miércoles 19 de junio de 2024 - Edición Nº2023

Policiales | 24 may 2023

HINCHA DE SAN TELMO

Lo mataron por una jarra de vino delante de su hija y piden justicia

El asesino le dio una certera puñalada en el cuello cuando la víctima estaba de espaldas. Todo ocurrió en medio de la previa de un partido de San Telmo. El acusado fue detenido.


Los efectivos de la DDI de Avellaneda-Lanús a cargo de la búsqueda del prófugo por el crimen de Ismael Rodrigo Barrios, detuvieron al joven que sería el asesino del hincha de San Telmo apuñalado en el cuello delante de su hija de 13 años por "una jarra de vino".

Fuentes oficiales informaron a Política del Sur que el imputado, de 22 años, quien se había fugado de la escena del hecho, fue apresado en la zona conocida como Villa Luján, de la localidad de Sarandí, donde habría estado oculto luego del homicidio.

Mientras el acusado permanece tras las rejas, los familiares y allegados de la víctima comenzaron el reclamo de justicia para que el asesinato, ocurrido en la previa del partido del "Candombero", no quede impune.

Piden justicia por el crimen del hincha de San Telmo

En diálogo con el programa Política del Sur, Jonathan, vecino del barrio y conocido de toda la vida del fallecido, pidió que "el asesino pague por lo que hizo" y recordó a Barrios como a una persona "trabajadora", que "no le hacía nada a nadie".

Según contó a este medio, la discusión con el agresor se habría originado por una jarra de vino que se habría volcado y la víctima habría sido atacada por la espalda.

Además, señaló que el autor del hecho habría actuado en estado de ebriedad o bajo los efectos de estupefacientes. "Por lo que tengo entendido, esta persona ya tenía antecedentes", agregó.

El crimen del hincha de San Telmo

Ismael Rodrigo Barrios, quien tenía 32 años y era padre de cuatro hijas, fue asistido luego del ataque por un testigo que lo llevó en su auto particular hasta el Hospital Fiorito, donde los médicos constataron que arribó sin vida.

Minutos antes, había sido atacado de una puñalada en el cuello en el cruce de las calles Combatientes de Malvinas e Irala, donde cayó tendido en el suelo a raíz de la grave herida.

Tras el ataque, el testigo narró a los policías que trasladó a la víctima con su automóvil particular hacia el centro de salud antes nombrado, donde los médicos constaron que ya había fallecido.

La causa fue caratulada como "homicidio" y quedó a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias