viernes 30 de septiembre de 2022 - Edición Nº1395

Gremiales | 7 ago 2022

INTERNA SINDICAL

Se fractura la vieja federación municipal: gremios díscolos dialogan con la FESIMUBO

La Federación de Sindicatos Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires (FSTMPBA) adelantó las elecciones y siete organizaciones se rebelaron y no participaron. Además, estarían dispuestas a integrarse a la estructura que lidera Rubén “Cholo” García, que sigue sumando influencia a nivel provincial.


La decisión de la conducción de la vieja federación municipal bonaerense de adelantar las elecciones de autoridades generó un quiebre en el interior de su estructura, ya que al menos siete sindicatos que la integran decidieron no participar del proceso electoral. Se trata de gremios de base del conurbano e interior de la provincia de Buenos Aires, que no aceptaron el manejo de la dirigencia de los comicios, en el marco de un proceso de desgaste que se viene profundizando desde hace años. La fractura es un nuevo golpe para la figura de Oscar Ruggiero, que en 2019 perdió la conducción de su propio sindicato, y ahora ve desangrarse su estructura provincial, ya que las organizaciones díscolas inician conversaciones con la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO), que lidera Rubén “Cholo” García.

 

El terremoto en la Federación de Sindicatos Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires (FSTMPBA) comenzó la semana pasada, cuando la conducción confirmó que adelantaría las elecciones de autoridades para el viernes 5 de agosto. Pese a que los mandatos finalizan en noviembre de este año, Ruggiero inició el proceso electoral de manera sorpresiva, sin ninguna justificación. Esto generó un clima de malestar entre los gremios de base de la entidad, siete de los cuales se reunieron para analizar la situación. Así nació la llamada la Corriente de Sindicatos Municipales de la provincia de Buenos Aires, que forman las entidades de Merlo, Tres de Febrero, Moreno, Marcos Paz, Baradero, Bragado y Navarro.

“Con la tranquilidad de que siempre pusieron todo su valor y condiciones al servicio de los municipales de la provincia desde el lugar que les tocó ocupar, hoy su preocupación no pasa por ocupar cargos repartidos desde un criterio unipersonal y egoísta y su trabajo será proteger y desarrollar los sindicatos que conducen legítimamente”, destacó el comunicado que da nacimiento a este espacio “rebelde”. El texto, que lleva la firma de José Luis Núñez (Merlo); Ariel Collia (Tres de Febrero); Marcelo Espíndola (Moreno); Cristian Carrizo (Navarro); Pablo Zuccolli (Dragado); Juan Monasterio (Marcos Paz) y José Montero (Baradero), denuncia que “además del adelantamiento innecesario se ha utilizado como un instrumento de exclusión y maltrato a sus organizaciones”.

 

El malestar del espacio de estos gremios abrió además un canal de diálogo con la dirigencia de la FESIMUBO, la otra federación municipal, que en estos días mostró su músculo con un multitudinario plenario de secretarios generales que aprobó una futura marcha para denunciar las condiciones laborales del sector. Fuentes muy cercanas a la federación de García confirmaron a Política del Sur que ya se iniciaron “acercamientos y conversaciones informales” con los gremios, para poder escuchar sus inquietudes y darles “un paraguas de contención” ante la situación. En este sentido, las fuentes agregaron que la FESIMUBO “tiene las puertas abiertas a todas las entidades municipales, que quieran trabajar en la defensa de los trabajadores”.

 

El crecimiento de la FESIMUBO en los últimos años muestra el avance de la entidad nacida en los 90, en disconformidad con la dirección tomada por la vieja federación, que permitió entre otras cosas la ley que precarizó a los municipales bonaerenses. En julio del año pasado, por ejemplo, los dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales de Vicente López (STMVL) anunciaron el traspaso a la entidad que lidera García, que por entonces ya sumaba cerca de 200 mil afiliados. También el Sindicato de Trabajadores Municipales de General Alvarado (Miramar), dejó la vieja estructura para sumarse a la federación que lidera García.

En tanto, la fractura es un nuevo golpe para Ruggiero, que en 2019 perdió el manejo del gremio de base de Tres de Febrero, que hoy forma parte del grupo “rebelde”.  Luego de 40 años, el histórico referente de los municipales cedió el poder a manos de Ariel Collia, un dirigente vinculado al radicalismo local, y tuvo que refugiarse en la FSTMPBA, donde ahora recibe nuevas malas noticias. Pese a la fractura, el Congreso extraordinario sesionó y eligió a Humberto Bertinat como líder de la vieja federación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias