miércoles 29 de mayo de 2024 - Edición Nº2002

Gremiales | 25 sep 2023

SE DEBATIRÍA EN UNA SEMANA

Massa busca otro golpe de efecto con la reducción de la jornada laboral

El tema es un reclamo de algunos sectores, en un contexto donde el país tiene una de las mayores cargas horarias semanales de la región y el mundo. En el Congreso hay varios proyectos y la idea es hacer un resumen de ellos, para lograr una reducción de la jornada legal progresiva.


Por: Ricardo Carossino

El ministro de Economía, Sergio Massa, sigue ofreciendo fuertes señales al sector gremial. La iniciativa de llevar a un piso muy alto el impuesto a las ganancias logró un efecto político importante y ahora persigue otra idea que espera el movimiento obrero, nada menos que la reducción de la jornada laboral.

En estos momentos hay coincidencias entre el Gobierno y la CGT para que esto suceda. La ministra de Trabajo, Kelly Olmos, dijo en línea con la central Azopardo y otros cuadros sindicales, que el próximo paso a seguir es un proyecto de ley para reducir la jornada laboral en todo el país, para dejar atrás las 48 horas semanales que se encuentran vigentes según la ley 11.544.

Hay que recordar que el pedido comenzó a formalizarse a partir del proyecto del diputado oficialista y titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky. Su propuesta, que es la que tiene más fuerza, apunta a un régimen de 36 horas semanales, con 4 años de gradualidad y libertad para adecuar según el gremio.

 “Es una propuesta que desde el ministerio respaldamos, porque pensamos que la Argentina ha quedado en ese sentido muy retrasada al establecer todavía desde la década del treinta, 48 horas de jornada laboral semanal”, dijo la ministra Olmos sobre el proyecto de Yasky.

Las dos CTA coinciden en adherir a la reducción horaria, y ponen como ejemplos los relevamientos de otros países donde ya se ha implementado con éxito. Además, remarcan que se generaría más empleo “sin que implique reducción de salarios”.

La CGT por su parte, también tiene referentes entusiasmados con la iniciativa, como el triunviro comandado por Héctor Daer. Un claro cambio de pensamiento, ya que no hace tanto tiempo la cuestión ni siquiera era considerada una alternativa dentro de la central obrera.

Hay unidad en la acción, detrás de la candidatura de Sergio Massa. Pasó mucho tiempo para que la CGT, la CTA Autónoma y la de los Trabajadores coincidieron en criterios, tiempos y espacio para avanzar sobre modificaciones que cada núcleo reclamó a su modo.

La idea, para que el efecto político tenga validez electoral tendría que suceder antes del 22 de octubre y por esa razón, todavía se conserva la posibilidad de que, al igual de Ganancias, su oficialización incluya un DNU, como un atajo, sin perjuicio de que haya que argumentar prolijamente su necesidad y urgencia.

La realidad es que hoy, los trabajadores luchan por mejorar sus ingresos, no por reducir su jornada. Y las empresas procuran sobrevivir, superando los desafíos para satisfacer los legítimos reclamos en estos momentos difíciles.

Como se dijo la propuesta con mayor impulso es la de la CTA que establece reducción de jornada laboral de 48 horas –régimen actual– a 40 horas semanales, con un máximo de 8 horas diarias y sin reducción salarial.

Otro de los proyectos principales es el de La Bancaria, que propone una reducción a 36 horas semanales. El Frente de Izquierda también presentó una iniciativa para que la duración del trabajo no exceda las seis horas diarias y 30 horas semanales.

Por otra parte, en la Cámara alta, el senador de Unión por la Patria (UxP) Mariano Recalde tiene presentadas una serie de iniciativas entre las que se destaca reducción de la jornada de 48 a 36 horas semanales, con el objetivo de promover la semana de cuatro días. El proyecto busca reducir todos los máximos legales: régimen diurno, nocturno, trabajo insalubre y regímenes especiales.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias