jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Provincia | 8 nov 2022

Dura negociación

Presupuesto: La oposición redobla la apuesta y pide un resarcimiento por desactualización de partidas

Los alcaldes juntistas buscarán que se les expenda unos 5.000 millones de pesos extras por el desfasaje en los costos de las obras producto de la inflación de 2022. Exigen triplicar el FIM y que el gobierno de Kicillof cancele definitivamente la deuda por los recursos extraordinarios otorgados a las comunas durante la pandemia.


Por: Federico Cedarri

La senda de negociaciones en el marco del tratamiento del Presupuesto y la Ley Impositiva 2023 comienza a desandarse en un noviembre jaqueado por las internas y disputas en los diferentes espacios a lo que se agrega la fiebre mundialista irrefrenable.

Sin embargo, el oficialismo dejó claro que la cita ecuménica no será un impedimento para el desfile de los ministros de Axel Kicillof por la Legislatura bonaerense.

En ese sentido, este martes la Cámara Baja provincia recibirá al titular de ARBA, Cristian Girard, que defenderá ante los legisladores los principales lineamientos del proyecto de Ley Impositiva.

El gobierno de Axel Kicillof evitó un revalúo de los inmuebles rurales en lo que pudo interpretarse como un gesto amigable hacia los productores por lo que la cuota sufrirá solamente un aumento promedio del 60%, por debajo de las previsiones inflacionarias, extendiéndose a un tope del 75% en propiedades mas expansivas.

Del mismo modo, en lo que concierne al inmobiliario urbano también los aumentos promedios oscilarán el 60% por ciento con topes del 75% para las valuaciones más onerosas.

El frustrado revalúo a las extensiones de tierras también evitó la polémica que presuntamente iba a disparar la suba de otro impuesto muy sensible para los bolsillos de los bonaerenses y ligado al trajinar del inmobiliario rural: el tributo a los bienes personales.

En el derrotero de visitas de los funcionarios provinciales es aguardado con ansias el titular de infraestructura, el malvinense Leonardo Nardini, que será el encargado junto con los alcaldes propios y ajenos de la confección de un nuevo Fondo de Infraestructura Municipal (FIM).

El gobernador Kicillof no incluyó esta fuente de recursos extras para las comunas dentro de la pauta presupuestaria con la intención de que el mismo se convierta en una carta de negociación ante una oposición que muestra los dientes.

En lo que tiene que ver particularmente con los entretelones de la rosca con los principales operadores de Juntos, este portal pudo saber que se encuentra arriba de la mesa una urgente petición al IOMA para reconsiderar la cancelación de deudas con los municipios que la obra social viene pateando desde mediados del 2021.

Del mismo modo, los alcaldes juntistas reclaman con insistencia al Ejecutivo la veloz emisión de los saldos de los certificados de obra para poder continuar los distintos emprendimientos en los municipios que en algunos casos, según denuncian, llevan meses de demora

Fondo por 90.000 millones de pesos y resarcimiento de otros 5.000 más

La presunción de debilidad que ostenta el gobierno de Kicillof en la Cámara Baja donde se hace imperiosa la necesidad de acordar con la oposición para la obtención de una aprobación presupuestaria, envalentona de sobremanera a los alcaldes de Juntos que elevan la vara de pedidos tomando en cuenta que también atravesarán el año electoral.

Los juntistas no ignoran que el Gobernador duplicó para el 2023 los recursos disponibles con lo cual dejó implícita la intención del peronismo de concentrar esfuerzos y dinero en el principal distrito electoral del país.

Así las cosas, los intendentes opositores recogen el guante y no piensan dejar pasar la ocasión por lo que exigirán que se tripliquen los fondos disponibles para obras con vistas al año entrante.

“Por ahora los pedidos son bastante desmedidos entendemos que 'pecharán' alto para después poder acordar en alrededor de 60 millones en orden con la duplicación del Presupuesto”, explica a PDS un legislador peronista confraternizado con las negociaciones.

A los cerca de 90.000 millones que exigen los jefes comunales opositores habrá que agregarle alrededor de 5.000 millones más que solicitan en concepto de resarcimiento, debido a las desactualizaciones que sufrieron los fondos previstos originalmente a raíz de la escalada inflacionaria.

“La estimación del FIM de este año se pacto bajo una estimación inflacionaria de alrededor del 35 % y será de casi tres dígitos el número final”, aclara un diputado amarillo experto en lides presupuestarias.

Por último, los juntistas contraatacan con otro pedido que fue desestimado durante las negociaciones del año pasado pero que vuelve tomar impulso nuevamente: la caducidad total de la deuda por recursos a municipios distribuidos en carácter extraordinario durante la pandemia.

Cabe recordar, que la provincia ha venido postergando invariablemente los vencimiento de aquellas partidas, pero que en esta ocasión los juntistas no quieren más gambetas a las devoluciones sino que proponen lisa y llanamente que se contabilicen como adelantos del erario bonaerense y finalmente sean desestimadas: “Es lo más lógico ya que la provincia también los recibió de Nación y no lo ha devuelto”, justificó otro legislador juntista.

En rigor, la negociación presenta muchas aristas abiertas lo cual siembra interrogantes sobre la posibilidad concreta de que el oficialismo pueda obtener su aprobación, como pretende, antes de la finalización del Mundial.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias