viernes 30 de septiembre de 2022 - Edición Nº1395

Sociedad | 15 ago 2022

SEXO EN PANDEMIA

Cuerpo sano, sexo sano: hacer ejercicio mejora la sexualidad

La sexóloga Silvina Lizarraga habló de las formas en que la actividad física mejora tanto el cuerpo como la mentalidad a la hora de disfrutar del sexo. Cómo influyen las actividades de concentración, como el yoga y el reike.


A partir de algunos famosos que hablaron de su sexualidad vinculada a lo tántrico, se comenzó a vincular ciertas prácticas casi espirituales con una buena sexualidad. El control de la respiración, por ejemplo, quedó atado a mejores encuentros sexuales. Pero la sexóloga Silvina Lizarraga aclaró en su columna semanal en el programa radial de Política del Sur que “hacer cualquier actividad física mejora la vida sexual”. “Hacer ejercicios da energías, calma la ansiedad, en muchos hombres mejora los niveles de testosterona. Todas las mejoras físicas impactan en tener un mejor rendimiento sexual”, explicó la especialista.

 

En las personas que practican artes marciales, por ejemplo, influye los noveles de concentración, que permite manejar los niveles de ansiedad. “Los sexólogos usamos muchos los ejercicios del yoga, para controlar la ansiedad, que es la ‘reina top’ de todas las dificultades. Cuando podemos respirar de manera más consciente, la vida sexual mejora mucho”, afirmó. En general, la vida sexual puede “desplegarse mucho mejor cuando estamos bien físicamente”.

En este sentido, Lizarraga recordó un ejemplo de un paciente que por su exceso de peso no podía respirar bien, lo que le impedía tener una buena relación sexual. “Se concentraba en la falta de aire y no podía conectarse con la persona que estaba”, agregó. Otro punto que sale de estas cuestiones es que la actividad física, incluyendo las artes marciales, mejora la libido", según un estudio reciente realizado en Gran Bretaña. “marca la diferencia poder oxigenarse mucho mejor, que el cuerpo esté oxigenado, tanto para la vida sexual como para la salud de los órganos”, recalcó la especialista.

“Cuando uno hace actividad física, se ve mejor, se siente mejor, y aumenta su autoestima, y eso mejora la forma en conectarnos con el otro. Tenemos mucha energía”, relató Lizarraga. Esta forma de amigarnos con nuestro cuerpo, para poder verse reflejado en el encuentro con el otro. Eso sí, advirtió Lizarraga, “ojo con el exceso”. “Muchas veces la actividad física muy intensa baja los niveles hormonales en la sangre, y puede pasar que no tengamos ganas. Los entrenadores afirman que el descanso es parte del entrenamiento”, subrayó la especialista, que enfatizó que los extremos son siempre malos”.

 

En cuanto a las actividades o prácticas vinculadas a la relajación, como el reike, Lizarraga asegura que tiene que ver “con cada persona”. “Estas cuestiones son muy aplicables para la vida sexual, alinear los chacras como ellos dicen, pero muchas veces la energía no fluye por todo el cuerpo, como complemento me parece que es muy interesante para usarlo”, dijo. Para la especialista, “todo lo que uno pueda hacer que no tenga que ver con tomar algo, está bien. Uno después puede creer o no creer, pero no estamos afectando el cuerpo”.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias