jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº2017

Policiales | 3 nov 2023

NUEVAS DENUNCIAS

Afirman que las estafas de una constructora rondan los 20 millones de dólares

Política del Sur dialogó con otras dos víctimas de Portofino SRL. El gerente Pablo Bertoldi sigue prófugo.


Se conocieron nuevos testimonios de víctimas de la constructora Portofino SRL, la empresa acusada de estafas millonarias en Lomas de Zamora y Avellaneda por un monto, que aseguran, ronda los 20 millones de dólares.

Alejandro Albarini es un vecino de Lomas de Zamora y es uno de los damnificados que dialogó con Política del Sur. “Me la recomendó un vecino, que era socio teóricamente de una constructora que hace trabajos civiles”, indicó sobre cómo llegó a tener contacto con la empresa.

“Miré el edificio varias veces, me gustó, cerca de mi casa”, contó y agregó que según lo que había observado hasta el momento “había entregado, había gente viviendo, todo normal”.

No obstante, tras concretar la compra de la vivienda, los problemas comenzaron cuando decidió tomar posesión de su departamento sobre la calle Alvear en Lomas ya que el encargado de la constructora, Pablo Bertoldi, quien permanece prófugo, no le entregaba el boleto de compra ni las llaves del lugar.

Luego de varias idas y vueltas, acordó buscar las llaves por las oficinas de la inmobiliaria pero se encontró con que habían cerrado. “Lo empiezo a llamar, apagado, vine a lo de mi amigo, que era socio de él, y me dice ‘los cagaron a todos, se borró’”, relató.

Ahí empezó la desesperación. Empecé a buscar los comentarios malos de Portofino, empecé a hablar con esa gente, puse carteles con mi teléfono y junté 100 damnificados”, detalló.

“Vendió los departamentos varias veces cada uno, agarró la guita y se fue”

Precisó que en el caso de la obra en Lomas, la constructora “en teoría, compró la casa, la cerró, puso el cartel del edificio, como la había terminado, vendió esas propiedades y no hizo nada”. “Vendió los departamentos varias veces cada uno, agarró la guita y se fue”, añadió y aseguró que “se repite en cada edificio la estafa de los boletos duplicados”.

Señaló que “a todo esto, se sumó que en los edificios se metió gente que no es la dueña” por lo que “aparte de sentirte estafado, es todo un lío porque las personas tienen miedo, es todo un desastre”.

Confirmó que ya comenzaron a realizar las denuncias correspondientes, a presentar todas las pruebas necesarias y que, hasta éste miércoles, estuvieron detenidos los padres de Bertoldi, aunque fueron liberados por ser mayores.

“Tenemos la esperanza de que aparezca este chanta y acomode todo”, expresó y sentenció que “arruinó a mucha gente porque es el ahorro de toda la vida de personas que ahorraron pesito por pesito, que le dieron los abuelos, los padres, que vendieron un autito para llegar a comprar su primer casita”.

“Querían que todo sea en negro”

Federico Gutiérrez es otra de las víctimas. En su caso se interesó en un departamento sobre la calle Laprida, donde vio un cartel de Portofino en junio de 2021. “Me acerqué a averiguar porque dentro de todo me quedaba cerca”, explicó y detalló que fue atendido por una mujer llamada Úrsula Gutiérrez, “que era la apoderada de la empresa y quien hizo absolutamente todo el tramiterío”.

Señaló que todas las operaciones se realizaban en dólares, le brindaron facilidades de pago en cuotas y que la constructora prefería que “todo sea en negro, no querían transferencias ni nada por el estilo”. “Decían que de esa forma nos íbamos a facilitar el tema de la escritura dando montos más bajos. Después nos dimos cuenta de por qué era tanta amabilidad”, reconoció.

Añadió que estimaron que en un año se iba a empezar a ver la obra, “lo cual nunca pasaba”. “De repente el cartel que estaba en la casa lo sacaron”, mencionó y afirmó que sólo pudo comunicarse con Úrsula, quien le dijo que ya no trabajaba más allí desde el mes de abril y que también, aparentemente, habría sido estafada.

Gutiérrez precisó que así “empezó todo el quilombo” y aseveró que “se autoconvocaron todos los estafados”. “Somos más de 100, en la parte de casas”, puntualizó y manifestó que a ellos se suman los damnificados que son los dueños de los terrenos, que no eran propiedad de Portofino.

Aparentemente, el monto de la estafa es de unos 20 millones de dólares en lo que es de inmobiliaria, porque también tenían una parte financiera, en la cual hacía como un esquema ponzi, donde dabas tus dólares y él te los hacía trabajar”, denunció.

En tanto, sostuvo que los padres de Bertoldi, que además eran socios de la inmobiliaria, estuvieron detenidos con el objetivo de ponerlos a resguardo, en caso de que les sucediera algo ante esta situación y la gran cantidad de personas afectadas.

En última instancia, admitió que “en líneas generales no hay mucha expectativa” de que se llegue a recuperar lo invertido en las obras, aunque “la esperanza es lo último que se pierde”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias