jueves 11 de agosto de 2022 - Edición Nº1345

Provincia | 29 jul 2022

Estrategia vintage

El radicalismo empieza a orejear la posibilidad de una fórmula híbrida

El oficialismo del Comité Provincia ante la escasa preponderancia territorial que exhiben los potenciales candidatos de su espacio no descarta confluir en un binomio con el PRO para pelear por la gobernación bonaerense. Desentendidos de aquella premisa, Posse y Tetaz continúan afianzando sus armados y prometen dar batalla.


Por: Federico Cedarri

La UCR se encuentra por estos días en etapa de exploración sobre las mejores alternativas que la posicionen electoralmente para poder encarar con éxito el tramo final hacia el 2023 en la provincia de Buenos Aires.

El inconveniente, como venimos deslizando desde PDS, radica en la escasa confluencia de opciones con cierto potencial que puedan ponerse al hombro la centenaria sigla y salir disputarle palo a palo la interna al PRO.

Los boina blanca admiten en voz baja que si bien la innovación que prohijó el Comité Provincia de prestarle una estructura para su lanzamiento político a Facundo Manes en 2021, finalmente se le convirtió en un boomerang, fundamentalmente porque el neurocientífico blanqueo sus primitivas intenciones de ser candidato a presidente y dejó al desnudo que las legislativas operaron de trampolín para ir por el premio mayor.

Resignados ante esa situación los correligionarios del oficialismo radical pusieron a disposición del ahora diputado nacional toda la maquinaria territorial de la provincia para apuntalarlo en su ilusión.

Ante esta situación, ese núcleamiento se encuentra en una manifiesta situación de desventaja ante sus socios amarillos que ya despunta al menos dos candidatos fuertes para pulsear por la provincia de Buenos Aires.

Si bien el titular del radicalismo bonaerenses, Maxi Abad, por decantación se constituiría en la figura central para encabezar la oferta partidaria, en las últimas horas los intendentes radicales que se agrupan en La Liga han dejado de manifiesto que quieren lanzar al ruedo al menos dos integrantes de su bando para pelear por la gobernación.

Trascendieron los nombres del jefe comunal de Balcarce, Esteban Reino, y del interlocutor ante el gobierno de Kicillof, el trenquelauquense Miguel Angel Fernández.

Si bien cerca de Abad se sostiene que es necesario que en la fórmula pura radical a la que aspiran se inmiscuya la posibilidad de que un intendente del palo integre el binomio, los desvela la forma de elección de los potenciales integrantes.

Ante la difusa situación de embretarse en discusiones internas estériles que contribuyan a esmerilar la unidad algunos sectores del oficialismo centenario han comenzado a manejar la opción de una fórmula híbrida.

La falta de conocimiento que tienen los posibles postulantes a gobernador dentro del espacio del Comité Provincial hacen que algunos inserten en el manojo de alternativas una emulación de la conformación del dueto opositor en 2015, cuando a María Eugenia Vidal le lograron colar a Daniel Salvador para competir con el peronismo.

Sin embargo, desde el PRO solamente ha tenido buena acogida una propuesta de este tipo de parte del espacio de Patricia Bullrich, justamente quién tampoco detenta un candidato taquillero que pueda hacerle frente a los dos tanques que pusieron en la cancha el vidalismo residual y el larretismo: Cristian Ritondo y Diego Santilli.

Posse y Tetaz continúan con sus derroteros

Los candidatos opositores al oficialismo radical prosiguen con sus objetivos desentendidos de la suerte de sus correligionarios y se apuran a afianzar los armados que ostentan en territorio bonaerense.

El alcalde de San Isidro apunta su proyecto por la gobernación y en las últimas horas se mostró con un líbero de la estructura radical, alguien que no responde más que a su propia impronta política, el tandilense Miguel Lunghi.

Posse admite ante propios y extraños que ya es una camino irreversible su carrera por el palacio de calle 6 y avisa que será el candidato radical por decantación ante la escasa instalación de los candidatos del abadismo y la endeble estructura territorial que caracteriza al sector de Martín Lousteau.

En relación a Evolución, el espacio del economista porteño, su alfil Martín Tetaz no cesa en sus diarias recorridas enfocadas sustancialmente en el Gran Buenos Aires donde reconocen que radica la debilidad estructural del partido de Alem.

Si bien son conscientes de la escasa preponderancia territorial en el interior provincial apuestan como premisa a la inserción mediática que ha logrado Tetaz.

Desde Evolución prestaron la oreja al presidente del Comité Nacional, Gerardo Morales, que necesita imperiosamente un soporte electoral para solventar sus chances en la populosa provincia de Buenos Aires y contrarrestar el bastión que en ella despunta Manes.

El gobernador jujeño convino con su equipo que la única manera de romper con los votos atados de la estructura radical bonaerense es penetrar el territorio con un método similar al utilizado por Manes en 2021: un outsider que no provenga del palo de la política y ante esa evidencia se bifurcan los caminos hacia Martín Tetaz.

El titular nacional del radicalismo también se abocará durante una vez por semana a recorridas por los distritos del Gran Buenos Aires y no desdeñan en su entorno un acuerdo con Gustavo Posse, con quién mantiene una amena relación y valora de sobremanera el importante caudal de votos que ofrece en la zona norte del conurbano.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias