martes 05 de marzo de 2024 - Edición Nº1917

Gremiales | 10 mar 2023

ANALISIS

El “factor Ganancias” se mete de lleno en las paritarias y presiona a Massa

Los gremios afinan la estrategia para intentar este año que la inflación no siga erosionando el poder de compra de los sueldos. Uno de los pedidos es que más trabajadores queden exentos del impuesto, para lo cual quieren que el ministro de Economía mantenga su palabra de dar respuestas.


Por: Diego Lanese

Según el registro de salarios que lleva adelante el INDEC, en el 2022 los trabajadores registrados lograron un alza nominal del 95,8 por ciento, apenas unos puntos encima de la inflación. Esta “victoria pírrica” de los gremios tiene como contracara lo que pasó con no registrados, estatales y cuentapropistas, que sufrieron una brutal caída del poder de compra, a partir de los datos oficiales. Por eso, este año se espera que la dirigencia comience con estrategias más agresivas para sostener el poder real de los sueldos, una cuestión clave en un año electoral. En este sentido, en esto poco más de dos meses que se negocian paritarias dos estrategias aparecen como parte de la discusión. Por un lado, hacer acuerdos cortos, incluso de pocos meses, para tener revisiones periódicas. Además, se están pidiendo algunas cuestiones adicionales, como bonos no remunerativos y que las empresas se hagan cargo del pago de Ganancias, una alternativa que gana terreno. En este sentido, hay presiones para que el ministro de Economía, Sergio Massa, resuelva un tema que es un “caballito de batalla” de su gestión política.

 

El impacto del Impuesto a las Ganancias en las discusiones salariales de este año crece a medida que la inflación y las revisiones acercan al Mínimo no Imponible a muchos sectores. En las paritarias abiertas este año el reclamo para que las empresas absorban ese porcentaje del salario fue una constante, en especial en convenios altos. De hecho, la paritaria de los bancarios se estancó porque las empresas que representan al sector empresarial se niegan a asumir ese costo, y ante la posibilidad de un nuevo conflicto el Ministerio de Trabajo suspendió la audiencia del pasado miércoles, la cual se realizará hoy viernes. La presión recae sobre Massa, que en reuniones con sectores sindicales prometió soluciones a esta cuestión, que la reforma de fin del 2022 no alcanzó.

La idea que las empresas asuman el impuesto tiene su tiempo, y ahora generaliza e incluso llega el sector público. En la reciente paritaria de los docentes universitarios, los gremios le pidieron soluciones sobre el tema al Ministerio que conduce Jaime Perczyk. Según pudo saber Política del Sur, además de pedirle que gestione una reunión con su par de Economía, le dejaron una propuesta: “que algunos adicionales que cobran los docentes, como los de zona desfavorable o por título universitarios sean exentos de Ganancias”.Hay más de 20 mil docentes que están alcanzados por el impuesto, reclamamos respuestas para que no haya una distorsión salarial como en otros rubros”, agregaron las fuentes consultadas. La paritaria de la educación superior tuvo una oferta para cerrar el 2022 y una mejora para el primer semestre del año del 30 por ciento en cuotas, bajo el imperio del “índice Massa”. Pero los dirigentes admitieron que habrá una negociación “casi permanente” para ver el impacto de la inflación.

 

Este tema es otra de las novedades que trae la discusión salarial de este año. Los acuerdos pueden ser de seis meses, pero los gremios quieren revisiones más cortas, para no llegar a esa instancia de discusión corriendo de atrás a los precios. Algunas paritarias ya se cerraron este año bajo ese imperativo, como la que la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS) para su rama turismo, que se firmó hace unos días. Allí, el veterano Armando Cavalieri acordó una suba del 22,9 por ciento por ciento en cuotas y una revisión trimestral, un acuerdo que adelanta cuál podría ser la estrategia que puede llevar el gremio mercantil a la próxima negociación de comercio, la más grande del país.

Otra importante paritaria es la de la UOM, otra que marca el termómetro de las discusiones. “Vamos a plantear tramos cortos para monitorear la inflación y proteger al máximo el poder adquisitivo de los metalúrgicos”, dijo el titular del gremio, Abel Furlán, en declaraciones periodísticas. Sobre Massa, el dirigente admitió que “está haciendo un gran esfuerzo por morigerar la inflación”.

Estas presiones sobre Massa, que vienen aumentando, por ahora no son un obstáculo en la relación que tiene con los gremios, en especial con la “mesa chica” de la CGT. Alejada del albertismo, ya piensan en el ex intendente de Tigre como su candidato en la interna del peronismo, aunque Massa no se lanzó. Incluso postergó dos veces la cumbre con la dirigencia sindical. Pero esto no generó rupturas. Tal vez la clave sea el desembolso de 6 mil millones de pesos que se comprometió a hacer en los próximos días para gastos en discapacidad para las obras sociales sindicales, cumpliendo con los 24 mil millones de pesos comprometidos el año pasado. Ahora, falta la ansiada foto para cerrar el apoyo, algo que por el momento no está en la agenda de las partes, pero que confían se dará en breve.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias