jueves 09 de febrero de 2023 - Edición Nº1527

Provincia | 14 ene 2023

Polémica abierta

Sigue el enojo de intendentes opositores contra Kicillof por la distribución recursos

Denuncian que las comunas que manejan los juntistas son discriminadas en relación con las intendencias del FDT del conurbano. Desde el peronismo también tiran la bronca.


Por: Federico Cedarri

Los idus de las jornadas febriles de diciembre donde se aprobó el Presupuesto bonaerense quedaron ciertamente atrás pero las consecuencias de aquellas negociaciones entre los intendentes de Juntos y el oficialismo no cejaron un ápice.

Es que los intendentes opositores venían con bronca en relación con los nuevos valores que se utilizaron para la distribución de los recursos: entienden que la metodología imperante para la repartija, el CUD (Coeficiente Unico de Distribución), es injusta y perjudica de manera notable a las alcaidías juntistas.

En estos días de enero la bronca vuelve a aflorar y ya son un puñado los alcaldes de Juntos que siguen despotricando contra los negociadores de aquellas jornadas y todos los cañones apuntan al platense Julio Garro.

Es que La Plata en la distribución de dinero para el año 2023 mostró un leve incremento que es absolutamente trascendental para el año electoral.

No obstante, además de los alcaldes del interior también se lo escuchó quejarse al intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, de que la nueva ejecución de partidas vuelve a discriminar de sobremanera a los jefes comunales opositores lo cual en el concepto de ellos puede representar una influencia decisiva en la larga de la campaña.

"Sabemos que el peronismo tiene como bastión la provincia de Buenos Aires, pero hay un desequilibrio muy grande entre los que nos toca a uno y a otro”, cuestionó un legislador amarillo que vio de lejos las negociaciones con el oficialismo.

Otro de los puntos en cuestión que también despertó la ira de los intendentes juntistas tiene que ver con la banda de 5 puntos que se estableció para que los recursos no puedan excederse ni sumergirse por sobre ese registro respecto al año 2022.

Especifican que el criterio terminó favoreciendo a distritos del conurbano bonaerense: la tasa de CUD tiene en cuenta para la distribución de fondos la cantidad de centros de salud que dependen de las comunas.

En rigor, los intendentes juntistas despotrican en off contra algunos intendentes del Gran Buenos Aires que provincializaron centros de salud y que por ese motivo debería recibir un 20% por ciento de los recursos este año, pero la instauración de aquella banda limita el recorte de recursos .

La negociación fue mal encarada y en ese sentido somos responsables”, explica furibundo a PDS otro legislador amarillo ligado a las huestes bullristas.

Otra de las cuestiones que saca de quicio a los jefes comunales opositores es que el gobierno provincial no saca a relucir las ejecuciones presupuestarias del segundo semestre del 2023.

Sostienen que solo tienen información de lo que ocurrió en la primera parte del año y reclaman con insistencia que la provincia se ponga al día con esos números.

Queremos saber con transparencia como se han administrado esos recursos”, sostiene un referente juntista a este portal.

La queja no es solo opositora

Puede decirse que el fastidio no se encarna solamente en los intendentes que responden a la oposición.

Si bien los alcaldes juntistas exudan fastidio con el gobernador Axel Kicillof también descargan enojo paralelamente con quienes llevaron adelante las negociaciones del Fondo de infraestructura Municipal: el platense Julio Garro y el radical Miguel Fernández.

Los intendentes del PRO ligados al macrismo sostienen en voz baja que la interna amarilla entre halcones y palomas terminó influyendo en las negociaciones, entienden que solamente el larretismo y el radicalismo estuvieron representados en los convites con la provincia.

Más allá de todos estos vaivenes puede aventurarse que el enojo también alcanzaría a un jefe comunal del Gran buenos Aires y que no tiene la mejor relación con Máximo Kirchner: Fernando Gray.

El intendente de Esteban Echeverría habría tirado la bronca porque en la repartija de fondos su distrito habría quedado rezagado respecto a otras intendencias cuyos alcaldes mantienen una alianza política con el jefe de La Cámpora y Cristina Kirchner.

El año electoral altera los ánimos y los intendentes que deben revalidar sus gestiones y sumergirse a la pelea en el territorio propenden a defender con ahínco cada peso que rascan de la olla.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias