jueves 29 de febrero de 2024 - Edición Nº1912

Provincia | 26 ene 2024

Preocupación extendida

El recorte de fondos a la provincia de Buenos Aires pone en alerta a intendentes radicales y del PRO

Si bien los alcaldes amarillos y centenarios prefieren la prudencia y deslizan críticas subterráneas a la gestión nacional, los angustia la posibilidad de no poder pagar salarios por la caída de la recaudación. Cuestionan la suba de retenciones al campo que podría afectar sustancialmente la actividad económica.


Por: Federico Cedarri

La pesadumbre sobre la situación económica no solo es patrimonio de los intendentes del peronismo sino que también se expande sin contemplaciones hacia las huestes de los alcaldes del PRO y del radicalismo.

Entre los intendentes amarillos hay diferencias profundas entre quienes manejan distritos menos populosos del interior y aquellos que capitanean intendencias del Gran Buenos Aires donde los recursos disponibles son mayores.

Tanto el pergaminense Javier Martínez como el juninense Pablo Petrecca no dejan de señalar la inconveniencia sobre la suba de retenciones a la soja que afecta directamente la actividad económica de sus distritos donde el cultivo es preeminente: “Los pueblos del interior dependen del campo y es por eso que los intendentes se oponen a la suba de retenciones porque no solo no se le saca la pata a los productores sino que se profundiza la presión fiscal”, sintetiza a PDS un legislador amarillo ligado a un alcalde interior.

El alcalde de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, prefiere por ahora la cautela, sostiene que el Gobierno nacional recién se está acomodando y hay que darle tiempo, también apuesta a que la amistad personal que despunta con el presidente Javier Milei pueda ayudar a encauzar la relación con los intendentes amarillos que por el momento susurran críticas subterráneas.

Los jefes comunales del PRO también le ponen unas fichas a la relación aceitada que mantienen con el subsecretario de Seguridad Social, Pablo de la Torre, hermano de Joaquín, para mitigar las consecuencias sociales del ajuste sobre todo en los distritos del AMBA.

El intendente de la populosa Mar del Plata, Guillermo Montengero, no disimula su angustia por la disminución notoria del flujo turístico en la actual temporada estival, a lo que se suma la caída de los ingresos por coparticipación provincial que representa un monto cercano a casi al 50% del presupuesto municipal. “Estamos jodidos”, sintetizan a PDS desde el entorno del jefe comunal de La Feliz.

La compensación por la suba de tasas que han dispuesto los intendentes parece haberse quedado corta en el promedio del 200%, ya que según estudios económicos plateados por referentes del PRO advierten que el aumento de tributos debería ser del orden del 385% para compensar la inflación.

Legisladores provinciales amarillos le reconocieron a este portal que será complejo mantener la paz social en los distritos, no solamente en lo que tiene que ver con la asistencia a los sectores más postergados sino también por el aumento de precios que erosiona los salarios municipales: “Va a ser casi imposible empardarle a la inflación y eso a la larga traerá problemas con los gremios”, sostienen.

También ha quedado congelado el debate interno que se deben los alcaldes y la reconfiguración de nuevos liderazgos en territorio bonaerense: “Hoy el objetivo es pagar salarios y asegurar la provisión de los recursos, además de hacer alguna obra con la plata que se comprometió a enviar Kicillof”, reconoce un referente partidario a PDS.

La preocupación también es radical

Los jefes comunales centenarios no son un excepción a la regla y tampoco ocultan sus fastidio por la actual situación económica que vienen canalizando a través del foro de intendentes radicales que comanda el rauchense Maximiliano Suescún.

Por la modificación del CUD (Coeficiente Unico de Distribución) los centenarios se aseguraron una buena porción del fondo de obras creado por Kicillof para aprobar el endeudamiento, aunque hay dudas respecto al aumento de los costos que pueden terminar desbaratando las licitaciones: “Si bien arreglamos con el Gobernador que haya una clausula por actualización inflacionaria a veces el costo de vida promedio es menor al de la construcción y ese es el inconveniente que se nos puede presentar, estamos preocupados y ocupados”, le cuenta a PDS un legislador centenario que habla a diario con los intendentes.

Lo correligionarios programan una reunión en la Costa Atlántica para los próximas semanas donde más allá de debatir e intercambiar experiencias sobre la angustiante situación económica, intentarán darle las puntadas finales a un paquete de leyes que presentarían de manera independiente del PRO una vez iniciado el período ordinario en la Legislatura bonaerense.

Entre las principales propuestas que esgrimirán los centenarios se destaca la remanida cuestión de la unicameralidad legislativa que el gobernador Kicillof adelantó que está dispuesto a discutir.

También propiciarán consolidar la autonomía de las municipalidades, sobre todo en lo que tiene que ver con la descentralización de recursos de la provincia hacia las intendencias.

Los correligionarios analizan plantear la posibilidad de que la provincia de Buenos Aires tenga ballotage si ninguna de las fuerzas supera en la primera vuelta el 40% de los votos.

En este punto es posible que consigan el apoyo sostenido de los ex socios amarillos pero todo indica que encontrará el rechazo del peronismo: “Es una estupidez ese plateo, en la provincia sacando el 40% de los votos tenés legitimidad suficiente”, desestima ante PDS la hipotética propuesta un legislador peronista que camina hace tiempo los pasillos del Parlamento.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias