kirchnerismo con el amparo en las sombras de Cristina Kirchner.

Kicillof descuenta que en el 2025 deberá dar el debate interno dentro del peronismo donde visualiza una vez más un perfil heterogéneo donde confluyen el kirchnerismo, la CGT y los moderados entre los que se encuentran el cordobés Martín Llaryora y Osvaldo Jaldo que terminarán apoyando la Ley Omnibus del Gobierno nacional.

El mandatario bonaerense habla con casi todos los gobernadores, los propios y ajenos, busca coordinar acciones para interactuar sobre temas comunes con otras provincias para surfear de mejor manera la motosierra mileísta que asola con más fuerza sobre territorio bonaerense.

Kicillof ha convocado a todos los sectores del aparato productivo, distintas voces empresariales que hacen oír su disconformidad con las medidas del Gobierno nacional. “Va a ser complejo este año, ya hay sectores que están parando la producción y la obra pública esta desactivada, se va a empezar a acentuar la desocupación y Axel está escuchando todas las voces e intentando ayudar con el apoyo crediticio del Banco Provincia, pero mucho más no se puede hacer”, explica a PDS un legislador provincial con terminal en un alcalde bonaerense.

No obstante, el mandatario provincial ha bajado la línea de que no es momento para discusión de candidaturas en el ruedo interno, durante el 2024 se dedicará plenamente a la gestión fogoneando las mesas sectoriales y articulando el variopinto abanico de la resistencia al mileísmo.

De igual modo, el Gobernador es consciente de que no debe exponer mucho su oposición a Javier Milei debido a que su rol institucional al frente de la provincia de Buenos Aires le requiere una moderación que contribuya a encauzar una relación institucional que por el momento esta descarriada: “Dependemos de recursos de Nación por lo que tenemos que hacer equilibrio y tratar de mantener el diálogo”, explican cerca del mandatario.

Kicillof cuenta con un aliado indispensable para el desarrollo, todavía prematuro, de su proyecto político: la territorialidad que le proveen los intendentes del conurbano que se constituyen en su base de apoyo.

Si bien el Gobernador tiene cierta preferencia por los intendentes que apoyaron desde el comienzo del año 2023 su reelección en la provincia de Buenos Aires ante la presión camporista para que compitiera en la boleta nacional, con el tiempo ha aceitado la mancomunión con el resto de los alcaldes.

Los jefes comunales del interior detentan a Kicillof como un referente ineludible y comienzan a agruparse en torno a su figura.

Los intendentes camporistas también mantienen una buena relación con el mandatario aunque por ahora se mantienen al margen de cualquier atisbo de diagramar el kicillofismo.

El mandatario se muestra activo, fue el único Gobernador que asomó la cabeza por la marcha de la CGT con sus ministros buscando dejar en claro que más allá de la relación institucional es un opositor declarado a Javier Milei.

Referentes y armados

Involuntariamente y por designo de la circunstancias, el Gobernador se ha convertido en un articulador de la protesta social contra el oficialismo nacional, esa prematura construcción es la podría encaramarlo en el largo plazo como opción electoral hacia el 2027.

Son varios los referentes que comienzan a tallar en el incipiente armado del gobernador, sumó músculo político con la incorporación del ministro de Obras y Servicios Públicos, Gabriel Katopodis, que comienza de a poco a convertirse en alguien esencial para Kicillof.

El Gobernador cuenta además con el soporte de la Mesa de Ensenada, que con algunos de sus principales alfiles Jorge Ferraresi, Fernando Espinoza, Mario Secco y Juan José Mussi  buscará desplazar a Kirchner de la jefatura partidaria provincial con el guiño de Kicillof.

El superministro del Gobierno, Carlos Bianco, aparte de sentarse a la derecha del mandatario en su mesa chica, es el encargado de las relaciones con los distintos gobernadores además de representar la cara más visible de la confrontación mediática contra Javier Milei.

Le da un plus al círculo de confianza del Gobernador el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Cuervo Larroque, que cuida el frente social en comunión con los alcaldes del conurbano.

En la Casa de Gobierno de calle 6 descartan de plano cualquier lanzamiento político en el corto y mediano plazo de Axel Kicillof. “Este año es de gestión”, insisten.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias