martes 05 de marzo de 2024 - Edición Nº1917

Nación | 31 ene 2024

MILEI BUSCA ALGO PARECIDO AL PERONISMO

Porqué Scioli se pasó a La Libertad Avanza: el pacto con el ministro Francos

La designación del ex gobernador en la Secretaría de Turismo, Ambiente y Deportes, depende del Ministerio del Interior, por la amistad que comparte con Guillermo Francos. El ministro busca blindarse y es una estrategia que intenta frenar otro avance.


Por: Ricardo Carossino

Se venía anunciando la incorporación de Daniel Scioli al gobierno de Javier Milei, sin importar mucho el área, sino la presencia dentro del gabinete para ejecutar un plan estratégico que le permita al presidente buscar músculo político frente al plan de quien aparecería como el operador en las sombras: Mauricio Macri.

Scioli es un dirigente que siempre estuvo sospechado de “derechoso” y acaba de confirmar que todo lo que pensaron los kirchneristas durante muchos años era cierto. Al fin, aquel original ADN menemista que lo llevó a incursionar en la política, terminó por aparecer.

Desde que el Pichichi se alió a Néstor Kirchner, supo acatar las exigencias del fallecido ex presidente de la Nación, quien de manera inteligente lo mantuvo entre sus filas para seducir ciertos votantes de la derecha, pero que en todo momento lo mantuvo en un lugar expectante sin darle un lugar verdadero en la mesa chica de las decisiones.

Al cabo el ex gobernador bonaerense se afianzó, pero nunca pudo, quiso o logró construir el sciolismo para despegar por sí solo porque desde el campo peronista no se lo vio jamás como un militante o un compañero.

Su pefil de hablador intrascendente lo llevó a surfear las aguas calientes del kirchnerismo ortodoxo y llegó a ser candidato a presidente de la Nación, pero como todos saben por lo bajo, La Cámpora le habría retaceado el apoyo que sí tuvo del Movimiento Evita y eso le valió la derrota contra Mauricio Macri.

Y aquí va la revancha, según explicó un dirigente del peronismo bonaerense con funciones dentro de un ministerio, porque la incorporación del Pichichi a las filas libertarias tendría que ver con el músculo político que empieza a valorar Milei ante su carencia territorial y que lo debilita frente a un vampiro del poder como es Mauricio Macri que empezó su lobby para presidir el PRO.

Quien lo suma, o quien intercede por él, es su amigo desde la época de Carlos Menem, nada menos que el ministro del Interior, Guillermo Francos, que fue Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires durante su gestión y que calcula la necesidad de armar un frente libertario menemista, que sería lo más popular y parecido al peronismo que podría conseguir Milei en el mercado de pases.

La razón real sería blindarse con este “peronismo” de derecha para contrarrestar el entrismo que practica el ex presidente Macri. Precisamente el creador del PRO espera que se debilite Milei para salir de la lámpara y ofrecerle tres deseos a cambio de nuevos puestos en el gabinete, entre ellos el Ministerio del Interior.

En este juego de internas dentro de la Rosada, Francos adivina esta jugada de Macri e intenta ahora blindarse primero él para luego ganar un lugar más cercano al Presidente con esta idea del blindaje y crecer en estima dentro del gabinete ante una gestión con los gobernadores amigables que no fue la mejor, sobre todo por el entredicho del 30% del impuesto PAIS a las provincias: que sí, que no, que lo dijo, que no lo dijo, y Francos perdió autoridad para negociar.

En ese territorio tan fino, el único que emerge como capaz de sentarse con los gobernadores amigables de manera oculta, desde luego, sería el ex presidente, y Francos (y también Milei) quiere evitar el acercamiento de Macri a La Rosada.

Esta repentina amistad entre Scioli y algunos dirigentes de La Libertad Avanza comenzó a destaparse en diciembre, cuando la canciller Diana Mondino había planteado la posibilidad de que el ex gobernador, al frente de la embajada argentina en Brasil, siguiera cumpliendo esas mismas funciones. Pero también supo transcender que Lula Da Silva nunca lo quiso y jamás le tuvo confianza.

En ese momento, el ex presidente Alberto Fernández cuestionó duramente la posibilidad de que Scioli siguiera como embajador: “Ya dije que cualquiera que haya trabajado con nuestro Gobierno tiene que ser objetivamente imposible trabajar con Milei, eso es lo que creo, porque pensamos muy distinto”. Pero hoy, cualquier reflexión de Fernández carece de legitimidad, sobre todo cuando le están reclamando la renuncia al PJ.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias