lunes 15 de abril de 2024 - Edición Nº1958

Provincia | 3 mar 2023

Convulsión peronista

Sin un guiño de Cristina proliferan candidaturas en el FdT

El oficialismo no logra sintetizar posiciones con vista a la PASO, sin definiciones de la Vicepresidenta, con Massa en silencio y Alberto subido al tren reeleccionista afloran Wado de Pedro, Grabois y Scioli como alternativas. Operativo clamor el 11 de marzo para buscar torcer la negativa de la titular del Senado nacional.


Por: Federico Cedarri

El peronismo continúa sumido en el laberinto de interrogantes que le plantea la coyuntura política: lo agobia la indecisión creciente en torno a las candidaturas hacia agosto.

Si bien la instauración de la Mesa Política sació en parte la necesidad de catarsis que los distintos integrantes del Frente de Todos propugnaban, con el paso de los días su efecto se fue diluyendo y solo quedó un lavado documento pulido con puntillosidad para conformar a todas las partes.

Pese a la insistencia del kirchnerismo que empuja a Alberto Fernández a definirse sobre su participación o no en el proceso electoral, el Presidente entiende que no puede emitir un gesto de tal magnitud tan tempranamente porque debilitaría aún más su gestión al frente del Ejecutivo.

El principal pecado de Alberto es que no ha logrado erigirse en estos tres años años como el jefe del peronismo más allá del halo institucional de presidente del PJ, ha tropezado una y otra vez ante el liderazgo de Cristina Kirchner y en rigor hoy solo es comandante de un grupo áulico que lo componen algunos fieles funcionarios y poco más.

Ni siquiera cuanta con el apoyo pleno de la Confederación General del Trabajo ya que varios de sus popes descartan que la central obrera se embauque detrás del Presidente en una aventura reeleccionista.

Tampoco Emilio Pérsico ni el Chino Fernando Navarro le han dado un apoyo que estremezca, de hecho habría algún tipo de acuerdo del líder del Evita con Máximo Kirchner para plantar candidatos propios en algunos distritos del conurbano, como por ejemplo La Matanza con la pareja del piquetero, la Colo Patricia Cubría y en San Martín con Leonardo Grosso.

El kirchnerismo apalanca al ministro del Interior, el camporista Eduardo Wado de Pedro, que ha cultivado buenos vínculos entre los sectores empresariales y con sindicalistas como Luis Barrionuevo, entusiasta sostén de la candidatura del mercedino.

Los que gustan leer entre línea aseveran que Wado podría erigirse cabalmente en el concepto del buen peronista que Máximo Kirchner pidió para que gobierne el próximo turno en la Argentina.

Además, para sorpresa de varios en el peronismo volvió al ruedo el embajador argentino en Brasil Daniel Scioli que reapareció con una carta en las redes sociales donde vuelve a juramentar su consabida devoción por la fe y la esperanza, además de intentar situarse por sobre las diferencias de la grieta.

¿Quizás Pichichi vislumbra algún tipo de escenario análogo al del 2015 y persiga una revancha contra Mauricio Macri?, incógnitas que el tiempo se encargará de despejar.

Mientras, el líder social Juan Grabois se anota en la carrera como una alternativa si no se presentase Wado de Pedro, de buen diálogo con Máximo Kirchner, el dirigente social destrató recientemente a Alberto Fernández durante un acto en La Plata con fuertes improperios que otros dirigentes tendrían prohibido por su responsabilidad institucional.

El titular de Economía, Sergio Massa, continúa negando enfáticamente una candidatura presidencial que parece haberse desinflado presa del recrudecimiento de la inflación, aunque hay algunos sindicalistas amigos como el estacionero Carlos Acuña que lo incentivan a ir por el premio mayor.

Operativo clamor en marzo

El kirchnerismo organiza para el 11 de marzo, al cumplirse 50 años del triunfo electoral de Héctor Cámpora con el FREJULI, un acto masivo en una tierra amiga como Avellaneda donde se descuenta recrudecerá el operativo clamor para tratar de torcer la decisión que la Vicepresidenta esgrimió públicamente de no presentarse a ningún cargo electivo este año.

Si bien Cristina es la que tiene mejor intención de voto dentro de la ristra de hipotéticos candidatos que pululan dentro del espacio oficialista, también hay que mencionar que despunta el techo más bajo con lo cual podría darse la paradoja de que tenga posibilidades concretas de ganar una primera vuelta pero sin chances de pasar un ballotage.

A Cristina la preocupa de sobremanera la situación socioeconómica, sabe que hay un grado importante de decepción entre los votantes del Frente de Todos con la gestión de Alberto Fernández, y de alguna manera esa pérdida de apoyo electoral es lo que la estaría llevando a retacear definiciones.

La posibilidad más concreta que alumbra en el kirchnerismo pasaría por una Cristina candidata a senadora nacional en la boleta de la provincia de Buenos Aires levantando las chances de Axel Kicillof para retener territorio bonaerense.

A partir de allí, sostienen en el cristinismo que la Vicepresidenta conservaría un importante piso de votos que la seguiría posicionando como la dirigente con más raigambre dentro del peronismo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias