jueves 20 de junio de 2024 - Edición Nº2024

Provincia | 23 may 2023

Debate justicialista

Brota un incipiente desacuerdo contra un eventual desdoblamiento electoral en la provincia

Algunos alcaldes del conurbano plantean objeciones sobre la posibilidad de desenganchar los comicios bonaerenses debido a que evalúan que en ese caso no estará Milei al frente de la boleta libertaria y su eventual candidato a gobernador no despertaría la misma adhesión. Temen que una fuerte polarización termine arrastrando a la derrota a Kicillof y también a algunos municipios del Gran Buenos Aires que hoy gobierna el peronismo.


Por: Federico Cedarri

Acallados los ecos en el seno del oficialismo bonaerense del renunciamiento de Cristina Kirchner a cualquier postulación para el turno 2023, el gobernador Axel Kicillof desliza ante sus íntimos que se tomará el tiempo necesario para tomar una decisión que puede trastocar el tablero político en la provincia de Buenos Aires: un eventual adelantamiento de los comicios.

Si bien el mandatario tiene tiempo hasta fines de junio, ya transcurrido el desenlace del cierre de lista que está programado para el 24 del sexto mes del año, descuenta que la influencia de la Vicepresidenta tanto en la determinación sobre el desenganche de la elección provincial así como en el diseño de la estrategia electoral en la provincia será trascendental.

En la gobernación, en tanto, intentan convencer a los demás actores provinciales que la cuestión del adelantamiento va en serio y ya echaron a rodar dos eventuales fechas de concreción: los domingos 24 de septiembre o 1 de octubre.

En las cercanías de Kicillof estudian distintos factores que coadyuvarán para que emerja una postura unívoca en consonancia con el sentir del Instituto Patria.

El más sustancial tiene que ver con quién será finalmente el candidato presidencial oficialista, entienden en el entorno del Gobernador que si el postulante no es alguien lo suficientemente relevante y taquillero lo más conveniente sería proceder sin dilaciones hacia el adelantamiento: “Axel no puede arriesgarse a que le tiren la boleta para abajo”, sostiene convencido un legislador provincial peronista a este portal.

No obstante, habría que ver qué sucede si el candidato es el ministro del Interior, Eduardo Wado de Pedro.

En ese caso se presume que la Vicepresidenta exigiría al peronismo bonaerense encolumnarse detrás de la figura del dirigente camporista,  a quien considera como un genuino representante del eslabón generacional que debería suceder a la incidencia determinante que hoy ostenta Cristina.

El nombre del ministro del Interior comenzó a ser visualizado en los paredones del conurbano emparentado al de la Vicepresidenta: los intendentes que dieron la puntada inicial al operativo instalación de Wado en el imaginario electoral son el grupo que contiene a los principales aliados de Máximo Kirchner y que encabeza el jefe de Gabinete de Kicillof, el lomense Martín Insaurralde.

“Cristina no le soltará la mano a Wado si es el candidato presidencial ya que es un poco su hijo político al igual que Axel, por lo que en ese caso la estructura del peronismo bonaerense jugaría a apuntalarlo el 22 de octubre”, pronostica ante este portal otro referente peronista que conoce el pensamiento de varios alcaldes del populoso conurbano.

El otro factor que asoma en la consideración dentro de la gobernación bonaerense es el lastre que conlleva el descontrol inflacionario, la cifra del 8,4 de abril amenaza con subir un escalón más en el mes en curso y los espanta las mediciones de precios de alimentos de la primeras semanas de mayo que superan los dos dígitos, situación que pega de lleno en el corazón del principal bastión peronista: el cordón del Gran Buenos Aires.

El antecedente de las elecciones provinciales en las que salieron airosos la mayoría de los oficialismos también ejercitaría un contrapeso para acelerar un posible adelantamiento.

De igual modo, tienen en claro que la decisión final será potestad de Cristina Kirchner y que se resolverá recién sobre el cierre de junio por lo que se aventuran semanas de meditación para Kicillof donde irá evaluando la marcha de la economía y las consecuencias del cierre de listas.

Desde el Palacio de calle 6 agitan que un triunfo relevante del peronismo ante un hipotético adelantamiento electoral en Buenos Aires podría envalentonar sustantivamente las chances del candidato presidencial del oficialismo unas semanas más tarde.

Emergen algunas posturas negativas desde municipios peronistas al adelantamiento

Los intendentes del peronismo bonaerense, especialmente los del conurbano, no manifiestan un efusivo convencimiento de los beneficios que tendría un adelantamiento electoral.

De hecho, algunos sostienen que no sería benévolo avanzar en esa dirección y han comenzado a mandar emisarios al Instituto Patria con esa postura conscientes de que la Vicepresidenta tendrá la última palabra y pondrá en la balanza todas las opiniones.

Un puñado de alcaldes del conurbano visualizan que el adelantamiento podría hacer peligrar distritos que hoy muestran resultados ajustados según los sondeos como Morón y Quilmes, fundamentalmente arguyen que desaparecería la incidencia del factor Milei, ya que el nombre del libertario no estaría en la boleta y se duda de que quién sea el candidato a gobernador de ese espacio concite el mismo nivel de adhesión que el economista porteño.

Temen los alcaldes que se polarice la pelea con Juntos, y en ese escenario la fuerza opositora lleve para su redil votos que en otra circunstancia podría robarle La Libertad Avanza con Milei al frente de la papeleta el 22 de octubre.

En rigor, todos los protagonistas del arco político tratan de hacer sopesar sus consideraciones y buscan operar sobre quién será en última instancia la decisora: la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias