jueves 20 de junio de 2024 - Edición Nº2024

Provincia | 21 mar 2023

INSEGURIDAD-POLÉMICA

Gendarmería en el conurbano: ¿Alberto Fernández saltó por arriba de Kicillof para evitar un boicot a Nación?

Kicillof pidió explicaciones a Aníbal F., por el envío de fuerzas federales al conurbano. Esto se enmarca en la pelea electoral de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Desde el PRO advierten que La Cámpora estaría provocando disturbios en las calles contra Nación. ¿Cuál es la verdadera razón de la movida de Nación?


Por: Ricardo Carossino

Estalló con furia la interna entre el Gobierno nacional y el bonaerense, luego de que el presidente Alberto Fernández decidiera enviar tropas nacionales al conurbano con asiento en Avellaneda, La Plata, Pilar, Tigre y La Matanza. ¿Seguridad de Nación consultó a Seguridad de Provincia? No.

Este conflicto estaría enmarcado por la pelea entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner por el escenario electoral. En principio el Presidente de la Nación dio muestras de apoyar al gobernador como candidato a la reelección, pero ahora, según una fuente cercana a un ministro del Ejecutivo provincial, el ministro de Seguridad, Sergio Berni, podría haber exigido a su jefe, que salga a bancarlo.

Quizás por esa razón, el gobernador Axel Kicillof tomó la decisión de embestir contra Nación con una carta que tomó estado público donde cuestionaba al ministro que, además de cumplir con su cargo, es la mano derecha política de Alberto Fernández.

Llama la atención la intervención de Nación, porque el mismo ministro Fernández, respecto de por qué no había intervenido en Rosario por la cuestión narco cuando fue funcionario de Cristina, dijo hace poco en el Congreso Nacional, ante la requisitoria opositora: “Porque los gobernadores no te lo pedían. Y vos no te podés meter”.

Desde Nación dijeron a un medio nacional que “sí” hubo reuniones para determinar el modo de coordinar las acciones locales con ayuda nacional. En total fueron cuatro, de las que participaron “todos” los intendentes de la provincia (incluidos opositores), y de una de ellas participó el propio gobernador.

Por otra parte, una de estas reuniones tuvo lugar en el edificio Centinela, donde opera la Gendarmería, con el jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, que responde a Kicillof, pero con quien mantiene una interna en el año electoral.

Desde la oposición, por su parte, empiezan a agitar el fantasma de La Cámpora. En una nota de Política del Sur de este lunes pasado, sobre los polémicos dichos del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, sobre que Alberto Fernández estuvo a punto de huir en helicóptero como Fernando De la Rúa, un concejal macrista del oeste dijo a este medio que en el PRO ven esa frase como un apriete: “Los K le están avisando a Alberto que pueden incendiar la calle con conflictos para apurar una salida”. Es una frase meramente especulativa, sin lugar a dudas, pero fuerte.

Contaron a este medio que existió hace pocos días una reunión de funcionarios e intendentes de Cambiemos donde se comentó que “en los lugares donde los vecinos salieron a protestar por los cortes de luz o por la inseguridad se empezó a ver gente haciendo quilombo que podrían ser militantes de La Cámpora”.

Quizás, Alberto Fernández quiera emular a su ex jefe, Néstor Kirchner, que había tomado la acción política de reunirse él mismo con los intendentes, pasando por alto al entonces gobernador Daniel Scioli, para acordar las partidas de dinero a los municipios, algo que hasta ahora no estaba pasando. Nación, en este caso, se reunió con intendentes, como dijeron desde La Rosada para coordinar todo haciéndole un per saltum al ministro de Seguridad Sergio Berni, y esto desató la escalada de preguntas y respuestas públicas de un lado y de otro. Lo que estaría confirmando cierta interrupción en los canales de diálogo.

Un funcionario de un intendente del Frente de Todos de la primera sección, habló con Política del Sur y afirmó que están “registrando un crecimiento de entraderas, motochorros en avenidas céntricas y arrebatos en estaciones de trenes”. El otro fantasma es el de una policía bonaerense que libera zonas y que desvela a algunos jefes comunales, por esa razón habrían hablado con Alberto Fernández de manera directa para pedir ayuda armada.

Lo cierto es que este “entuerto” por llamarlo de alguna manera, entre el Gobierno nacional y el bonaerense, refleja también cierta situación de indiferencia por parte de las autoridades de la Rosada, dado que Aníbal Fernández contestó con bastante displicencia: “Muchachos, si ustedes están viendo otro canal, yo no tengo la culpa. Nosotros trabajamos todos los días de la misma manera”.

La movida de Alberto Fernández tiene una sola intención y es electoral: tratar de mostrar que en Provincia hay cosas que no se harían bien y que la mano del Estado Nacional llega al conurbano para ordenar lo que Kicillof y Berni no pueden.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias