miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº1393

Gremiales | 13 sep 2022

ATENTADO CONTRA CFK

Sigue la tensión interna en la CGT: líder metalúrgico volvió a pedir un paro

Abel Furlán, secretario general de la UOM, criticó la postura de la mayoría de la dirigencia y remarcó que el paro nacional era una necesidad. Las diferencias siguen agrandando la interna en la central obrera.


Las diferencias internas en la CGT por la actitud tomada luego del atentado contra Cristina Fernández de Kirchner no se apaciguan, y prometen generar más tensión en una central obrera que vive días turbulentos. Uno de los dirigentes más cercanos al kirchnerismo habló del paro que no fue, y apuntó sin nombrarlos apuntó a “gordos” e “independientes”. “La discusión del paro de la CGT quedó en la nada”, se lamentó Abel Furlán, secretario General de la UOM. El dirigente afirmó que detrás del atentado a CFK se esconde la intención “de venir por los derechos de los trabajadores y de las organizaciones sindicales”.

 

Furlán, que recientemente se mostró con referentes del oficialismo, planteó que “el movimiento obrero debió repudiar el ataque a la vicepresidenta realizando un paro y movilización”. De esta forma, marcó sus diferencias con quienes optaron por no definir una medida de fuerza en lo inmediato. “El movimiento obrero fue señalado por Perón como la columna vertebral del peronismo. Me pareció que debió repudiar el ataque a la vicepresidenta realizando un paro y movilización”, explicó Furlán en declaraciones radiales.

“Lamentablemente no hemos podido encontrar los consensos necesarios para hacerlo” planteó y aclaró: “Mi organización mantuvo esa postura en la interna de la CGT. Para Furlán “no había excusa para no hacer un paro y movilización. Fue un atentado a lo institucional y a nuestra vicepresidenta. Atrás de eso se escuda la clara intención de venir por los derechos de los trabajadores y de las organizaciones sindicales”.Cristina representa para los trabajadores un momento de felicidad porque en esos 12 años de Néstor y Cristina no nos sucedió lo que nos pasó después”, agregó el metalúrgico. Y planteó: “A la CGT le falta discusión política para movilizarse y hay que hacerse cargo de ser la columna vertebral del peronismo. El movimiento obrero no puede estar mirando para otro lado”.

 

Los integrantes del consejo directivo cegetista consideraron que la reunión previa a la marcha había sido "escasa" para analizar la situación y debatir sobre los pasos a seguir. La urgencia de los sucesos y la declaración de un asueto nacional de parte del presidente Alberto Fernández abortaron la declaración de un paro nacional. Sin embargo, se especuló con la posibilidad de convocar a una huelga, con una nueva manifestación.

La posibilidad de otra medida de fuerza ya era resistida por los “gordos” (Sanidad, Comercio), “independientes” (Estatales de UPCN, Construcción, Obras Sanitarias) y barrionuevistas mientras que el moyanismo y sus aliados pretendían declarar un cese de actividades con una manifestación frente al Palacio de Tribunales para repudiar el accionar de la Corte Suprema de Justicia. El debate estaba planteado para el lunes 5, con la convocatoria a una reunión del consejo del salario. Los primeros hicieron valer su mayoría y anularon la reunión y el posible paro, pero la tensión uy las divisiones están a la vista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias