sábado 01 de octubre de 2022 - Edición Nº1396

Policiales | 21 sep 2022

EN VILLA ALBERTINA

Su hija desapareció hace casi 20 años y pide la reactivación de la búsqueda

"Para mí, ella fue secuestrada por una red de trata", sostuvo el padre de Laura González, desaparecida desde que en junio del 2004 salió de la casa de su madre, cuando tenía 16 años.


Carlos González es el padre de una nena que tenía 16 años el día que fue vista por última vez en junio del 2004 cuando se ausentó de la casa de su madre, en Villa Albertina, y nunca más volvió.

Durante más de 18 años de buscar pistar para saber que pasó con Laura González, su familia ahora pide la reactivación de la causa para retomar la búsqueda.

"Ha sido archivada desde el momento que me tomaron la denuncia, jamás se comunicaron conmigo. Sí me dieron la autorización para difundir la desaparición de mi hija. Pero no pude ingresar en canales y poder difundirlo", contó el papá.

La adolescente no se llevó dinero, ni celular ni le dijo a nadie a donde se iba. Desde entonces, sus familiares empezaron a buscarla por su cuenta, tocando puertas y llevando su foto a cada punto de Villa Albertina, pero no hubo resultados positivos. 

Incluso llevó su imagen a los canales de televisión, aunque fue en vano, ya que no habría contado con el apoyo necesario para difundir su pedido de colaboración a la comunidad. Pese a la adversidadsu padre nunca dejó de buscarla y hasta el día de hoy el anhelo de volverla a ver es lo que mantiene su investigación en pie.

"Ella salió con la misma ropa, sin documentos. Para mí, ella fue secuestrada por una red de trata. Como padre se me han cruzado un montón de preguntas, pero en el 2004 no había cámaras, no había registros para su búsqueda", expresó el entrevistado al programa Política del Sur.

"Por la edad que tenía, en algún momento los adolescentes siempre tenían algunas actitudes de rebeldía. Tal vez llegó a pensar que estaba enojada con nosotros y se fue. Jamás hizo un llamado a sus tías, hermana, jamás dio una señal de vida", señaló.

En medio del dolor por la desaparición y la falta de novedades sobre su paradero, Carlos habría sido víctima de estafadores que se habrían hecho pasar por investigadores para aprovecharse de su desesperación.

"Hoy gracias a las redes sociales uno pierde una mascota y la encuentra, pero hace 18 años esto no estaba. La Justicia no hizo nada, no investigó. Había personas que venían a pedirme plata a cambio de buscar a mi hija, eran estafadores", agregó.

"Todavía no sé si mi hija está viva o muerta. Mi vida en lo personal cambió, esperando que aparezca", finalizó el hombre, que puso su número a disposición de todos aquellos que puedan colaborar con datos sobre el paradero de Laura: 11-3190-8313.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias