domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº2048

Gremiales | 2 nov 2023

PERFIL

Quién es el polémico ex macrista que piensa Javier Milei como su ministro de Trabajo

Miguel Ángel Ponte fue parte del equipo laboral del gobierno de Mauricio Macri y hoy se perfila como el encargado para realizar la reforma del sector que quiere impulsar el libertario de llegar a la Casa Rosada. En su momento se enfrentó a la CGT. “Comer y descomer”, su insólita metáfora sobre el mercado de trabajo.


Por: Diego Lanese

Disconforme con el acercamiento a Mauricio Macri, el gastronómico Luis Barrionuevo se alejó de la candidatura de Javier Milei y dejó al libertario sin su incipiente pata sindical. El mundo del trabajo es uno de los sectores que más rechaza sus políticas y hoy no tiene mayores referentes que expliquen sus reformas, vinculadas a dar mayor flexibilidad a las empresas a la hora de contratar y despedir empleados. Incluso ya anunció que de llegar a la Casa Rosada eliminará el Ministerio de Trabajo, lo que es todo un posicionamiento. Por estas horas, en medio de la confusión por los nuevos alineamientos para la segunda vuelta, volvió al escenario un ex funcionario macrista, que aparece como posible encargado de la política laboral. Se trata de Miguel Ángel Ponte, quien fuera secretario de Empleo en la gestión de Cambiemos. Si bien fue un funcionario de perfil bajo, en el 2017 se hizo conocido por una frase en medio de la discusión por la inclusión de las pasantías en el mercado laboral, y la necesidad de una reforma de las leyes que regulan el empleo. “La posibilidad de entrar y salir del mercado de trabajo hace a su esencia, como comer y descomer”, sostuvo. Ahora, buscará ser responsable de la reforma que impulsa el libertario, aunque la llegada de Macri al espacio puede relegar su relevancia, ya que el ex presidente tiene otros referentes para acercar para el sector.

 

La posibilidad de que Ponte sea el secretario de Trabajo de Milei se viene barajando desde antes de las elecciones y ahora volvió a tomar fuerza, en especial por su pasado como funcionario macrista. Licenciado en Ciencias del Trabajo, el ex funcionario fue profesor de Filosofía y Ciencias de la Educación en el Consejo Superior de Educación Católica de Buenos Aires, estuvo al frente del Posgrado de Recursos Humanos en la Facultad de Ciencias Económicas de la UCA y desde 1996 es titular de cátedra de la Administración de Personal III en Relaciones del Trabajo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Más allá de su currículum, en los gremios es recordado por aquella frase de “comer y descomer”, que quedó inmortalizada como el resumen de la flexibilización laboral que propone la derecha en el país. Adepto a las metáforas, Ponte es un partidario de una reforma laboral similar a las que plantearon en su momento los arietes macristas del mundo laboral, como Jorge Triaca y Dante Sica. Además, desde su función impulsó la vuelta de las pasantías. “En el mundo no hay muchas herramientas para calentar el agua. Las herramientas para determinados objetivos son las únicas que existen. Si a eso lo llamamos prácticas profesionales, si lo llamamos pasantías o esquemas de aprendices es todo instrumental”, dijo en el Congreso al defender el proyecto que finalmente quedó frustrado.

 

Durante la campaña, al hablar del mundo laboral Milei se refirió en especial a una cuestión particular: el sistema de seguro de desempleo de la construcción. Incluso el libertario se reunió con el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, para conocer detalles de la propuesta. Esto le valió las críticas de muchos popes de la CGT. En su plataforma de gobierno, Milei plasmó que piensa “una modificación por etapas y que no reformaría las normativas vigentes hasta reducir el gasto público y eliminar impuestos”. Según propone, el nuevo sistema laboral argentino “copiará el modelo implementado por la UOCRA, con un esquema de seguros de desempleos con mayor profundidad financiera”. Mediante este mecanismo, estima como meta blanquear 8 millones de trabajadores que se encuentran por fuera de esta relación de dependencia. El principal dilema es si ese mecanismo podría amoldarse para otros trabajos en los que la relación de dependencia se mantiene durante años. La reforma laboral, que se sabe tendrá una enorme resistencia en los gremios, sería puesta en marcha en parte, dependiendo del aval que consiga el hipotético gobierno.

 

La principal herramienta de esta reforma es el denominado Fondo de Cese Laboral que funciona en la construcción. Se trata de un sistema que busca garantizar una especie de seguro de desempleo, en una actividad con alta rotación e informalidad. Según se estableció, el empleador deposita el 12 por ciento del salario mensualmente en el fondo durante el primer año de la relación laboral y el 8 por ciento a partir del segundo año. El dinero se deposita en una cuenta bancaria, genera intereses para el trabajador y son inembargables. El monto del aporte mensual corre únicamente por cuenta del empleador sobre un porcentaje del salario y sustituye la indemnización.  El fondo sirve como alternativa a las indemnizaciones, y ya en la gestión de Macri se intentó llevar a más sectores, aunque para hacerlo deberían agregarlo a los Convenios Colectivos, con el aval de las cámaras empresariales y el principal gremio de la actividad. Pero muchos abogados laboralistas dicen que esto es ilegal porque ese acuerdo no puede suplantar una ley como la actual que rige las indemnizaciones. “El sistema de cese laboral es una porquería para los trabajadores, se cobra lo mismo si te echan o si renuncias”, le dijo a Política del Sur una fuente consultada, que recordó que “ese 12 por ciento es del salario neto”. “Es un régimen de sometimiento, en un sector como la construcción donde más del 50 por ciento de los trabajadores están en negro, por eso vemos como muy grave la situación salarial y en general que están los trabajadores”, agregó la misma fuente. 

Ahora bien, corrido Barrionuevo, Ponte vuelve a ganar preponderancia, aunque habrá que ver si la alianza con Macri no intenta imponer otros nombres. Los referentes del ex presidente en materia laboral siguen siendo Triaca y Sica, ambos ex ministros del área. El último fue el encargado de asesorar a Patricia Bullrich en ese rubro, y podría ser el referente que imponga Macri si derrotan a Massa, en un contexto de reordenamiento interno. En este sentido, circula que el ex presidente tiene contacto con el principal asesor de Milei en materia política, Guillermo Francos, que desplazó a Karina Milei de la estrategia de campaña. En este enroque, comenzaron asonar nuevos candidatos para un posible gabinete. Además de posicionar a Sica, Macri podría imponer a Federico Azpiri, el director adjunto del Hospital Fernández, para manejar la estratégica y millonaria caja del PAMI. Azpiri ya pasó por la gestión del macrismo cuando estuvo al frente de la Dirección adjunta de la Subsecretaría Administración del Sistema de Salud.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias