jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Gremiales | 26 ene 2024

CRECE LA TENSIÓN

Malestar sindical por la intención del Gobierno de volver a cobrar Ganancias a los salarios

El oficialismo enviará al Congreso una propuesta para cobrar el tributo, a través de Bienes Personales. Esto afectará a unos 800 mil trabajadores exceptuados por la ley impulsada el año pasado por Sergio Massa. “Es una vergüenza”, se quejaron desde la Mesa Sindical formada para terminar con este impuesto.


Por: Diego Lanese

En la previa al paro nacional de las centrales obreras y los movimientos sociales, en el Congreso comenzó a circular la versión de un proyecto para volver a aplicar la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias. El tributo fue eliminado para unos 800 mil asalariados por una ley impulsada el año pasado por el entonces ministro de Economía Sergio Massa, un viejo reclamo sindical que se cristalizó en plena campaña electoral. A las pocas horas de que los rumores tomaran fuerza, llegaron las primeras precisiones. La iniciativa del gobierno de Javier Milei pone en vigencia el llamado Impuesto a los Ingresos Personales, tributo que contempla un mínimo no imponible de 1.350.000 pesos brutos mensuales, cuyas escalas y sus respectivas alícuotas se actualizarán por el IPC. La confirmación de esta iniciativa, que fue fuertemente reclamada por los gobernadores para paliar los fondos coparticipables que dejan de recibir sus provincias, generó mucho malestar en el mundo sindical, que durante la protesta general incluyeron el tema entre los rechazos y reclamos. “Es una vergüenza”, afirmaron los dirigentes que forman la Mesa Sindical “El salario no es ganancia”, que se formó durante el 2023 para lograr la eliminación del impuesto, y que ahora promete volver a la carga por esta cuestión.

 

La propuesta del Gobierno contempla a través de este nuevo impuesto compensar los recursos que dejaron de recibir las provincias, ya que ganancias era coparticipable. El reclamo fue encabezado por mandatarios de Juntos, y fue parte de las negociaciones legislativas que hay para aprobar el DNU y la Ley Ómnibus. Según lo que envió al Congreso el oficialismo, todos aquellos trabajadores en relación de dependencia que ganen por encima de 1.350.000 pesos en bruto por mes deberán pagar el gravamen. En el detalle, el proyecto establece que este mínimo no imponible se ajustará trimestralmente en función de la inflación, medida a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), con vigencia a partir de abril 2024. Así, unas 800 mil personas que desde septiembre habían dejado de estar alcanzadas por el impuesto por decisión del ex ministro Massa ahora volverán a tributar. Cuando se rumoreaba que esta medida se podía dar, otro grupo de gobernadores del peronismo rechazaron que se salve esta baja de recursos con el tributo, y propusieron una alternativa: hacer coparticipable el 70 por ciento del Impuesto al Cheque. Pero la gestión libertaria eligió volver con la vieja fórmula, pese a que Milei como diputado nacional votó a favor de su eliminación, lo mismo que la actual vicepresidenta Victoria Villaruel.

Esta decisión agregó tensión a la relación del Gobierno con el movimiento obrero, que inmediatamente salió a rechazar. Mediante un comunicado, la Mesa Sindical “El salario no es ganancia” emitió un documento donde se declara “en estado de alerta y movilización” y marcó que la imposición de esta medida será una clara “rebaja de sueldo” de los trabajadores afectados. “Hoy no hay justificación alguna para que aceptemos cualquier negociación entre nuestros representantes en el Congreso nacional y funcionarios del Ejecutivo y gobernadores que miran con simpatía la mejora de sus cajas en desmedro de nuestros salarios”, apuntaron desde este espacio, que reúne a unos 40 sindicatos de todo el país. Esta embestida para restaurar el Impuesto a las Ganancias, afirmaron, “pretende hacer recaer un ajuste impositivo sobre una importante cantidad de trabajadores (1.200.000) que vuelven a incorporar a la Cuarta Categoría”. “En relación con el ingreso de bolsillo actual representa, en promedio, una reducción del 25 por ciento en el salario neto, al margen del deterioro por la mayor inflación”, alertaron. Para este colectivo, “hay otros caminos para evitar que los trabajadores vuelvan a pagar ganancias, uno de ellos, es el proyecto que presentó el diputado Sergio Palazzo, fundamentando que el aumento del Impuesto País sea 100 por ciento coparticipable”. Según la iniciativa, con el incremento otorgado del 10 por ciento al Impuesto País “se logra cubrir holgadamente la totalidad de la Cuarta Categoría, teniendo en cuenta que este Impuesto además no grava productos de la canasta básica de alimentos ni tampoco combustibles y bienes vinculados a la energía”.

 

“Es una vergüenza que quieran volver a afectar a los trabajadores con este impuesto”, le dijo a Política del Sur un dirigente de la Mesa Sindical, luego de confirmarse la medida. “El Presidente debe pensar que los trabajadores somos la casta, sino no se explica la medida”, agregó, marcando el malestar que generó en todo el sindicalismo el proyecto. En este sentido, antes de emitir el documento los integrantes del colectivo discutieron los pasos a seguir, y coincidieron que “es muy necesario que los legisladores no aprueben esta baja de salarios, hay que dejar en claro que no vamos a aceptar esta propuesta”. En la marcha del 24 de enero, muchas organizaciones incluyeron el tema de ganancias entre las reivindicaciones, la pelea que se abre en el corto plazo. “El presidente que se iba a cortar un brazo si subía un impuesto vuelve a afectar a miles de trabajadores, incluso es incoherente con su propio voto hace tres meses. Que prime la coherencia y que sea rechazado”, agregó el mismo dirigente consultado. Por ahora, la mesa analiza las medidas a tomar, y no se descarta un plan de lucha cuando se comience a tratar la iniciativa. Otro de los pedidos históricos de los gremios es que se mejore la forma de deducir el pago de ganancias, que a las empresas le permite reducir muchos rubros y a los asalariados apenas algunos menores.

La modificación de la ley del Impuesto a las Ganancias, en lo referido a la Cuarta Categoría, fue sancionada por el Senado el 28 de septiembre y entre sus principales aspectos figura la elevación del mínimo no imponible a partir de 2024 al equivalente a 15 veces el monto del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), una actualización semestral y una alícuota progresiva sobre el excedente del 27 al 35 por ciento. "Mientras se llevan al Tesoro Nacional 0.76 puntos del PIB aumentando el Impuesto País y trasladando el costo a precios; le sacan a la gente la devolución de IVA, 0.25 del PIB", advirtió Massa en un comunicado difundido por el Frente Renovador, una especie de vuelta a la agenda política por medio de un tema que le es cercano.

Incluso en su discurso ante la multitud que marchó en el marco del paro nacional Pablo Moyano dejó una fuerte advertencia. “Que no se les ocurra volver a poner el impuesto a las Ganancias, si son tan guapos suban el impuesto a las grandes fortunas”, se quejó el camionero, que luego dejó la polémica frase sobre “tirar al Riachuelo a Luis Caputo”, ministro de Economía, que terminó en una denuncia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias