sábado 23 de septiembre de 2023 - Edición Nº1753

Temperley | 16 ago 2022

FEDERICO CRIVELLI, SINCERO

“Tengo una lucha mental conmigo mismo al no poder atajar”

El histórico arquero de Temperley no puso excusas, asumió su responsabilidad por la expulsión ante Deportivo Maipú y llamó a sus compañeros “a meter las manos en la mierda para sacar a Temperley de este pozo y dejarlo en el Nacional”. Además, se refirió a su futuro en el club.


Por: Pepe Tricanico

Héroe de mil batallas, récord absoluto y referente de la institución, el histórico Federico Crivelli (40) nunca imaginó una temporada tan adversa tanto a nivel grupal como a título personal donde desde el retorno a la institución del uruguayo Matías Fidel Castro no pudo encontrar nuevas oportunidades en el arco del Gasolero. Para colmo, el Cele ganó apenas 1 de los últimos 12 partidos y quedó a solo 4 puntos del descenso lo cual pareció crispar sus nervios el último sábado en Mendoza cuando Deportivo Maipú le dio vuelta el partido a Temperley (2-1) y Superman ---con toda su impotencia desde el banco de suplentes- terminó siendo expulsado por el referí.

“No es justificable mi reacción, pero en esa cancha siempre pasan cosas raras. Ya había tenido problemas cuando fui con Talleres de Córdoba o Boca Unidos. Yo reaccioné mal, con bronca por la situación en la que estamos; nadie quiere estar peleando por no descender y nos vienen pasando cosas raras: los últimos dos partidos de local en uno fallamos un penal sobre la hora, y con Chicago nos hacen dos goles en los últimos 5 minutos cuando teníamos el partido casi definido; son cosas que nos duelen y hay una herida que es difícil de cerrar”, empezó Crivelli.

En declaraciones radiales, el hombre que tiene el récord de presencias con la camiseta de Temperley se refirió a su situación personal desde la vuelta de Matías Castro. “No es fácil no jugar, por un montón de situaciones. Yo cuando volví al club estaba en su momento Matías y yo venía a sumar, venía de no jugar tanto y sabía cómo iba a ser todo; pero en el último torneo terminé atajando, bien, con confianza; creía que iban a traer un arquero para tener una lucha pareja como fue con (Joaquín) Papaleo y no uno como Mati que sabés que lo traen para atajar. Desde ahí, se me hizo difícil, mi idea siempre fue seguir en el club pero cuesta en lo emocional estar siempre en el banco”, remarcó.

“Me gustaría terminar mi carrera atajando, me siento bien, no justifico mis reacciones o las tarjetas que me sacaron; pero no estoy acostumbrado a vivir los partidos desde afuera. Es una lucha interna y mental conmigo mismo. Al club voy a ir siempre con la mejor porque amo a este club y mis compañeros no tienen la culpa de que yo no ataje, siempre voy a sumar hasta el último día en que esté en el club”, aclaró.

Todavía no se conoce el informe del Tribunal de Disciplina de la AFA pero lo seguro es que al menos el sábado ante Quilmes no podrá estar convocado.

“Aún no sé cuántas fechas me darán, de todas formas Mati (Castro) está bien en lo físico y no creo que tenga inconvenientes en estar estos partidos que faltan. Muchos hinchas me dicen “te hiciste echar justo ahora que era tu momento” y yo quizá ese momento lo vengo esperando desde la primera fecha. Para mi hubo otros momentos, pero no se dio y hoy quizá muchos preguntan por mí, por el mal momento que atraviesa el equipo en lo futbolístico”, reflexionó.

¿Qué le dijo al árbitro? “No lo insulté; sólo fue el clásico ‘qué cobras’, pero venía embroncado por cómo nos habían convertido porque nos cuesta mucho ponernos en ventaja y que nos dieran vuelta el partido así me hizo quizá reaccionar. Acá la culpa no es de los árbitros, la responsabilidad es nuestra: no estamos finos y en los mínimos detalles no tenemos que fallar; como esos partidos que se nos escaparon o como mi expulsión, que no debió suceder porque quizá el equipo me puede necesitar y no voy a estar. Tenemos que meter las manos en la mierda, involucrarnos al máximo y dejar a Temperley en la categoría”, contó en El show de Temperley.

Además, Crivelli dedicó un párrafo para algunos simpatizantes que hicieron posteos críticos hacia su persona en las redes sociales. “Hoy quizá hay algunos comentarios que no me gustan, no los comparto, pero la gente es así: antes eran todos elogios y eras el mejor del mundo, ahora quizá esos mismos no lo sienten así. El fútbol tiene estas cosas: ni antes era un salvador ni tampoco ahora no sirvo para nada. Me gustaría estar en una cancha y que me juzguen por mis rendimientos dentro del campo, pero muchas oportunidades no tuve”, afirmó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias