lunes 15 de abril de 2024 - Edición Nº1958

Provincia | 1 nov 2023

Ballotage caliente

Massa se autoproclama garante de la continuidad de derechos frente al tándem Milei-Macri

El ministro candidato encuentra propicio el escenario para disparar contra un supuesto ajuste que practicaría el libertario con la venia del ex presidente. Búsqueda incesante del voto radical en el interior provincial y el norte del país.


Por: Federico Cedarri

La antesala de la elección crucial del 19 de noviembre sigue deparando nuevos capítulos que convergen la atención del mundillo político.

En esa línea, el ministro candidato Sergio Massa comienza a trazar las últimas directrices para sacar provecho del desatino causado por la decisión del ex presidente Mauricio Macri de patear el tablero opositor y apoyar a Javier Milei

Ya concluído el estudio cualitativo de la composición del voto del pasado 22 de octubre, en el entorno del Ministro se llegó a la conclusión de que el conurbano acompañó en pleno y que el apoyo propio está consolidado, incluido un kirchnerismo residual que anteponía objeciones hacia Massa, ese segmento finalmente se alineó y acompañó sin chistar al tigrense.

De hecho, en las últimas horas apareció sugestivamente la vicepresidenta Cristina Kirchner, que ya avisó que no pasará a cuarteles de invierno pese a no ser candidata a nada, pidiendo a la militancia un esfuerzo mayor para ganar la segunda vuelta en lo que puede considerarse su primera aproximación a la campaña electoral luego del lejano 14 de julio en el que acompañó a Massa en un acto en el Aeroparque Metropolitano: un gesto que agradecen en el campamento del titular de Economía en este momento álgido de la campaña.

Massa descontaba que Mauricio Macri iba alinear a una parte de la tropa del PRO junto a Javier Milei, sabe el tigrense de la aversión que el ex presidente tiene hacia él desde la época en que rompieron lanzas allá por finales de 2017 cuando se votó la reforma jubilatoria del macrismo y el ahora candidato presidencial comenzó a despegarse raudamente de la sociedad que había prohijado en la provincia de Buenos Aires con el vidalismo.

Massa cree que la jugada del ahora funcionario de la FIFA involucra a los dirigentes de su confianza pero no a la gente, y en ese menester comenzó una feroz campaña de seducción hacia los sectores que acompañaron al larretismo y su principal foco está puesto en los radicales progresistas que se alistaron a regañadientes con la candidatura de Patricia Bullrich.

“Tenemos que ir por ellos que no se sienten representados hace rato por los caprichos de Macri”, explica ante PDS un referente massista bonaerense.

En rigor, los gestos de acercamiento ya comenzaron y más allá de la consabida zanahoria que presupone el gobierno de Unidad Nacional que fatiga Massa, también se habría puesto arriba de la mesa hipotéticos cargos para esa futura gestión que tendrían como destinatario a los correligionarios: algunos aventuran que Gerardo Morales podría ser titular de Interior de un gobierno massista y que la cartea de Defensa también tendría destino radical.

El ministro candidato parece haberse tomado en serio la cruzada de reclutar radicales, hasta se mimetizó como Raúl Afonsín al recitar un tramo del Preámbulo, más precisamente el que el ex presidente relataba en los finales de sus actos allá por 1983: “Sergio está dispuesto a hacer lo que haga falta para que los radicales de buena fe se sumen, sabe que muchos lo acompañaron en la primera vuelta”, desliza un legislador provincial peronista que trabaja en la campaña bonaerense.

Massa actúa en tándem con el gobernador bonaerense Axel Kicillof, sabe que lo tiene de su parte al mandatario provincial que necesita imperiosamente un gobierno nacional que lo continúe asistiendo financieramente cuando sea necesario.

Kicillof lo acompañará en las recorridas bonaerenses y sobre todo el tigrense hará hincapié en los grandes centros urbanos del interior provincial donde sostiene que se encuentra un importante nicho de votantes con tendencia radical añeja que le podrían aportar lo necesario para sortear sin grandes sobresaltos el ballotage.

Apoyo de intendentes y cruces por el faltante de combustible

El tigrense reunió al pleno de los alcaldes bonaerenses electos el pasado 22 de octubre a instancias de Kicillof y se aseguró que trabajarán sin desmayos rumbo al 19 de noviembre: les garantizó lo que fueron a buscar, dinero en el presupuesto 2024 para obras de infraestructura y viviendas.

Massa sostiene en privado que se debe agilizar aún más el proselitismo en el norte del país donde más allá de la incidencia del voto peronista el radicalismo tiene una fuerte preeminencia.

En el comando massista sin embargo entienden que será clave la decisión que tome el gobernador cordobés Juan Schiaretti, trascendió que el riojano disidente K Jorge Yoma habría sido el emisario del ministro candidato para laudar una acuerdo con el gobernador mediterráneo.

Schiaretti no tomará aún ninguna determinación y es posible que se mantenga neutral aunque mandó a tomar el pulso de sus coprovincianos mediante encuestas de opinión.

Según pudo colectar este medio, cerca del ministro candidato son mesurados con respecto a los números para el ballotage: “Todavía debemos auscultar como se reconfiguró el mapa de apoyos producto de la descomposición de Juntos por el Cambio, en los próximos días tendremos más precisiones, aunque estamos mejor que Milei por el piso alto con el que arrancamos”, sostiene ante la consulta de PDS un estratega de la campaña del tigrense.

De todos modos, Massa buscará que no vuelvan a colarse en la campaña temas incómodos como la acuciante faltante de combustible que impactó de lleno el fin de semana con postales de colas de vehículos pugnando por alcanzar un mínimo expendio.

Massa contraatacó ante la situación poniendo el acento en, al decir de Juan Perón, la víscera más sensible del ser humano, el bolsillo: advirtió que si eventualmente ganase Javier Milei el litro de nafta se triplicará.

El tigrense continuará machacando sobre los contrastes de modelos, no le vino mal que Macri haya unificado posiciones con el libertario: le sirve de escenario para subirse a la lógica de enfrentamiento al ajuste, algo que también le sienta bien a los oídos del kirchnerismo duro. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias