sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

Lanús | 19 oct 2022

PRIMARIAS EN EL PERONISMO

Si tocan las PASO, “qué quilombo se va armar”, advierte un sector del FDT

Es un mensaje claro para adentro del peronismo de Lanús. La fuente pertenece al bloque opositor. Política del Sur dialogó con otras miradas del kirchnerismo local. Habría una polarización. ¿Quiénes tienen más votos hoy?


Por: Ricardo Carossino

Ante la necesidad de tener la elección de la Provincia de Buenos Aires atada a la de Nación, se cae la estrategia de La Cámpora de cerrarse en el territorio bonaerense dejando librado a su suerte al Presidente de la Nación, Alberto Fernández. Esto obedece a la chance que tiene Lula Da Silva de ganar las elecciones en Brasil por lo que Cristina Fernández de Kirchner iría por un tercer mandato.

Caída esta instancia, para que el Frente de Todos o como se llame en 2023, tenga una instancia de triunfo en la Provincia, lo más indicado es desarticular la estrategia del enemigo, o sea, poner contra las sogas a Juntos y cancelarle las PASO para generar un caos dentro de sus frentes internos.

Esto no traería grandes complicaciones, por ejemplo, en Lomas de Zamora, en Echeverría y mucho menos en Avellaneda, pero habrá que ver en Almirante Brown o en Hurlingham, siempre hablando de los Municipios gobernados por peronistas.

Ahora, ¿qué pasa en los Municipios donde gobierna el PRO?, por caso La Plata, Vicente López, Tres de Febrero y por supuesto, el principal enclave macrista de la Tercera: Lanús.

Política del Sur tomó en consideración esta instancia, donde el amarillento Néstor Grindetti, parece tener todo cerrado con un moño de celebración (nunca se debe cantar victoria de todos modos). Su candidato, Diego Kravetz, está descorchando de antemano las botellas de espumante y quizás debería esperar.

Este medio habló con dos fuentes muy calificadas del Frente de Todos de Lanús y dieron su opinión al respecto. Una de las dos fuentes fue temerariamente categórica: “Si no hay PASO, qué quilombo se va armar”.

Si habiendo PASO en todas las pasadas elecciones se perdió por las peleas internas, sin Primarias Obligatorias, quizás podría llegar a estallar todo por los aires, y esto es lo que Grindetti y Kravetz perciben.

Pero, ¡tenga mano tallador! La otra fuente consultada, abrió, aún sin PASO, un escenario más alentador para el peronismo-kirchnerismo-massismo. Un viejo conocedor de la política de Lanús, si bien sabe que el 23 va a estar muy complicado para el FDT, no dejó de entrever que siempre puede haber soluciones.

PDSur está en condiciones de afirmar que el concejal de La Cámpora, Julián Álvarez, empezó a tener una actitud muy distinta a los años anteriores en que creyó ser un lobo solitario capaz de torcer cualquier correlación de fuerzas, y con la cola entre las patas (y con la clara y decisiva intención de ser intendente), salió a pedir apoyos.

De acuerdo a lo que se presume en las filas del FDT, el titular del PJ lanusense estaría evaluando tener un acercamiento con el hombre del jefe bonaerense de Gabinete Martín Insaurralde. En este caso, Omar Galdurralde no termina de instalarse aún en el territorio y el ex viceministro nacional se acercaría para cerrar filas.

¿El grupo de Agustín Balladares entiende cómo se están acomodando las fichas en el tablero? Quizás. Sin embargo, el concejal del FDT parece pretender exponer un poder propio que no tiene el brillo que su dueño cree.

A Balladares se lo considera como dirigente, aunque con ciertos recelos. Maneja “caja”, dispone de planes para seducir a una parte del electorado, pero se lo mira de reojo. Hay dirigentes, que confesaron a PDSur que desconfían de la estrategia de asistencia social que elabora el director Nacional en Jefatura de Gabinete y temen un carpetazo en 2023.

El otro jugador del territorio es sin duda un hombre de enorme poder, como es el diputado Nicolás Russo que aspira a quedarse con el sillón que hoy ocupa Grindetti. Russo es el Frente Renovador y eso en este momento puede tanto un agravante como un atenuante, según la gestión que tenga el ministro de Economía de Nación.

En este escenario empieza a vislumbrase una polarización muy marcada. Una fuente del FDT opinó para este medio que no le extrañaría que se estén conformando dos bloques bien delineados: “uno con Russo y Balladares y otro con Galdurralde y Álvarez”, afirmó.

La polarización podría llegar a darse ante la falta de PASO, considerando que en ese caso los candidatos se negociarán entre Máximo Kirchner y Sergio Massa, según el Municipio, y cómo se trata una estructura bicéfala, los más débiles se acercan a los más fuertes. No hay nada de ilógico en esto: Álvarez es Máximo y Russo es Massa.

Pero en este análisis, hubo un hecho que para muchos pasó desapercibido, pero no para el ex viceministro de Justicia. Se trata de las dos convocatorias que se realizaron en Lanús ante el obsceno intento de magnicidio que sufriera la Vicepresidenta de la Nación.

Por un lado, el kirchnerismo que hoy maneja el PJ de Lanús juntó algo de gente en su acto, pero el peronismo, que antes manejaba el PJ de Lanús, tuvo una respuesta popular y de militantes mucho más convincente, con lo cual se demostró cómo quedó la verdadera correlación de fuerzas. El líder del acto más convocante fue el ex intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez.

Julián Álvarez parece haber leído correctamente el escenario y habría decidido acercar posiciones para construir un nuevo poder local, a sabiendas de que (analizando las elecciones pasadas), no sería erróneo leer que los votos que le faltaron al concejal para sacar al PRO de la intendencia estarían en el dariismo, el mismo al que en su momento el fallecido Manolo Quindimil menospreciara, llevándose dos sorpresas: 2005 y 2007. Que se tenga en cuenta que, sacando a Manolo, el único peronista que ganó elecciones en Lanús fue el odontólogo y ninguno otro más.

La pregunta es si el dariismo de hoy es el mismo de esos años. Bueno, no. No tiene la fuerza y la mística que supo tener con Néstor Kirchner en vida, sin embargo, está de pie, respira, late, presiona y tiene un importante poder de daño, sobre todo porque es un león herido por haber quedado afuera del Justicialismo local. Julián Álvarez y Nicolás Russo parecen haberlo entendido, no así otros actores lanusenses.

Darío Díaz Pérez, más allá de las observaciones en su contra que este medio viene recogiendo desde hace más de un año, es quien desequilibra la balanza a la hora de contar los votos. Pero esta es una lectura despojada de todo interés o ego político por obra y gracia de este periodista. Diferente será la mirada de los actores involucrados en el reparto del poder.

¡Si tocan las PASO, “qué quilombo se va armar”!, insistió la fuente consultada del HCD de Lanús. En todo caso el “quilombo” lo armarán los que no encabecen o queden afuera. La pregunta que subyace ahora, es quién tiene más fuerza o representación electoral en el peronismo de Lanús: ¿los que mandan o los que obedecen?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias