sábado 01 de octubre de 2022 - Edición Nº1396

Provincia | 19 sep 2022

ESTRATEGIA ELECTORAL

El FDT bonaerense no quiere ir a las PASO y los intendentes presionan para suspenderlas

El PRO terminaría con su interna aún más desordenada. Dirigentes de la UCR no lo ven tan mal. Los extremos del arco levantarían el pulgar. En este esquema, quien más tiene, más pierde. El costo para la Provincia sería la excusa perfecta.


Por: Ricardo Carossino

El Frente de Todos no quiere PASO en la Provincia de Buenos Aires. Esto está confirmado por tres fuentes de la Tercera sección electoral a Política del Sur. Salta y San Juan ya decretaron el no a las primarias y Chubut y Catamarca van por el mismo camino. Pero el caso más emblemático de esta jugada es la que tiene que ver con la provincia de Córdoba, ya que dos legisladores por esta región salieron a decir que nunca estuvieron de acuerdo con las PASO y esto prendió la luz de alerta en Juntos en contra de Juan Schiaretti.

La vocera presidencial, Gabriela Cerruti, ante la presión del tema se vio obligada a desmentir cualquier intención de derogar las primarias, pero se sabe que este tipo de desmentidas pueden ser fácilmente desmentidas con la coyuntura y la conveniencia política del momento.

La semana pasada, el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, le envió un mensaje claro a al jefe de Gabinete, Juan Manzur, en nombre de la Liga de Gobernadores: “Redistribuir los recursos no imprescindibles -financiamiento de gastos electorales- a los efectos de promover más transferencias directas para el desarrollo productivo y social”.

En la Provincia de Buenos Aires, este tema no es nuevo. Ya desde el 2021, los intendentes del Frente de Todos pedían anular las PASO, para eliminar la competencia amarilla en los Municipios: ¿De qué manera? Sencillo, según los jefes comunales, según una fuente provincial consultada por PDSur, los intendentes entienden que “sin las PASO a los amarillos y a los radicales les va a costar llegar a una síntesis”.

De acuerdo a lo que analizan los jefes comunales para afuera es que de esta manera la UCR podría llegar a decidir ir por afuera, algo que ya maneja el diputado nacional Facundo Manes por si Mauricio Macri fuera el precandidato en las PASO, algo que cada vez parece más latente, sobre todo si Horacio Rodríguez Larreta no levanta su performance porque hoy en una interna gana el creador del PRO.

Lógicamente, para adentro, la eliminación de las PASO también les ordena el tablero a los intendentes del FDT, pero también lo hace con los jefes comunales del PRO y del radicalismo, que no quieren (nunca) tener competencia interna.

Pero más allá del orden político interno de cada Municipio, los peronistas suponen que, sin las PASO, los amarillos pierden la estructura electoral que les aporta la UCR que posee el 90% de los intendentes bonaerenses de Juntos, contra los siete que exhibe el PRO (Junín, Mar del Plata, Bahía Blanca, La Plata, Tres de Febrero, Vicente López y Lanús).

La excusa para detener las Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias en el territorio bonaerense sería la presentación de un proyecto que retome los argumentos que en 2019 utilizó Juntos por el Cambio para fundamentar su propio intento fallido de suspender las PASO, el cual indicaría que en medio de la crisis económica no suena lógico gastar unos USD 110 millones, que fue lo que aproximadamente costaron las elecciones primarias en 2021, para que los partidos políticos definan sus internas partidarias.

Como referencia y al menos en la legislatura nacional y por diferentes razones, los extremos del arco político terminan coincidiendo. El Frente de Izquierda siempre cuestionó los “pisos proscriptivos (1,5% del padrón electoral)”. Del otro lado del arco ideológico, Javier Milei y Victoria Villarruel podrían ser seducidos con el argumento fiscalista de eliminar el gasto que generan los comicios.

En la Cámara Baja bonaerense el FDT podría tener el quorum y hasta sumar las voluntades de Avanza Libertad y el Frente de Izquierda, pero en la Cámara Alta la correlación de fuerzas es mucho más pareja, pero no imposible si se llega a un acuerdo de partes.

En términos de la gobernación de la Provincia, el PRO tiene comprados todos los números para salir desfavorecido porque la supuesta gran oferta de candidatos de la que tanto se jactan los amarillos terminaría siendo una mesa de saldo con serios conflictos de intereses: Diego Santilli, Cristian Ritondo, Javier Iguacel, Néstor Grindetti y Joaquín de la Torre.

Para el radicalismo el debate va por otros carriles y tiene que ver con colocar al candidato a vicegobernador en la fórmula (Maxi Abad/Martín Tetaz), repitiendo el esquema Vidal-Salvador, sin contar por supuesto las intenciones manifiestas del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, quien sí tiene aspiraciones reales a gobernar la Provincia.

El Frente de Todos no tiene tantos problemas. Sacando ya del juego al albertismo, quedan Cristina Fernández y Sergio Massa, en un acuerdo lógico, bien podría ir el actual ministro de Economía como candidato a Presidente y dejar la Provincia para que reelija Axel Kicillof con el beneplácito de todos los intendentes peronistas.

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias