jueves 20 de junio de 2024 - Edición Nº2024

Lanús | 5 nov 2023

LAS RUINAS DEL IMPERIO PRO

Increíble: entre los robos y el caos municipal, Kravetz se autoproclamó candidato para 2025/27

¿Cuánto aumentó la planta política en 2023? ¿Cuál fue el costo para esta campaña? ¿Qué le dijeron peronistas y radicales al intendente interino? ¿Explotó el PRO de Lanús? ¿Quiénes se perfilan para liderar?


Por: Ricardo Carossino

De manera insólita y bizarra el intendente interino de Lanús, Diego Kravetz (alias, Pepito el pistolero), luego de su estruendoso fracaso local y regional, reunió a toda la tropa para intercambiar opiniones y revisar errores y lo primero que hizo fue autopostularse candidato a primer concejal para 2025 y a intendente para 2027.

Del encuentro participaron los amarillos puros, los amarillos trasplantados, los peronistas, los radicales y los paracaidistas; que conformaban la sociedad política que hasta el 19 de noviembre seguirá llamándose Juntos por el Cambio.

Política del Sur accedió a tres fuentes que participaron de ese encuentro y las tres confirmaron las inusuales aspiraciones del inventor de Hacemos, una agrupación que fue financiada por Jefatura de Gabinete y que sólo consiguió meter un concejal en la Tercera Sección. Mientras se dedica a festejar campeonatos de fútbol. 

En lo que, en la previa, se suponía iba a ser una reunión de autocrítica y análisis de la elección que perdieron en Lanús (con la notoria y desafortunada ausencia de Néstor Grindetti), Kravetz tomó la palabra y dijo que él iba a ser el candidato en las próximas dos elecciones que vendrán (así de manera imperativa) y, todos miraron asombrados, salvo algunos dirigentes del riñón más puro del intendente interino.

Las principales críticas a esa ocurrencia insólita llegaron en primer lugar del peronismo que le puso los puntos al hombre y de la manera más amable que pudieron lograr le “sugirieron” que se “calmara” que para eso faltaba mucho.

También desde el radicalismo se habrían sorprendido severamente y coincidieron en plantearle que no era el ámbito y mucho menos el momento de salir a postularse cuando la discusión que se tenía que dar era, a las claras, cómo iba a seguir existiendo este espacio que ahora pasa a la zona de oposición en el HCD.

Hay una realidad, como plantearon dos fuentes consultadas por este medio y es que el PRO de Lanús nunca estuvo en el llano, nunca supo lo que es manejar la supervivencia de un espacio desde el sector opositor. Si bien Grindetti luchó desde abajo contra el ex intendente Darío Díaz Pérez, como señalaron a PDSur “en realidad siempre lo hizo desde CABA” y resaltaron: “¿Cuándo bajaba al municipio? Solamente en las campañas electorales”.

La crítica a Grindetti que trazan peronistas y radicales y algunos amarillos que fueron despreciados por Kravetz, es preguntar quién los conducirá, porque sospechan, y se empieza a confirmar por “las ausencias notorias”, que remarcan, que los principales líderes más algunos “amigos” se van a refugiar en CABA con Jorge Macri “y por acá no aparecen más” (SIC).

Fuentes confiables, tanto de Unión por la Patria, como del mismo PRO y hasta del Sindicato de Trabajadores Municipales de Lanús están alertando a Política del Sur que “se están robando todo” (SIC), en referencia a los insumos municipales, ante lo que sería una ausencia absoluta y total de la planta política de directores.

Dentro de Juntos por el Cambio critican que Grindetti “no aparece”. “Se borró”, puntualizan. En rigor por lo que este diario web pudo recoger como testimonio, ya no le tendrían mucha confianza al presidente de Independiente, que según insisten en remarcar, “en la campaña ni apareció por Lanús”.

La otra crítica severa y peligrosa que señaló un concejal más desilusionado que enojado con Grindetti y Kravetz es el aumento desmedido de la planta política que dejan los popes amarillos al gobierno que viene, quien hizo un detalle del historial de esta polémica planta.

Cuando cae Darío Díaz Pérez en 2015, Grindetti hereda una planta política de 97 personas. Para 2016, el ex candidato a gobernador la redujo a 74, y tanto Kravetz como Grindetti para ganar estas elecciones la aumentaron a 220, con un costo actual, anual de lo que sería cerca de 420 millones de pesos.

PDSur buscó confirmar esta información con un funcionario de la cartera de Hacienda del ex intendente del Frente para la Victoria y afirmó: “La verdad es que Darío era medio amarrete, aunque el número puede ser menor, no estoy seguro, pero te puedo afirmar que los amarillos no sólo multiplicaron la cantidad de planta, 'recontra' (SIC), duplicaron el valor. Estuvieron financiando funcionarios de CABA que no querían venir al conurbano si no le triplicaban el sueldo”.

Hoy el PRO de Lanús está en estado terminal. La cabeza está en estado vegetal, los miembros superiores no dan el presente y los inferiores se estarían llevando todo lo que pueden cargar día a día ante la vista gorda de los jefes que miran el celular buscando conchabo porteño. Desde el Sindicato Municipal están advirtiendo esta anomalía política e ilegal, a quienes quieran oírlos dentro de JXC, pero nadie parece poder hacer algo al respecto.

El caos es total. Reina el desgobierno y la oposición no tiene la menor idea de cómo encarar lo que viene porque el PRO no sabe pararse en un lugar de transición como le tocó experimentar a partir de ahora. ¿Realmente creyeron que ganaban caminando? La respuesta de una fuente de la UCR fue tajante: “Sí. Lamentablemente se la creyeron. Kravetz, pero sobre todo Grindetti, pensaron que estaban atornillados a Lanús, pero el candidato a gobernador que fracasó en su campaña bonaerense, también hizo un desastre con la campaña local”.

Las críticas son muchas, pero la más directa y fuerte es que Kravetz perdió “porque no militó el corte de boleta como hicieron otros intendentes, por caso el de Tres de Febrero (Diego Valenzuela)”.

Es cierto, Valenzuela municipalizó la campaña y apenas si pegó algún afiche con la imagen de Patricia Bullrich que desde que ganó las PASO apareció por completo desenfocada del eje electoral y muchos dentro de JXC se preguntaban si alcanzaba a comprender lo que se estaba poniendo en juego.

En Lanús apostaron de lleno a las diatribas piantavoto, de la gendarme Bullrich, con sus discursos de violencia explícita, de aniquilamiento, de salir armado a perseguir motochorros, de hacer “desaparecer” al kirchnerismo y llevaron al espacio que había gobernado por ocho años el municipio, al desastre.

Las secuencias críticas empiezan ahora, pero sus dos líderes responsables de las derrotas, no parecen estár entendiendo la seriedad de la hora: uno se autopostula casi como una burla interna y otro se refugia en la Capital Federal bajo la falda salvadora del ex intendente de Vicente López, a quien, tratándolo de “el gordo”, lo criticó en off, durante los últimos dos años.

Sacando a radicales, peronistas y dirigentes variopintos, los amarillos más sensatos empiezan a hacer cuentas porque la pregunta se impone: ¿Quién puede heredar el PRO de Lanús? Los líderes no están bien mirados, aunque intentarán sostener con la caja porteña cierto poder interno, pero hay dos cuadros técnicos que se perfilan para mandar al banco a Kravetz y Grindetti.

Tal como señalaron a PDSur, militantes y dirigentes de las segundas y terceras líneas, intentarán posicionar en un lugar de liderazgo nuevo y renovado, con ideas de esta época que empieza, a los concejales Damián Salas y Damián Schiavone.

Alguien los tildó de “muy técnicos” para un lugar donde gestionar política no va a ser fácil dado el lugar de oposición que hoy va a ocupar un PRO decadente pegado a Javier Milei, sobre todo porque si Sergio Massa es el próximo presidente, peronistas y radicales apostarán a una reconfiguración que, a priori, sería altamente desfavorable para los amarillos lanusenses.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias