jueves 20 de junio de 2024 - Edición Nº2024

Provincia | 17 mar 2023

Interna caliente

Bullrich se consolida como la heredera política de Macri y Larreta no desiste en su apuesta por la moderación

La Piba aventaja al Pelado en la mayoría de los sondeos y profundiza la diferenciación ideológica con el alcalde porteño. En la provincia los intendentes buscan colgarse de las dos boletas pero el bullrismo se resiste y quiere dar la pelea en todos los distritos.


Por: Federico Cedarri

La convulsionada interna del PRO sigue escribiendo páginas sin ceder un ápice en lo que respecta a la diferenciación cada vez más pronunciada entre los dos presidenciables de la fuerza: Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta.

Las disidencias ya no son solo discursivas, sino que también se manifiestan ostentosamente en los criterios ideológicos sumamente disímiles que siembran interrogantes respecto a cómo el PRO finalmente sintetizará su propuesta con vertientes que cada vez se posicionan mas equidistantes.

Patricia Bullrich siente que le ha llegado su momento, las encuestas que consulta periódicamente le indican que es la candidata más votada del espacio amarillo.

También es apreciable el estancamiento en las preferencias del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que luego de su lanzamiento virtual en la provincia de Santa Cruz curiosamente no logró dar el salto en los sondeos como habitualmente ocurre y la foto de la coyuntura lo muestra  superado por la Piba  a nivel nacional y con niveles de adhesión muy parejos en provincia de Buenos Aires.

Según mediciones de opinión a las que pudo acceder PDS, la Piba mantiene un predominio importante sobre el Pelado en las grandes ciudades del interior y Larreta saca ventajas mínimas en el conurbano bonaerense.

Ante esta circunstancia, Bullrich espera ansiosa la definición de Mauricio Macri que la semana que viene retornará al país: la ex ministra de Seguridad nacional espera que finalmente el ex Presidente no intente jugar un segundo tiempo y vuelque definitivamente el apoyo a la titular del PRO.

Bullrich acelera en la confección de un plan económico que apunte a los primeros 90 días, si es que llega a la Casa Rosada: “Sabemos que hay que implementar de manera urgente un plan de estabilización que va a ser duro pero que en poco tiempo nos dará otra perspectiva inflacionaria”, sostiene un legislador provincial que reviste en las filas de Pato.

En esta línea, la Piba ejerce consultas con el ex ministro de Economía Domingo Cavallo que le habría aconsejado cambios de fondo en la legislación laboral, la implementación de fondos de despido en lugar de indemnizaciones en la búsqueda de dinamizar la creación de empleos de calidad.

Bullrich selló un acuerdo programático con Ricardo López Murphy por lo que se vislumbra que su propuesta estará teñida de un perfil económico ortodoxo solo descafeinado por el asesoramiento que le brinda periódicamente Carlos Melconian.

En tanto, el Jefe de Gobierno porteño continúa con su derrotero de no moverse un ápice del eje que ha corporizado con el dueto radical Gerardo Morales y Martín Lousteau.

Sigue peregrinando la necesidad de que no se podrá avanzar con medidas de shock si no hay un acuerdo preliminar con las fuerzas potables del escenario político, del que excluye al kirchnerismo duro.

Misceláneas bonaerenses

El Jefe de Gobierno porteño presiente que finalmente Cristina Kirchner jugará el resto en la estratégica provincia de Buenos Aires como candidata a senadora nacional.

En ese sentido, el Pelado estaría elucubrando ofrecer análoga candidatura a la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

Pero el inconveniente real que se le presenta a la fuerza amarilla en territorio bonaerense tiene que ver con que los alcaldes del palo no quieren saber nada con la posibilidad de que la interna de los presidenciables baje a los distritos.

En rigor, el pedido de los intendentes amarillos es claro y unívoco: quieren ir adheridos a las dos boletas y que se agoten instancias para consensuar listas provinciales y la papeleta de diputados nacionales: “Los intendentes no quieren saber nada con internas, solo quieren conservar sus distritos sin sorpresas más allá de que cada uno tendrá sus preferencias particulares”, sostiene a PDS con marcada preocupación un legislador amarillo que conoce el juego de los alcaldes.

Esta metodología de Y que permitiría a los intendentes ir pegados a  las dos papeletas presidenciables encuentra la resistencia por el momento de Patricia Bullrich.

La Piba se muestra poco proclive a avanzar en esa posición a la que califica de acomodaticia para los intendentes, evalúa que tiene las armas para dar la batalla en la provincia de Buenos Aires contra el larretismo y exige compromiso de los intendentes que le responden en el interior bonaerense.

Además, espera avanzar en un acuerdo con el sector de la UCR bonaerense que responde a Facundo Manes y que tiene como cabeza visible al marplatense, Maxi Abad, ocasión que le garantizaría al bullrismo no solo el apoyo de los intendentes centenarios del interior sino la posibilidad de fiscalizar la elección en el extensivo terruño bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias