jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Provincia | 13 nov 2022

OTRA VEZ SOPITA-FURGÓN DE COLA

¿Sabe la militancia radical lo que viene? Los que entregarán la UCR al PRO ya tienen nombre y apellido

Hay nuevos líderes radicales en 31 Municipios. Cómo quedó la tercera. De poco sirve. La UCR volverá a repetir su historia reciente. Manes pierde apoyos. Macri ya elaboró su estrategia. El 2023 parece sentenciado.


Por: Ricardo Carossino

De manera absolutamente aleatoria, la UCR tuvo en los últimos seis años una repentina reactualización doctrinaria que terminó por definir cuatro categorías de radicales, a orden del periodista que firma esta nota: los de derecha, los de izquierda, los nostálgicos y los idealistas.

Este redactor, al hacer la nota, decidió excluir de la ecuación a los de derecha porque mienten y a los nostálgicos porque se desconectaron por completo del presente, por lo que se puede acusar de parcial a la hora del análisis, de todas maneras, las denuncias caerán en Comodoro Py, esa suerte de Triángulo de las Bermudas, donde los expedientes desaparecen misteriosamente.

Política del Sur dialogó con dos fuentes de la UCR que actualizaron los escenarios internos del radicalismo de aquí a marzo/abril. Las dos fuentes (una de la primera y una de la tercera) fueron coincidentes en la sentencia: en 2023 la polarización estará dada por dos candidatos que serían Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner.

La novedad que plantean estos dos dirigentes radicales (el de izquierda y el idealista) es que haga lo que se haga, de aquí en más, “todo será en balde”, como decían nuestras abuelas (las de los que peinamos canas, desde luego).

Para quienes no estén familiarizados con la expresión, estos radicales dijeron que el radicalismo volvió a caer en la trampa de jugar la interna de PRO y que cualquier plan de último momento no tendrá ningún sentido. O sea, la UCR volverá a ser furgón de cola.

Las elecciones de ayer en la Provincia de Buenos Aires es una clara muestra de que no existe intención bonaerense de cambiar algo respecto de los acuerdos (podríamos decir ya históricos) entre el macrismo y el radicalismo de derecha. Parece todo armado para el candidato a gobernador de Juntos, Cristian Ritondo.  

De 135 municipios sólo hubo puja en 31. De esos 31, hay 10 que pertenecen a la tercera sección electoral, entre los cuales figuran como importantes, Almirante Brown, Lomas de Zamora, Berazategui, La Matanza y Florencio Varela.  

En Brown ganó Mariela Cignale de Adelante, en Lomas de Zamora, Alejandro Trota de Evolución, en Avellaneda, Martín Ruíz Desa de Adelante, en Lanús, Mario Ledesma de Adelante, y en Esteban Echeverría, Alicia Chacón de Evolución.

Lo que debería resaltar ahora, de cara a los acuerdos que vendrá en marzo/abril es que en la Provincia habrá 104 municipios en los que la bronca interna hará mella, de manera inevitable, cuando se vaya a las urnas. ¿Habrá pensado en eso el diputado provincial Maximiliano Abad? No, claro que no.

Por lo que las dos fuentes consultadas refirieron a Política del Sur, la prima dona del radicalismo se presenta como candidato a gobernador para terminar presidiendo el Senado bonaerense, como pasó con Daniel Salvador pegado a María Eugenia Vidal, donde hizo el doble juego de jefe de la UCR y Vice, perjudicando gravemente la primera de las dos tareas, que se mencionan.

Para la militancia radical y la dirigencia de los pueblos que no manejan el orden burocrático del partido, el escenario está más que claro porque el diputado nacional Facundo Manes pasó de ser la Estrella de Belén a ser la noche oscura de la crucifixión, sin promesa de resurrección, por supuesto.

Según informaron a este medio, el neurocientífico (que no es neurocirujano como le dicen algunos periodistas: para eso debería haber estudiado mucho más), prepararía su entrada a Jerusalén, cual mesías nacional, en abril (tanto como para no desgastarse ahora), quizás hasta en febrero, si hay urgencia, pero fue justamente después de esa entrada triunfal, que al nazareno se la cobraron los traidores del Sanedrín.

El problema con Manes, plantean, es que no pisa un comité radical, ni aunque le canten “Adelante radicales”, versión rapeada. Esto molesta y mucho a la militancia y sobre todo a los dirigentes de los pueblos. El neurocientífico explica que recorre el país para buscar los votos independientes porque los propios ya los tiene.

“Upsss”, como dicen ahora los pibes. Por lo que aseguran los boinas blancas con los que habló PDSur, el hombre cree que tiene el apoyo partidario, “pero parece que se equivoca”, porque a la UCR está cocinando otra cosa a fuego lento.

La estrategia del ex Presidente de la Nación, quedó en evidencia como una de las jugadas más astutas del tablero 2023, porque se las ingenió para fragmentar al radicalismo, y ahora no hay quien lo vuelta a meter unido a un corral.

Mauricio Macri cerró con la sexy senadora Carolina Lozada (buena fórmula), Patricia Bullrich cerró con Alfredo Cornejo y Horacio Rodríguez Larreta, con Gerardo Morales. Adios Manes, siempre te recodaremos como el crédito del centro bobo.

¿Qué hará Macri? En abril/mayo alienará a Bullrich y su tropa, irá a una PASO con “el pelado porteño”, ganará la interna y en el ballotage cerrará con toda la ultraderecha (Milei/Espert) y la derecha (María Eugenia Vidal, Ricardo López Murphy) para quedarse con el paquete con el que deberá competir, según estos dirigentes radicales “con Cristina”.

Como dijo un dirigente del PRO de la Primera sección consultado por este medio sobre las PASO amarillas, “entre Horacio y Mauricio, ¿para qué vas a elegir la copia, si tenés al original? Gana Mauricio sin despeinarse (ingeniosa metáfora capilar)”.

La UCR repite su destino (al parecer ya, inevitable) de furgón de cola. Para muchos dirigentes parece ser más productivo ser cola de león que cabeza de ratón. De nuevo la inmobiliaria alquilará la estructura a Mauricio Macri, que son su nombre le terminaría ganándo a la billetera del pelado Larreta en una interna.

“En 2015 fuimos de atrás con Macri porque llegamos a las negociaciones con ese pobre 3% de Ernesto Sanz, en 2019 porque Macri era jefe del Estado Mayor, y ahora, porque es el único que se puede subir al ring contra Cristina”, pero el caso es que otra vez seremos segundos”, afirmó la fuente consultada de la Primera Sección.

Al consultarse sobre Manes sentenció: “En 2021 parecíamos los radicales del ´83. Manes era taquillero. Donde lo presentabas, llenaba, pero ya empezó a hacer agua por todas partes. Y encima el único operador que tiene es el hermano (Gastón), que carece por completo de jerarquía para conseguir apoyos”.

“La verdad -dijo la fuente de la Tercera Sección- La fragmentación de la UCR que causó el PRO, en realidad es culpa de Manes, que no sabe jugar a la política”.

-¿Podría armar una fuerza como hizo Sergio Massa en 2013 con el Frente Renovador?, preguntó este diario Web.

La respuesta de este dirigente fue más que contundente:

-Massa es político. Manes neurocientífico.

-¿No tiene chances ya para pelear algo?

-Manes no tiene con qué contrarestar el juego de Mauricio Macri. No tiene operadores, y tiene menos tropa que (el Presidente de la Nación), Alberto Fernández. El tipo cree que avanza, pero camina en una de esas cintas sin fin que usan los gimnasios.

De acuerdo a lo evaluado con estos dos dirigentes, hay un “desbarajuste importante en los pueblos”. Tanto en la Primera como en la Tercera “no hay candidatos a intendentes que tengan algún tipo de chance”. Claramente, a los barones peronistas no se les pueden ganar y donde gobierna el PRO juegan de eternos suplentes, como en Lanús y en Tres de Febrero.

Ese desbarajuste baja a los pueblos. En la tercera aún ningún radical salió a decir yo soy candidato a intendente. El dirigente de la Tercera mencionó al pasar a un radical que podía haber hecho carrera: el esclavo del Grupo Clarín, Luís Otero, que dejó a los radicales de Avellaneda juntando del piso, las cáscaras de los manises. Otero se subió al ring para cobrar la bolsa y se tiró en el último round para que pareciera nocaut. “Un chanta”, sentenció este dirigente.  

Al cabo, si se habla de radicalismo, es todo lo que se puede decir. Corren de atrás, se tirán a los pies y arman dos líneas de cinco en su propio campo. Es lo que hay.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias