lunes 24 de junio de 2024 - Edición Nº2028

Provincia | 16 ago 2023

Crisis oficialista

Pase de factura del massismo a los alcaldes peronistas del conurbano por el masivo corte de boleta

En el entorno del ministro candidato no ahorran cuestionamientos por los números ostensiblemente mayores que despuntaron los intendentes y Kicillof respecto a Massa. Pedirán más compromiso a los gobernadores peronistas para la primera vuelta.


Por: Federico Cedarri

La irrupción del vendaval libertario capitaneado por Javier Milei tuvo un efecto devastador en el campamento del ministro candidato Sergio Massa.

Fue un clima lúgubre el que se vivió el domingo en las filas oficialistas, rostros pétreos y conmovidos por lo que podría ser, de replicarse estos resultados en octubre, la peor elección de la historia del peronismo.

Massa se vio obligado a jugar la carta de la devaluación del 22% que había estado reteniendo hasta luego de las internas con la expectativa de una mejor elección.

Esta medida está lejos de tener que ver con la estentórea victoria libertaria sino que es el correlato del compromiso asumido con el FMI para lograr finalmente el desembolso de los 7.500 millones de dólares para las alicaídas reservas del Banco Central.

Este salto del dólar oficial que empuja al blue repercutirá indefectiblemente en los niveles inflacionarios de agosto y sobre todo en septiembre donde temen en Economía una marca que pueda superar los dos dígitos en el costo de vida, un elemento inconducente para el spring final hacia octubre

La sensación en el massismo es que más allá de todas estas desavenencias de la economía aún tiene chances de meterse en la discusión del ballotage, creen que algunos gobernadores exhibieron escaso compromiso con la suerte del ministro: “En octubre deberán defender la boleta de sus diputados nacionales esperemos jueguen con más determinación y nos permitan llegar a los penales como pidió Sergio”, parafraseó ante PDS un massista desencantado.

También hay cierto temor en el peronismo de que los casi 11 millones de votantes que no participaron de la PASO y que representan un porcentaje de entre 7 u 8 puntos terminen subidos a la ola triunfalista del libertario y lo consagren en primera vuelta.

El ministro candidato con una economía que no le da tregua asegura ante sus íntimos que no dejará la cartera de Hacienda y que continuará poniéndole el pecho a la situación.

Hoy la prioridad en Unión por la Patria pasa por asegurar un mayor compromiso de los gobernadores que en última instancia fueron los que empujaron la candidatura de Massa originariamente. Hay dos provincias marcadas con tilde donde entienden que deberán mejorar los guarismos hacia octubre: La Rioja y Tucumán donde Milei arrasó.

Massa tampoco pudo lograr el único propósito que se había planteado ante un panorama que se presentaba desalentador, ser el candidato más votado: Javier MiIei lo aventajó por casi dos millones de votos.

La orientación discursiva de Sergio Massa hacia octubre constaría de dos etapas, una primera donde el tigrense se endurecería contra el FMI y machacará contra las consecuencias que eventualmente tendría un gobierno de derecha con la intención manifiesta de acopiar 1.200.000 votos que sacó en la PASO Juan Grabois.

En una segunda etapa y ya lanzada la campaña sobre fines de septiembre, Massa ensayará un discurso más corrido al centro donde espera seducir al votante radical ligado al jefe centenario Gerardo Morales que aportó parte de los 2.500.000 de sufragios que sacó Horacio Rodríguez Larreta en su confrontación con el bullrismo.

La configuración de un escenario de tercios trajo algo de alivio con el paso de las horas en las huestes de Sergio Massa, cranean que pese a todas las contingencias económicas que deberán sortear están a un punto de Juntos por el Cambio por lo que sospechan que si ajustan las clavijas del aparato, sobre todo en algunas provincias, pueden escamotearle a la coalición opositora el ingreso al ballotage.

Tenía razón Cristina que el objetivo pasaba por llegar a la segunda vuelta, nosotros subestimamos demasiado al conurbano y pensamos que con eso alcanzaba y está claro que no”, expresa ante PDS un legislador provincial peronista.

La Vicepresidenta estuvo ausente en los tramos decisivos de la campaña hacia la PASO quizás intuyendo una debacle electoral inevitable

En el massismo esperan que para la elección general Cristina acompañe más al ministro candidato sobre todo en el conurbano bonaerense donde la Vicepresidenta ostenta un marcado predominio de apoyo: “Si bien no hay críticas a la actitud de Cristina porque Sergio exigió centralidad, también es cierto que su apoyo será de suma importancia en el Gran Buenos Aires”, explican.

La provincia de Buenos Aires en la mira

Hay un dato que desvela al candidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa, y es el que tiene que ver con el masivo corte de boleta que hubo en los distritos del conurbano bonaerense que maneja el peronismo.

Massa se habría quedado hasta la madrugada siguiendo las alternativas del escrutinio y poniendo la lupa en los lugares donde el corte de boletas fue ostensible: hay distritos donde la distancia entre el voto de Massa y los alcaldes supera los 10 puntos.

También en el tramo a gobernador hubo corte, Kicillof sumó casi 5 puntos más que las boletas sumadas de Sergio Massa y Juan Grabois.

En el entorno del candidato no ocultan la molestia por esta situación, de hecho, se presume que en los próximos días habría un pase de factura hacia los intendentes del conurbano con la idea de que en octubre no se vuelva a repetir en esa magnitud el denostado procedimiento: “Es imposible que los intendentes no jueguen para su boleta, vieron venir la ola Milei y buscaron la forma de amortiguar los efectos desentendiéndose del tramo presidencial”, justifica un referente provincial peronista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias