martes 28 de mayo de 2024 - Edición Nº2001

Policiales | 1 sep 2023

FINAL DEL JUICIO POR ABUSO

Pablo Ghisoni pidió a los jueces "tengan el valor y el coraje" de declarar su inocencia como lo hizo el Fiscal

El juicio contra el ginecólogo esta llegando a su fin y, antes de la sentencia, en la última audiencia se le permitió decir unas palabras. Aseguró que es víctima de las falsas denuncias que fueron efectuadas de parte de su ex esposa y madre de sus hijos.


Pablo Ghisoni, el obstetra acusado por su ex exposa de abusar sexualmente de dos de sus hijos, dijo sus “últimas palabras” esta mañana en la última audiencia previo a la sentencia en los Tribunales de Lomas de Zamora. Además, uno de los hijos también tuvo su momento para replicar.

Durante la jornada de hoy, según la información que pudo obtener Política del Sur de manera exclusiva a través de uno de los presentes en la sala, el reconocido ginecólogo tuvo la oportunidad de hablar ante el Tribunal.

“Ha quedado más que demostrado que acá no hubo ningún tipo de abuso y esto fue una simple falsa denuncia”, manifestó y sostuvo que las víctimas son sus hijos a los que “se les ha arrancado de forma irreparable su inocencia y su infancia con esta brutal acusación”.

Ghisoni le pidió a los jueces que “tengan el valor y el coraje que tuvo el fiscal en su evaluación”, advirtió que “el flagelo de las falsas denuncias” puede afectar a los jueces y a cualquier hombre y “sin ningún tipo de prueba” podrían llegar a sufrir lo mismo que él.

Ustedes deben ser una bisagra en esta pandemia de las falsas denuncias, hay una sociedad que los está mirando y que necesita un punto de inflexión”, aseveró y afirmó que a partir de ahora desea reconstruir su vida y sanar el vínculo con sus hijos.

Aseguró que no fue un juicio fácil “por toda la movilización mediática que esto genera” tanto para él como para “todos los intervinientes del Poder Judicial, como por ejemplo el fiscal, que en los medios lo clasifican como el fiscal pedófilo” y agregó que los jueces sufrieron agresiones por la querella.

Acompañado por su abogado, Gonzalo Álvarez, el imputado llegó al recinto de audiencias y tuvo un cruce con Andrea Vázquez, madre de las víctimas y denunciante, y su padre, quienes lo calificaron de “sorete”.

 

Primer día de alegatos:

La segunda etapa del proceso judicial comenzó el 17 de agosto pasado con los alegatos del Fiscal Jorge Bettini Sansoni, y de las abogadas de la ex esposa del ginecólogo, Verónica Heredia y María Florencia Piermarini.

En principio, la Fiscalía retiró la acusación contra Ghisoni por considerar que las pruebas no son suficientes para probar el delito de abuso y fundamentó su decisión de acuerdo a falsas denuncias y desestimó las declaraciones de una de las víctimas por estar influenciadas.

Además, apuntó contra Vázquez al citar pericias psicológicas que la describen como una persona con “conductas psicópatas” y señaló las declaraciones de su hijo mayor, quien habría asegurado que su madre instigaba a su hermano menor para que se suicide.

En tanto, desde la querella, en su exposición se solicitó 10 años de prisión por abuso sexual en el caso de uno de los hijos y, para la segunda víctima, unos 20 años por el mismo delito, en este caso, agravado por el vínculo y la convivencia.

Las representantes legales de la denunciante alegaron que Bettini Sansoni se basó en el Síndrome de Alienación Parental (SAP) y en las falsas denuncias para desestimar las pruebas presentadas.

También, las abogadas manifestaron en su momento que durante el juicio, el acusado mantuvo contacto con tres fiscales que finalmente fueron apartados y otros cinco fueron excusados.

 

Segundo día de alegatos:
 

La defensa de Ghisoni, encabezada por Gonzalo Álvarez, en consonancia con la Fiscalía alegó que no se puede probar el hecho con las evidencias presentadas y sostuvo la inocencia de su defendido.

En su exposición, el abogado cargó contra Vázquez apoyándose en las pericias psicológicas de los peritos oficiales que la caracterizan como una persona “violenta” y que “no se somete a la ley”.

En este sentido, señaló que por esta razón la mujer “viola los perímetros establecidos”, realiza “escraches” en los lugares de trabajo del acusado y aseguró que quien “no está a su favor es desterrado y pasa a ser otra víctima de ella”.

Además, agregó que la madre “inoculó el mal en los menores”, amenazó con denunciar a los jueces y remarcó que “no hay duda de que esto es una falsa denuncia”.

Desestimó las pruebas de la Cámara Gesell, ya que aseguró que el discurso del menor estuvo influenciado por su madre y que “los peritos coincidieron en que no se podía considerar verosímil el relato, ya que la contaminación era enorme".

Álvarez para fundar su argumentación tomó las pruebas básicas para detectar un abuso e indicó que no se hicieron las pericias psicológicas y psiquiátricas de la víctima, exámenes necesarios en este tipo de casos.

Por otra parte, se refirió a las pericias realizadas por la perito de parte Virginia Creimer, a quien calificó de "eminencia en la ciencia forense" y acusó de incurrir “en el falso testimonio, con la sola misión de inducir al error a los jueces para que determinen culpable a un inocente".

“¿Es una experta, que cometió los errores dolosamente, o es una aventurera, y principiante, sin la experiencia necesaria, o mal formada en estas cuestiones? Desde mi punto de vista, incurrió en el delito de falso testimonio", manifestó.

Sentencia:

El Tribunal a cargo del juicio fijó la fecha para el dictado de la sentencia del médico lomense para el 12 de septiembre próximo a las 12 del mediodía y cabe la posibilidad de que se realice de manera virtual.

El ginecólogo que desempeñaba tareas en el Sanatorio Juncal de la localidad de Temperley, que llegó en libertad  al inicio del proceso judicial  enfrenta una posible condena de entre 8 a 40 años de prisión

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias