martes 16 de abril de 2024 - Edición Nº1959

Avellaneda | 30 dic 2022

CONTRA LAS SOGAS

Presionado, por "los bastones de mariscal", Ferraresi apuró su candidatura local y nadie le cree cuando habla de las PASO

La remanida frase “no es tiempo de hablar de candidaturas”, quedó fuera de agenda. González Santalla y Mónica Litza presionan la agenda local. Ferraresi pidió PASO a nivel nacional, pero en Avellaneda no parece haber lugar para ampliar la oferta peronista. ¿Qué pasó con Magdalena Sierra?


Por: Ricardo Carossino

El intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi renunció a sus pretensiones de ir por la gobernación de la Provincia de Buenos Aires con el argumento de la edad (61), sin embargo, dejó abierta la puerta para que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (69) aspire a ser candidata a Presidenta de la Nación.

Este tipo de declaraciones contextualmente arbitrarias son las que han generado en el mandamás de Avellaneda, un estilo que, para su propia militancia y dirigencia, es cuando menos “polémico” por no decir, como afirman a Política del Sur, “poco creíble”.

Ferraresi tuvo un encuentro por otra parte con la CGT de Daer y Acuña y con intendentes tanto de la Primera y de la Tercera, con el objeto, según fuentes oficiales del entorno del intendente, para “empezar a construir un espacio de contención para la candidatura de CFK”.

Sin embargo, desde el PJ, dicen que el encuentro fue (en verdad) para diseñar una red de contención, pero para evitar que La Cámpora y Cristina Fernández vuelvan a querer manejar la lapicera. Como ya adelantó en otra oportunidad PDSur, el senador de La Cámpora, Emanuel González Santalla, está duramente enfrentado a Ferraresi y de acuerdo a información recogida en estos meses, el legislador era un contrincante “muy peligroso”, si la candidata era la esposa del ex ministro de Hábitat.

Justamente lo que sorprendió a propios y ajenos en el Municipio fue la necesidad del intendente de salir antes de fin de año a afirmar que él será el candidato local. ¿Qué es lo que apuró a hacer esta declaración oficial, cuando todavía es tiempo de apelar a la remanida frase, “no es momento de hablar de candidaturas”?

Apenas unos meses atrás, PDSur adelantaba a sus lectores que su esposa, Magdalena Sierra, hoy jefa de Gabinete, iba a ser la candidata a intendenta, incluso este medio especulaba con una interna entre dos dirigentas, sumando a la diputada nacional Mónica Litza por el Frente Renovador, pero el escenario cambió de manera brusca.

Por otra parte, este medio web manejaba la información de que Jorge Ferraresi tenía la seria y decidida pretensión de ser candidato a vicegobernador. Al mismo tiempo y según la información que llegaba a esta redacción, Sierra no terminaba de convencer a los vecinos, no perforaba la media en su distrito, o como dicen en la jerga, “no le daban los números”.

Si el ex ministro de Nación arriesgaba esta estrategia, corría dos riesgos inauditos: perder en provincia y perder su pago chico y como cualquiera sabe, si le pasaba esto, ni un consejero escolar suplente le iba a atender el teléfono. Por esta razón, se vio obligado a dejar el Ministerio y volver a Avellaneda, para ordenar el tablero del peronismo local a su gusto y piacere y ponerse como candidato de manera precoz.  

El estilo de Ferraresi, de decir una cosa y hacer otra, es lo que le sirvió para ganarse grandes amigos de la oposición y enemigos internos que, si siguen con él, es porque saben que tiene la sartén por el mango y es justamente esa suerte de “virtud”, la que también le critican, porque en la nota ofrecida a un periodista aliado de radio La Red, el ex ministro de Vivienda aprobó las PASO, al opinar que son saludables y que sirven para construir la unidad.

Pero cuando se hurga apenas un poco en el fondo de la lata, las voces de Avellaneda, (las propias, sobre todo), lo que más le critican al intendente es la falta de voluntad para buscar unidad del Frente de Todos, y de obligar a alinearse detrás de él a quien quiera seguirlo o quedar afuera del armado.

“Ferraresi quiere unidad, pero bajo su propio comando. En Avellaneda no hay lugar para la competencia, como él pregona de la boca para afuera, dicen. Él arma la lista, y al que no le gusta que se vaya”, confió a este medio un dirigente del espacio propio.

La pregunta es si esta vez, el jefe comunal habilitará las PASO. De acuerdo a lo que este medio pudo indagar, no permitiría la interna y anularía cualquier competencia que pudiera disputarle la primera minoría local.

Se mencionó a la diputada nacional Litza, quien desde hace dos años viene diciendo que es la candidata natural por el Frente Renovador, queda pendiente la pregunta sobre si lo es con Ferraresi candidato o lo era con Sierra candidata. Además, hubo una crítica dura de Litza en el último armado de lista del 2021, cuando le dijo a este mismo medio que Ferraresi había sido “poco generoso a la hora de conformar el armado de concejales”.

Como se recordará además, una de las voces más críticas ha sido la del rector de la Universidad de Avellaneda, Jorge Calzoni, que fue inexplicablemente apartado de cualquier discusión política por parte del intendente sin darle la oportunidad de participar en una PASO, y quitándole el diálogo interno y hasta institucional.

Estas son las características que objetan puertas adentro a Ferraresi, donde la militancia y los dirigentes de segundas y terceras líneas no terminan de armar redes de contención. Por supuesto que la “caja” Municipal viene tapando las disconformidades del peronismo de Avellaneda, pero ¿por cuánto tiempo más?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias