lunes 26 de febrero de 2024 - Edición Nº1909

Gremiales | 9 mar 2023

SEGURIDAD SOCIAL

Gremios municipales en alerta por los efectos de la pelea de intendentes del PRO y el IOMA

Algunos jefes comunales opositores quieren quitar la cobertura de la obra social bonaerense, como ya hizo San Nicolás. La maniobra pone en peligro el financiamiento de todo el sistema y es duramente criticada. Desde ATE están alertas por lo que pueda suceder en Lanús.


Por: Diego Lanese

A través de sus redes sociales, el fin de semana pasado el intendente de San Nicolás, Manual Passaglia, anunció que a partir de abril los empleados municipales de su distrito dejarán de tener la cobertura en salud de IOMA. "En San Nicolás decidimos sacar a IOMA de la Municipalidad. Nuestros trabajadores se merecen una obra social que responda a sus urgencias y les permita elegir dónde atenderse sin pagar de más”, afirmó el jefe comunal de Juntos por el Cambio, que confirmó que los empleados “pasarán a tener una obra social particular que será aceptada en cualquier centro médico de la ciudad para que el trabajador elija a su médico de preferencia”. La decisión no sólo generó las críticas desde la conducción de la entidad provincial y el Ministerio de Salud, sino un “efecto dominó” que puede terminar con iguales medidas en varios distritos, en especial en el interior bonaerense. En medio de esta pelea, los gremios se mostraron preocupados por los problemas que este tipo de decisiones puede traer y pidieron que se garantice la atención de los trabajadores y sus familias.

 

La decisión de Passaglia no pasó desapercibida y fue elogiada por otros mandatarios del frente opositor. “Lo felicito (a Passaglia) Se tienen que caer todas las vacas sagradas. Hora de terminar con todos los sistemas ineficientes, corporativos y mafiosos que se apoderaron de la Argentina”, dijo Javier Martínez, jefe comunal de Pergamino. En ese distrito, según el propio intendente, se iniciará el mismo proceso, para retirar a los trabajadores del IOMA. A las pocas horas, se supo que los municipios de Junín y Olavarría analizan la iniciativa, completando un bloque de “rebeldes” que apuntaron contra la obra social y su gestión, encabezada por Homero Giles. Además, hay expectativas sobre qué puedan hacer otros intendentes “amarillos”, como Néstor Grindetti, de Lanús. “Nosotros no tenemos información al respecto, aunque no nos sorprendería que se intente llevar adelante”, aseguró Walter Pintos, titular de ATE en el distrito. Ante la consulta de Política del Sur, sostuvo que “lo que hay que hacer es poner en valor el IOMA, que tiene que ser una obra social solidaria. Apostamos desde ATE a reforzarla”.

Para Pintos, “no hay que vaciar las herramientas que tiene la Provincia, no hay que desmerecer al IOMA, sino ponerla en pleno funcionamiento, es una de las obras sociales más importantes del país, que atiende a 2 millones de trabajadores”. Respecto a las actitudes de los intendentes del PRO, marcó que “es una mirada egoísta, individualista y con miras a futuros negocios, que intentan hacer desde Juntos por el Cambio”. En ese sentido, Pintos recalcó que hay “globos de ensayos” sobre medidas respecto de un hipotético gobierno de la oposición, lo que incluye estas decisiones u otras más grandes, como “la vuelta de las AFJP”.

Una vez conocida la noticia, que tiene como antecedente lo que hizo Javier Iguacel en Capitán Sarmiento donde sus empleados ya no se atienden en la obra social, el Consejo Consultivo Gremial del IOMA emitió un comunicado rechazando la medida. Este espacio, formado por sindicatos estatales, recalcó que la medida “vulnera el derecho a la salud”, además de ser “un ataque” contra la entidad.

Para los gremios municipales, estos cambios pueden traer un doble efecto negativo. En el caso de los distritos que realicen los cambios, pueden verse afectadas sus prestaciones, mientras que se desfinancia el IOMA, con impacto en los municipales que se mantienen en la cobertura. Mediante un comunicado, el Sindicato Único de Trabajadores Municipales de San Nicolás (SUTM) sostuvo que “hay mucha preocupación confusión” entre los empleados de la comuna, y recalcaron que hay alarma por las “tercerizaciones”.

Con la firma de Rodolfo Cecchi, titular del gremio, se afirmó que “hay compañeros que tienen discapacidades o hijos con patología graves”. “Es un desamparo para todos los trabajadores. Hay familias que están muy comprometidas porque tienen hijos que son diabéticos”, remarcaron. Este punto es clave en la discusión. Fuentes del IOMA consultadas por Política del Sur marcaron que este traspaso “afectará a personas con enfermedades crónicas”. “Según la ley 26.682, las entidades que reciban a los empleados pueden cobrar un diferencial a sus nuevos afiliados con patologías preexistentes, que en algunos casos quintuplica el valor de la cuota”. Así, si los empleados no pueden pagar ese valor, se quedarían sin atención.

Además, los municipales de San Nicolás confirmaron que la atención del IOMA “ha tenido algunos inconvenientes”, pero marcaron que no son responsabilidad absoluta de la entidad. “No son porque la obra social no pague sino por los cobros indebidos del Círculo Médico”, dijeron. En tanto, desde La Plata cargaron contra los intendentes “rebeldes”, y recordaron la situación en la que dejaron a la obra social luego de la gestión de María Eugenia Vidal.

Nos acusan de algo que ellos mismos rompieron. Entre 2016 y 2019 los médicos perdieron 34 puntos de poder adquisitivo y nosotros los vamos recuperando. Históricamente, nuestro honorario era el más bajo y hoy está en 3000 pesos, por encima del promedio de las mejores cinco prepagas”, dijo Giles, en declaraciones radiales. Tanto en la obra social como en la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO) coincidieron que la decisión que se inició en San Nicolás tiene como objetivo “desfinanciar el Estado”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias