domingo 14 de agosto de 2022 - Edición Nº1348

Gremiales | 4 ago 2022

JORNADA DE LUCHA

Por los conflictos provinciales, gremios docentes anunciaron un paro nacional

Las entidades nucleadas en la CTERA realizarán actos y marchas el próximo 10 de agosto, ante el avance de la conflictividad en varias provincias. Piden apertura de paritarias y el fin de la criminalización de la protesta.


La Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) que conducen Sonia Alesso y Roberto Baradel convocó a una jornada nacional de lucha para el próximo miércoles 10 de agosto que afectará el normal dictado de clases en escuelas públicas. Los gremios de la organización resolvieron la medida “ante la falta de resolución a conflictos registrados en distintas provincias del país, con atraso en las negociaciones paritarias y criminalización de la protesta social”, según denunciaron.

 

La conducción de la CTERA adelantó que la jornada contará con “paros, movilizaciones y concentraciones que serán definidas por cada organización de base”. Se esperan para las próximas horas mayores detalles sobre las protestas. La entidad nuclea a más de 20 sindicatos de base, con presencia en todas las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

En provincia de Buenos Aires, el gremio adherido a la CTERA es el SUTEBA que lidera Baradel. Mientras que en Capital Federal, la UTE es la organización de base de la confederación. Entre otros puntos, el gremio que encabeza Alesso pidió “apertura de las paritarias provinciales, trimestralización y aumento de emergencia a los jubilados docentes nacional y la convocatoria a los docentes a discutir la jornada extendida”.

Además, solicitaron resolución urgente de los conflictos de Mendoza, Santa Fe, San Luis, Río Negro y Corrientes. Por último, se manifestaron en contra de la criminalización y judicialización de la protesta social, en referencia a los hechos suscitados en las últimas semanas en Chubut y Santa Cruz.

 

En mayo pasado, el titular del Palacio Pizurno, Jaime Perzcyk, convocó a los representantes gremiales para cerrar un aumento del 60,8 por ciento que fijó los salarios en 55 mil pesos en junio, 60 mil pesos en julio; 64 mil pesos en septiembre y 68.400 pesos en diciembre. La revisión del acuerdo está prevista para septiembre, pero los sindicatos consideraron que "no se puede esperar" y remarcaron que "debemos reunirnos en los próximos días, ya que si no hay alguna señal del gobierno será difícil contener a los trabajadores y trabajadoras".

 

Un vocero gremial explicó que "una solución inmediata podría ser adelantar el aumento de forma tal que el salario quede en 68.400 pesos en agosto y tener una revisión mensual porque estos niveles inflacionarios destruyen cualquier acuerdo".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias