jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Provincia | 25 nov 2022

Interna amarilla

Ritondo junta apoyos y espera a Macri

El candidato a gobernador recorre la provincia flanqueado por referentes del vidalismo duro e intendentes que responden al bullrismo. Mientras limó asperezas con Santilli, el jefe del bloque nacional del PRO busca una definición del ex presidente que llegaría sobre el fin del verano.


Por: Federico Cedarri

La fiebre mundialista no contribuye a empañar por ahora la actividad febril intestina que envuelve a una de las principales fuerzas políticas de la composición opositora: el PRO.

La provincia de Buenos Aires es el escenario en el que parece no discernirse tan fácilmente la inquina que involucra a los tres espacios amarillos que pugnan por la gobernación.

Es que los resabios del vidalismo continúan apuntalando a Cristian Ritondo y escamoteando el apoyo pleno a su jefa, por lo que todo indica que el ex ministro de Seguridad hasta ahora no logra la conjugación con un candidato presidencial con potencial que lo apuntale: “Cristian por ahora está jugando la de él, pero en algún momento va a tener que alinearse o con Horacio o Patricia porque lo de María Eugenia es globo”, soltó con crudeza un legislador amarillo a PDS.

No obstante, Ritondo también juega al misterio y levanta sospechas en el campamento larretista, ya que sus recurrentes reuniones con Mauricio Macri no hacen más que alimentar el rumor extramuros de que finalmente el jefe del bloque del PRO pueda terminar colgado de la boleta de un ex presidente que apueste a jugar el segundo tiempo.

Pese a que fuentes ligadas a Ritondo continúan sosteniendo con vehemencia que su jefe solo responde a Vidal, no son pocos los referentes ligados al alcalde porteño que empiezan a poner las barbas en remojo.

Durante las semanas pasadas Ritondo y Diego Santilli pactaron una tregua y limaron asperezas acordando no agredirse mutuamente durante los próximos meses.

En tanto, el ex ministro de Seguridad sigue a todo vapor con la conformación de sus equipos técnicos que coordina el alcalde de Pinamar, Martín Yeza.

La particularidad es que la mayoría de los cuadros que reportan a Ritondo apoyan la candidatura presidencial de Patricia Bullrich, solamente el diputado provincial Alex Campbell es el único exponente del vidalismo duro que se sienta en la mesa chica del ex ministro bonaerense.

En el larretismo sostienen que esa contradicción de frágiles apoyos terminará influenciando negativamente en la campaña de Ritondo, situación que lo obligará finalmente a sincerar la cuestión de fondo y enrolarse dentro del macrismo duro que hoy se representa en Patricia Bullrich.

En rigor, Ritondo apuesta a hacer la plancha y pasar el verano a la espera de la decisión que finalmente esbozaría en abril Macri, se presume que si el ex presidente no juega podría volcarse más por necesidad que por convicción al armado de la Piba.

Larreta prosigue con el ampliado de su armado

El jefe de Gobierno porteño continúa de manera cansina pero sin desmayos la composición de una estructura que apuesta por sobre todo a incorporar extra partidarios que en algún momento coquetearon con el kirchnerismo.

Rodríguez Larreta tiene la decisión de proseguir recorriendo el país apostando a un armado heterogéneo que trascienda los límites geográficos que le imponen desde el manual dogmático tanto el ex presidente como Bullrich.

Y en ese sentido, el alcalde porteño coincide con la estrategia del radical Facundo Manes que desentendido de la pureza correligionaria también va en busca de nuevos aliados que no comulgan con las ideas centenarias.

No faltan trascendidos, que rápidamente fueron desbaratados, que daba cuenta de la posibilidad concreta de una fórmula conjunta entre el alcalde porteño y el neurocientífico.

Rodríguez Larreta soporta y padece el hostigamiento de un macrismo que cuestiona a cada paso la política de alianzas del jefe de gobierno, aduciendo que desfiguran el espíritu ético y moral de la composición original del PRO.

Mauricio se ha vuelto un cruzado, creo que pasó su tiempo y está sosteniendo con alfileres un liderazgo que a medida que nos acerquemos a la carrera electoral de 2023 se diluirá irremediablemente”, soltó un larretista de paladar negro que buscó desdramatizar los cruces internos.

Desde el macrismo desacreditan permanentemente al Jefe de Gobierno porteño por sus posibles entendimientos con referentes ajenos a la composición sui generis de Juntos por el Cambio: “El PRO no puede descuidar su esencia y estos personajes que está incorporando Larreta como los Carambia en Santa Cruz ya jugaron con el kirchnerismo y no son de confiar”, indicó a este portal un legislador bullrista.

“El macrismo fue un fracaso y es tiempo de enfocarse en lo nuevo y buscar las condiciones objetivas para una nueva etapa en caso de que seamos gobierno”, contrarresta una espada larretista a PDS poniendo el foco en el futuro y buscando desacreditar de algún modo lo que considera un matiz sectario del sector más ortodoxo de la fuerza amarilla.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias