viernes 30 de septiembre de 2022 - Edición Nº1395

Provincia | 23 sep 2022

Cambios de planificación

El radicalismo avizora la posibilidad de conformar una fórmula híbrida con el PRO para la gobernación

El partido centenario parece haber abandonado la idea primogénita de parir un candidato puro preso de la coyuntura y la falta de figuras taquilleras. Los alcaldes correligionarios buscarán tener decisión en la elección del nombre que compondría el hipotético binomio con sus socios amarillos.


Por: Federico Cedarri

El radicalismo de la provincia de Buenos Aires atraviesa una situación de estancamiento en sus primitivas expectativas debido a que la fuerza carece por el momento de un potencial candidato a gobernador que despierte entusiasmo entre los bonaerenses.

La falta de una figura rutilante que rompa el molde parece sumir a los centenarios en un estado de angustia debido a que ven naufragar la promesa que habían expresado a los cuatro vientos de que generarían para el 2023 un oferta pura y competitiva en la provincia.

Ante la posibilidad cada vez más concreta de que el oficialista Frente de Todos avance en la intentona de suspender las primarias, el partido de Alem no tendría preparada una coartada para esa coyuntura.

Se presume que en ese escenario el radicalismo quedaría desvalido y tendría que capitular en su idea primaria de presentar candidatos del espacio en el ámbito de la provincia.

Hoy puede aventurarse que el candidato más instalado que pueden presumir los correligionarios es el sanisidrense, Gustavo Posse, quien todo indicaría que se apresta a sellar un pacto de unidad y evitar una interna por la conducción del Comité Provincia con el oficialista Maxi Abad.

Desde la nomenclatura de la fuerza centenaria hacen trascender que aguardarán la definición de los comicios internos, donde habrá puja en los distritos, entre ellos La Plata, donde Evolución jugará fuerte con el funcionario de Julio Garro, Pablo Nicoletti, contra el candidato de Facundo Manes, Pablo Juliano, para finalmente proclamar un candidato que no sería otro que el marplatense Abad que se encamararía precedido de una nítida victoria el próximo 13 de noviembre.

Mientras tanto, para colmar la sed de definiciones que embarga a los alcaldes boina blanca argumentan desde el politburó provincial que se encuentran trabajando en un plan de gobierno que ejercerá de respaldo para la hipotética oferta partidaria.

Pese a la intención del oficialismo de suspender las PASO a nivel nacional y provincial, las alianzas en el radicalismo para apuntalar a los candidatos a la Casa Rosada están a la orden del día.

Facundo Manes continua su derrotero de recorridas por el país y sabe que cuenta, según sondeos, con un sostenido apoyo de una franja etaria de jóvenes extra partidarios que también observan con simpatía al libertario Javier Milei.

Por esta razón, el neurocirujano pregona la necesidad de encauzar una nueva composición de la alianza opositora focalizada más en el centro del espectro ideológico y dejando de lado las posturas radicalizadas de los halcones del PRO referenciados en Patricia Bullrich y Mauricio Macri.

Manes también descuenta el apoyo de la estructura del oficialismo radical ante lo cual el otro presidenciable, el gobernador Gerardo Morales, comienza a nutrirse del apoyo de otros referentes distritales.

Son asiduas la visitas del jujeño a San Isidro donde es recibido con todos los honores por Posse y parte de su aceitada estructura política bonaerense, compuesta de bancadas propias en una veintena de Concejos Deliberantes y de un bloque que se embandera tras su égida en la Legislatura bonaerense y que funciona como una especie de interbloque de Juntos manteniendo cierta autonomía en sus decisiones.

Comienza a admitir el radicalismo la posibilidad concreta de fórmulas híbridas

Los correligionarios asisten estupefactos a las disputas que llevan adelante sus socios del PRO que pueden exhibir dos candidatos fuertes a la gobernación con apoyo de los pesos pesados nacionales de la fuerza amarilla: Diego Santilli de la mano de Horacio Rodriguez Larreta y Cristian Ritondo con el firme apoyo de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y en las sombras María Eugenia Vidal.

Ante ese cuadro de situación, y como anticipara PDS, los centenarios presienten que deberán renunciar a la pretensión de presentar un candidato del palo y asumen cada vez más abiertamente que la formulación de binomios híbridos comienza a tomar cuerpo.

Entienden que si no se realizan las PASO la mejor manera de escapar a la maraña de enfrentamientos es presentar una oferta electoral para la gobernación en la que el radicalismo acompañe al potencial candidato del PRO que podría, especulan, ser discernido en una interna de la fuerza amarilla precedente.

Si bien todavía desde la fuerza centenaria no exhiben nombres de posibles candidatos a vicegobernador, los intendentes centenarios por su poder de fuego en el interior se reservarían el convite de ser partícipes fundamentales en la elección del mismo.

Los correligionarios también perseguirán el reaseguro de no volver a ser furgón de cola en caso de llegar al gobierno provincial como sienten que lo fueron en el período del gobierno de María Eugenia Vidal, cuando solo cobraron la caja del Senado provincial y un ministerio con presupuesto minúsculo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias