martes 05 de marzo de 2024 - Edición Nº1917

Gremiales | 30 ene 2024

SEGURIDAD SOCIAL

El Gobierno respondió al paro de la CGT poniendo a un “duro” en el manejo de las obras sociales

Los cambios en la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) generaron alerta entre los gremios, que sienten que los cambios imprevistos responden al aumento de la conflictividad y la medida de protesta. Al frente de esta entidad estará un ex OSDE, la principal prepaga del país.


Por: Diego Lanese

El contundente paro de la semana pasada que protagonizaron los gremios del país ya tiene sus consecuencias, en especial en la tensa relación entre el Gobierno y el movimiento obrero. Además de intentar minimizar el impacto de la medida, desde el oficialismo nacional intentaron condicionar las futuras protestas, a través de distintas medidas. La más importante, que a la vez fue la más sorpresiva, fue un cambio de funcionarios en la entidad clave que maneja los fondos y las regulaciones de las obras sociales sindicales. Se trata de la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), que estaba en manos de un dirigente cercano a Patricia Bullrich, pero que estuvo menos de un mes en su cargo. A las pocas horas de la protesta gremial, la Casa Rosada confirmó que Gabriel Oriolo será su nuevo titular, en lugar de Enrique Rodríguez Chiantore, dirigente del PRO y principal experto en salud del equipo de la ministra, ex presidenta de ese partido fundado por Mauricio Macri. Si bien el ex funcionario no había logrado establecer lazos con la dirigencia sindical, el cambio es técnicamente un nuevo obstáculo para los gremios, ya que el flamante superintendente es un hombre del sector privado, que profundizará la desregulación, según confían en el Gobierno. La alarma por lo que pueda pasar con los fondos de las entidades sanitarias, principal financiamiento de los gremios, no se oculta en Azopardo y en los principales referentes de la salud del sector.

 

La decisión de cambiar a las autoridades de la SSS fue entendida como una respuesta al paro general realizado por las entidades la semana pasada, con la CGT a la cabeza. Si bien Rodríguez Chiantore no era precisamente cercano a la dirigencia sindical, Oriolo tiene por formación y por antecedentes una mirada muy distinta a lo que pretenden los especialistas en salud del movimiento obrero. Además, según los voceros informales del Gobierno, el flamante funcionario tiene el visto bueno del ministro de Economía, Luis “Toto” Caputo, que en los últimos días se empoderó dentro del gabinete nacional. Según varias versiones recogidas por estas horas, la primera conclusión del cambio fue que el desplazamiento del titular de la Superintendencia respondía a la expansión en el área de un asesor del influyente jefe de Gabinete, Nicolás Posse, que logró nombrar a Oriolo, ex alto ejecutivo de OSDE, la principal prepaga del país siempre en el centro de las miradas porque tiene casi dos millones de afiliados y hace un doble juego operando como medicina privada y, en paralelo, como obra social, cuando le conviene según las leyes. En tanto, la información es que Oriolo tampoco llega a ese estratégico cargo, que decidirá sobre movimientos que involucran cientos de millones de pesos mensuales de la caja de los sindicatos, como un “hombre de OSDE”.

Pese a esto, en los gremios hay alarma sobre lo que puede pasar con estos cambios. “Si bien las medidas que se toman van en contra del sistema solidario de la seguridad social, no creemos que el Gobierno intente hacer una reforma que cambie de raíz el actual esquema”, le dijo a Política del Sur un directivo de una obra social sindical. En este sentido, aclaró que para que haya una igualación entre prepagas y las entidades financieras “debe haber una reforma tributaria, que hoy no está en los planes de las autoridades de la superintendencia, por lo manos hasta el cambio de autoridades”. En cuanto al manejo de los fondos, este directivo aseguró que desde el 2016 no hay más discrecionalidad en los repartos, y que el problema que tienen hoy las obras sociales está vinculado a las prácticas por discapacidad. “Cuando comenzó a cubrirse estas prácticas, representaban el 3 por ciento de lo que se devolvía a las obras sociales, a partir de 16 mil personas con Certificado Único de Discapacidad (CUD). Hoy tenemos 220 mil personas con CUD y el fondo para por reintegro el 92 por ciento de sus gastos. Un disparate”, dijo el funcionario. La mitad de los gastos que se hacen son por transporte y educación, que los gremios recuerdan que no son servicios de salud, por lo que se viene reclamando que sean asumidos por el Estado nacional, a través de la Dirección de Discapacidad.

 

En tanto, la dirigencia asegura que de fondo, más allá de estos cambios, lo que se busca es terminar con el modelo sindical argentino, por eso se limita el financiamiento. En este sentido, un ex OSDE al frente de la superintendencia es un paso más en la privatización de la seguridad social. Oriolo tiene experiencia en el sector previsional y de seguros, además de haber realizado diversos cursos de posgrado en Administración de Empresas en la Universidad de Belgrano, Escuela Argentina de Negocios, Esade, IAE Business School, UCA y Universidad de San Andrés. Desde 1994, se desempeñó en OSDE, prepaga que ahora deberá regular como superintendente y en la cual, inicialmente, fue analista de procesos y jefe de atención al público en la ex AFJP Arauca Bit y en Binaria Seguros. Luego pasó a ser jefe de Mejora de Procesos, gerente de Operaciones de Interturis, subgerente de la Gerencia Médica de Prestaciones, gerente de Arquitectura y Obras, y, desde julio de 2018 hasta noviembre del año pasado, director de Procesos y Sistemas. La particularidad del caso es que responde a una de las áreas que ahora tiene que regular y controlar, ya que viene de desempeñarse como director de Procesos y Sistemas en Grupo OSDE. La prepaga es una de las mayores prestadoras de medicina prepaga del país y es una de las impulsoras de la desregulación del mercado de salud, en su búsqueda por quedarse con los trabajadores mejores pagos del mercado de trabajo.

Además del flamante titular de la Superintendencia, el decreto presidencial nombró al doctor Claudio Adrián Stivelman como Gerente General de la Superintendencia de Servicios de Salud, con rango y jerarquía de subsecretario. Stivelman es un médico especialista en medicina interna y posee experiencia en la gestión de entidades del sistema de salud, tanto financiadoras como prestadoras. Además de desempeñarse como consultor independiente en gestión de servicios de salud, fue director de Prestaciones Médicas en Modium Salud entre 2021 y 2023, y anteriormente, ocupó ese mismo cargo en la Obra Social del Personal de Entidades Deportivas y Civiles (OSPEDYC) y en la Obra Social de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (IOSFA). Al confirmar los nombramientos, Manuel Adorni habló de la posibilidad de que el Gobierno haya anunciado los reemplazos de Rodríguez Chiantore y Striglio como contragolpe tras la movilización de la CGT: "No hay ningún tipo de venganza en reacción al paro, lejos estar de ser así, ni en este caso ni en ningún otro. No se sorprendan si eso sigue ocurriendo en el gabinete nacional". Pero en los gremios la mirada está puesta en las primeras medidas, y en cómo se intentará manejar los recursos millonarios, claves para millones de trabajadores.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias