miércoles 21 de febrero de 2024 - Edición Nº1904

Provincia | 20 ago 2023

ANALISIS PASO

Supervivencia: “Los intendentes se pegaron a varias boletas a presidente”, alertaron desde UP

Los jefes comunales habrían repartido su boleta con la de Milei. Algunos hicieron matemática y repartieron boletas de Larreta en contra de Bullrich. Ahora, “un solo error y se pierde todo”, advierten desde el Frente Renovador. Cómo fueron las diferencias en la zona sur entre Intendente y Presidente. Alto ausentismo en la Tercera.


Por: Ricardo Carossino

El corte de boleta en los municipios de la Provincia de Buenos Aires no pasó inadvertido. Precisamente, el periodista acreditado en La Plata para Política del Sur, Federico Cedarri, informaba días atrás que había habido pase de factura del massismo a los jefes comunales.

Según contó Cedarri, un referente peronista criticó: “Es imposible que los intendentes no jueguen para su boleta, vieron venir la ola Milei y buscaron la forma de amortiguar los efectos desentendiéndose del tramo presidencial”.

PDSur siguió indagando sobre el rol de los intendentes en las PASO y al igual que en 2009 cuando Néstor Kirchner perdió contra Francisco De Narváez, al parecer según los testimonios recogidos en estos días, los jefes políticos municipales de Unión por la Patria trataron de salvar los trapos porque habrían considerado que Massa era medio pianta votos por la inflación”.

Según confían a este medio, desde un ministerio de la gobernación bonaerense, se especula y se cree que los intendentes repartieron su boleta cortada tanto con la de Javier Milei como con la de Sergio Massa y Juan Grabois. En Avellaneda, Jorge Ferraresi obtuvo una ventaja a su favor de 10 puntos. Sacó 48% de los votos contra 38% de los candidatos a Presidente.

En Esteban Echeverría, el corte fue un poco menor, de casi 7 puntos. Fernando Gray consiguió 39,4% de los votos, pero la oferta presidencial quedó por debajo del 33%. En Almirante Brown, Mariano Cascallares sacó 6 puntos más que el tramo presidencial; en La Matanza, Fernando Espinoza ganó una interna a priori difícil con el 44,8% contra 39,5% de Massa-Grabois.

Lomas de Zamora, distrito de Federico Otermín y Martín Insaurralde, es donde se vio la menor diferencia. Ambos obtuvieron el 42% de los votos, casi 5 puntos más que los candidatos presidenciales; y Quilmes, partido en el que Mayra Mendoza fue la más votada con 40,6% de los votos, contra 36% de la boleta presidencial. En Lanús Julián Álvarez reunió casi 40% de los votos con las cuatro listas que llevó UP, mientras que las boletas de Massa y Grabois sacaron 35,5%. En Florencio Varela, también en el sur del Conurbano, Andrés Watson sacó 44,2% para competir por su reelección, unos 3,5 puntos por arriba del tramo presidencial (40,7%).

Pero también se charló mucho sobre ciertos sectores que hicieron cálculos matemáticos: “Era un secreto a voces”, reafirmó otro dirigente del Justicialismo provincial. Según contaron dos fuentes de Unión por la Patria, se especuló con “ayudar” (léase fiscalizar) a Milei para “perjudicar” a Juntos por el Cambio.

“Las matemáticas nos jugaron en contra. Todo salió para la mierda (sic). Es difícil probarlo y sería inútil pelearse, pero se cometió ese error. Algunos intendentes y referentes eligieron favorecer a Milei, pero creyendo que no iba a ganar, para sacarle puntos a (Patricia) Bullrich”, reconoció este dirigente de la primera sección electoral.

En Ezeiza, Gastón Granados, también se impuso en las PASO con casi 18 puntos más que los votos que sacaron Massa-Grabois. Al hijo del actual intendente, Alejandro Granados, lo eligió casi el 53% y a los candidatos presidenciales, el 35%. En este municipio, Milei obtuvo su porcentaje más alto: casi 30%.

En San Vicente la lista local de UP obtuvo el 63,78% de los votos y los candidatos presidenciales apenas el 39%. En ese distrito La Libertad Avanza salió segundo con el 25,65% de los sufragios. En Ensenada, el ultra cristinista Mario Secco, tuvo una diferencia de casi 16 puntos. Obtuvo el 58,7%, contra 42,8% del tramo presidencial de UP. En segundo lugar, para presidente, quedó Milei con el 21%.

En Berazategui, los Mussi revalidaron su hegemonía, pero con La Cámpora afuera. Juan José Mussi, dicen que habría dicho: “¿Vieron que se puede ganar sin tener un cámpora en la lista de concejales?”. En ese distrito, apareció otra diferencia sustancial. A intendente obtuvieron localmente el 48%, mientras que Massa y Grabois sacaron allí apenas un 36,21%.

El enojo con los cristinistas más ortodoxos es cada vez mayor de los intendentes de Justicialismo por su conducta y por su comportamiento de aislamiento del peronismo tradicional. Para muchos, los votos que obtuvo Juan Grabois son todo lo que tienen Máximo Kirchner y compañía. Otros más osados incluso arriesgan que ese porcentaje es todo lo que hoy le quedó a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Desde Avellaneda también señalaron a La Cámpora como parte mayoritaria en la responsabilidad de la derrota. Con puteadas incluidas, advierten que sus posturas apuntadas a la grieta interna hicieron mella en la opinión pública, “de la misma manera que pasó en el PRO”, remarcan.

El otro factor que reclamará Sergio Massa es el trabajo para ir a buscar a quienes no quisieron ir a emitir su voto ya que la abstención fue importante. En La Matanza el presentismo fue del 63%, San Vicente del 64%, Echeverría del 65%, Brown del 66%, Lanús del 66%, Lomas de 66%, Avellaneda del 66% y Berazategui del 70%.

“Van a tener que mover el aparato que no movieron. Muchos se guardaron los recursos para octubre y La Cámpora hizo su juego para mostrar o para ver qué tienen en realidad. Pero al final todo terminó siendo una bomba que hizo volar por los aires la elección”, opinó un concejal de Morón, donde el intendente Lucas Ghi, socio estratégico de La Cámpora, fue el más votado pero posicionó a UP por debajo de Juntos por el Cambio, al revés que en Lanús, donde Diego Kravetz fue el más elegido, pero dejando a JxC detrás de UP.

En la provincia de Buenos Aires, la boleta tenía ocho cuerpos y según la experiencia política, quienes traccionan los votos son los extremos: el candidato a presidente y a intendente. La parte de Axel Kicillof sostienen que es la menos importante. Esta sería la lógica cuando se va las urnas y, por eso, un mal candidato a presidente puede hundir a los jefes comunales, aún a aquellos que tienen una buena valoración de su gestión en el territorio y eso habría pesado mucho.

No es de sorprender que los intendentes traten de sobrevivir en sus territorios. No es nuevo. Las lógicas del conurbano no se condicen con las nacionales, como tampoco las del interior tiene el mismo razonamiento que en Buenos Aires. Cada cual atiende su juego y a veces el que sale ganado es el menos pensado.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias