lunes 24 de junio de 2024 - Edición Nº2028

Gremiales | 6 jun 2023

TENSIÓN EN LANUS

Quieren evitar despidos masivos en la planta que hizo los tubos del Gasoducto Néstor Kirchner

La comisión interna de Tenaris Siat busca darle continuidad laboral a los cerca de 300 contratados que finalizaron su vínculo en mayo y que fueron incorporados para las tareas de la emblemática obra. Incertidumbre sobre el segundo tramo de las tareas, que no está garantizado que se haga en el lugar.


El 31 de mayo, se vencieron buena parte de los 400 contratos de los operarios que se sumaron a las tareas de producción de los tubos sin costura del Gasoducto Néstor Kirchner, en la planta de Valentín Alsina de la firma Tenaris Siat. Hace unas semanas, finalizaron las entregas de estos materiales. Ahora la línea de producción montada especialmente para estas tareas en la firma del grupo Techint está paralizada y comenzaron los rumores de despidos. Originalmente los contratos vencían el 30 de abril, pero se entendieron un mes más, por pedido de la comisión interna de la UOM, que ahora trabaja para evitar las cesantías y efectivizar a la mayor cantidad de trabajadores. “Buscamos garantizar la continuidad de trabajadores, aunque sabemos que es una situación compleja, porque no hay proyectos de la magnitud del gasoducto”, afirmaron fuentes de sector, ante la consulta de Política del Sur. De esta forma, delegados y referentes de la seccional Avellaneda de la UOM salieron al cruce de algunas versiones que agitaron el fantasma de los despidos masivos, que por el momento no se produjeron. En este sentido, se recordó que de los 400 contratados 100 ya dejaron su puesto y quedan unos 300 en discusión. “Antes de empezar las tareas del gasoducto en Tenaris éramos unos 110 trabajadores efectivos, y luego se sumaron los 400 que ahora están esperando definiciones”, explicaron las fuentes consultadas.

 

En este sentido, se busca sostener a través de otros proyectos estos puestos, aunque saben que es “muy difícil” por la cantidad de gente contratada. “Sabemos que un puesto perdido es como un despido, por eso intentamos mantenerlos a todos, pero no es nada sencillo”, agregaron. Desde la comisión interna de Tenaris Siat recordaron que al comienzo de las tareas para el gasoducto, cuando se contrató masivamente al personal, hubo algunas cesantías, que generaron un plan de lucha. A partir del mismo, en noviembre del año pasado se extendieron hasta el final de las tareas las contrataciones, y así evitar nuevas bajas a partir de las renovaciones cada dos meses, como estaba planteado el esquema. “Fue un momento complicado, porque Techint decidió tomar el contrato pese a que los tiempos no eran ideales ni mucho menos, y así y todo conseguimos la continuidad para los operarios hasta el final del proyecto”, recalcaron las fuentes consultadas. Además de lograr esto, se consiguió que la firma pagara un bono de final de obra, unos 770 mil pesos como premio por el final de gracias a un acuerdo alcanzado por la UOM. El beneficio alcanzará a los empleados que cumplieron tareas en la producción de los tubos con costura de la firma Tenaris Siat. “Fueron algo más de seis meses de trabajo intensivo que implicaron llevar a nuestra planta de Valentín Alsina a récords de producción nunca vistos en su historia, la contratación de más de 450 nuevos colaboradores y la puesta en marcha de un plan de inversión para mejorar la productividad”, admitió el presidente de la compañía Javier Martínez Álvarez en sus redes sociales.

En este tiempo, pensando en el segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner, muchos de los contratados esperaban confirmación para seguir en la firma. En esa negociación se está ahora, y si bien se trata de evitar las desvinculaciones, los propios delegados afirman que un contrato que se cae “es un despido encubierto”. Sobre las tareas que buscan financiamiento en el exterior, no hay certezas que se harán en la planta de la localidad de Lanús, ni en otra del país. “Esperamos novedades, en esta etapa hubo una parte que se hizo en Brasil y otra en nuestra planta, ahora no sabemos cómo seguirá”, adelantaron. Otra alternativa es producir insumos para el gasoducto que conecta el norte del país con Bolivia, que también se construye en estos días.

 

La semana pasada, desde dos viajes oficiales, la segunda etapa del gasoducto tuvo buenas noticias. En Brasil, el presidente Luis Inácio Lula da Silva le dio la buena nueva a Alberto Fernández y habrá hay luz verde para la financiación de la fase dos del proyecto. Ya no existen obstáculos legales para que se financie -a través del banco de fomento BNDES- la construcción del tramo en cuestión, que llegará hasta el sur del país vecino. La Cancillería brasileña, a través de un comunicado, indicó que Lula le confirmó al presidente que “Brasil avanzará en financiamientos para permitir la exportación de productos brasileños”.

En tanto, en China el ministro de Economía, Sergio Massa, y la secretaria de Energía, Flavia Royon, mantuvieron una reunión con directivos de la empresa Powerchina, que mostraron su interés en participar de la megaobra. En este caso, la intención de Powerchina sería participar en la construcción del segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner, que abarcará el trayecto de Salliqueló, en la provincia Buenos Aires, a San Jerónimo, en Santa Fe, y contribuirá a seguir transformando la matriz energética de nuestro país. “Como trabajadores, apostamos a una política energética que genere beneficios a nuestro Pueblo, esa es nuestra postura”, recalcaron desde Tenaris Siat.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias