miércoles 28 de septiembre de 2022 - Edición Nº1393

Provincia | 11 ago 2022

Interna centenaria

El radicalismo con miradas disímiles respecto a los armados para el 2023

Mientras la conducción bonaerense apunta a consolidar el armado de Facundo Manes y plantar una fórmula propia en la provincia, la conducción nacional mira con simpatía las formulas híbridas con el PRO. Gerardo Morales no descarta una conjunción con el larretismo mientras que Cornejo evalúa agruparse con el sector que responde a Patricia Bullrich.


Por: Federico Cedarri

El radicalismo bonaerense intentó transmitir una postal de unidad el pasado fin de semana cuando juntó a la tropa legislativa que incluyó diputados, senadores y concejales provinciales para dar marco institucional a la conjunción de los parlamentarios que reportan a la conducción oficial.

Sin embargo entre los presentes pudo apreciarse al principal operador en la provincia que tiene Evolución, el sector de Martín Lousteau Pablo Dominichini; mientras que también se paseó por los pasillos de la Facultad de Derecho platense el diputado Walter Carusso, un alfil del alcalde de San Isidro Gustavo Posse.

Más allá de la preponderancia a la unificación que se buscó transmitir de aquel encuentro que encabezó el marplatense y titular de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, se desprende que hay movimientos subterráneos que advierte sobre un juego de intereses en los alineamientos.

Los intendentes más ligados a la gestión están fuertemente encolumnados bajo la premisa de que el radicalismo tiene que integrar una fórmula propia para enfrentar al PRO en las PASO, y dejaron en claro a Abad que uno de ellos debe integrar el binomio que compita por la gobernación, cabe destacar que hay preeminencia al respecto por el intendente de Trenque Lauquen, Miguel Angel Fernández.

Lo que los jefes comunales no han explicitado aun es si ellos quieren encabezar o aceptarían el papel secundario y decoroso de colocar un candidato a vicegobernador.

Por su parte, desde el abadismo mantienen un sugerente silencio y no dan a conocer su juego y si finalmente el marplatense aceptará encabezar la oferta centenaria, al mismo tiempo que su segunda en el politburó bonaerense, Erica Revilla, no vaciló en asegurar que los boina blanca enfrentarán a los amarillos en agosto del 2023 con candidatos propios en la provincia.

La senadora provincial es una de las que se encuentra trajinando el territorio y junto al mismo Abad y Alejandra Lorden son quienes aparecen en la grilla de posibles aspirantes al sillón de Dardo Rocha por el oficialismo radical.

El economista Martín Tetaz sigue caminando el conurbano y susurra ante quienes lo rodean que por ahora no avizora bajarse de la aventura por la gobernación: “Una decisión de ese tipo dependerá en buena medida de los acuerdos macro que se realicen a nivel nacional”, soltó una fuente del sector ante PDS.

Quién brega recabando apoyos en el mismísimo territorio bonaerense es el gobernador jujeño, Gerardo Morales, de hecho uno de los legisladores que esgrime la portación de un apellido ilustre en la geografía radical, Emiliano Balbín, concurrió con una delegación de legisladores y empresarios de la Sexta Sección Electoral a presenciar el avance en aquella provincia de las energías renovables, la exploración del litio y el cultivo del cannabis para uso medicinal.

El gobernador jujeño sabe que necesita de una apoyatura sustancial en la provincia de Buenos Aires y que sin ello su proyecto presidencial naufragará, por lo que daría la sensación de estar escarbando la posibilidad de contar con el favor de aquellos legisladores bonaerenses que provienen de territorios sin alcaldes radicales que responden a la conducción de Abad y que, ya descuenta el titular del radicalismo nacional, volcarán su apoyo a Facundo Manes en la carrera presidencial.

El radicalismo nacional propugna fórmulas cruzadas

Desde la conducción de Gerardo Morales vienen hablando desde hace tiempo de ampliar la estructura más allá del radicalismo para generar un frente político que enfrente con posibilidades de éxito al peronismo.

En ese menester, tanto el mandatario jujeño como el senador nacional Alfredo Cornejo, razonan la posibilidad de concurrir a las PASO en el 2023 con formulas híbridas con el PRO que eviten la instancia de una interna precedente que podría dejar heridos en las distintas estructuras.

En contraposición, el objetivo supino de la conducción bonaerense es el de apoyar con su aceitada maquinaria la jugada de Facundo Manes y plantar en la cancha una fórmula radical para la provincia.

Se sabe que Gerardo Morales ha mantenido constantes cortocircuitos con el macrismo y que dentro del espacio amarillo solo tendría vocación de construir con el sector que se referencia en el alcalde porteño, Horaco Rodríguez Larreta.

Ambos dirigentes coinciden además en la posibilidad de poder sumar a dirigentes del peronismo que no tengan vínculos estrechos con el kirchnerismo y no descartan al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, ni al ex mandatario salteño, Juan Manuel Urtubey, que coquetea con el larretismo.

El sector más ortodoxo de la conducción nacional del partido centenario que encarna el senador Alfredo Cornejo se siente más propenso a un acercamiento con el macrismo duro y en ese sentido a nadie sorprende que hayan coincidido con la Piba en recorridas recientes por el conurbano bonaerense. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias