lunes 15 de agosto de 2022 - Edición Nº1349

Temperley | 27 jul 2022

ALLIONE FALLÓ UN PENAL CLAVE

Un peluchito...

Temperley no jugó bien, empató sin goles ante Alvarado pero pudo ganarlo de no ser por la floja ejecución de Agustín Allione de un penal que el referí Pafundi le dio al Gasolero casi sobre el final del partido. "Peluche", que había pateado muy mal un tiro libre casi al borde del área mayor, no escuchó el pedido de sus compañeros y decidió patearlo. Triste, solitario y final...


Por: Pepe Tricanico

La imagen permanecerá en el inconsciente del hincha de Temperley hasta que el equipo no logre rubricar la permanencia en la Primera Nacional. Minuto 90. Tiempo cumplido. Y el referí Pafundi cobra el penal que le cometieron a Reinhart cuando se disponía a ajusticiar al arquero Pedro Fernández. Todo el estadio Alfredo Beranger apretó el puño, imaginó por unos segundos abrazarse a los tres puntos hasta que vio quién sería el ejecutante de la pena máxima. Sí, el mismísimo Agustín Allione. Aquél que hoy parece estar a años luz de su mejor versión, el que se hizo expulsar tontamente en 20 minutos en la visita a Jujuy, el que regaló pelotas infantiles a los rivales en los últimos partidos, el que no parece estar cómodo en Temperley desde que se frustró su pase a Belgrano de Córdoba. 

Allione puso la pelota debajo del brazo. Y decidió no escuchar a sus compañeros: fueron Bojanich, Toloza y hasta el pibe Frías a pedirle el penal. Es que, claro está, todo el Beranger era conciente del mal estado anímico de este futbolista que supo ser en otros momentos el mejor del plantel. Hasta se hablaba en algunos momentos de "allionedependencia" pero hoy esa realidad parece sepultada y en la cancha se ve a un "Peluche" nervioso, errático, hasta por momentos displicente... 

"Por favor, que patee cualquiera menos Allione", decía un plateista. Toloza se quedó hasta que el árbitro dio la orden de la ejecución para intentar convencerlo. Pero Agustín, que quizá buscaba su desahogo personal, no dio el brazo a torcer. Sin embargo, lejos de patearlo con caracter y con la furia de quien busca redimirse ante las fieras decidió un tiro anunciado a colocar al palo inferior derecho que fue muy facil de tapar para el arquero Pedro Fernández. Antes, había tenido también un tiro libre donde no dejó ejecutar al chico Frías y pateó tres metros por encima del horizontal. 

Los insultos bajaron de los cuatro costados. Los nervios crispados se exhacerbaron en el Beranger. Temperley dejó pasar otra oportunidad clave para despegarse del pelotón que lucha por no descender. "¡Y encima ganó Villa Dálmine!", rezongaba otro plateista.

 

Más allá del penal, otra tarde apenas discreta del equipo en materia futbolística. Tan solo se puede rescatar el orden defensivo donde se destacaron Agustín Sosa, Ezequiel Rodríguez o Gastón Bojanich -este último como punto más saliente- y un poco del despliegue de Toledo y García en la mitad de la cancha. Después, al Cele le faltaron ideas y peso ofensivo. Esta vez, el punto tuvo sabor a poco (máxime, después del penal fallado en tiempo de descuento) y se lamentan las dos unidades que quedaron en el camino.

Temperley (26) sigue anclado en la zona de riesgo. La derrota de Flandria (0-3 en Jaúregui, ante Almagro -próximo rival del Gasolero-) lo mantiene a 5 del descenso. Pero lo más preocupante es que sigue sin despegarse del pelotón que luchará por evitar el descenso cuando nos acercamos al tramo final de la temporada. El lunes, en Villa Raffo, tendrá una nueva oportunidad aunque frente a un rival mucho más poderoso como el Tricolor que con 42 puntos está entre los mejores equipos de la Primera Nacional.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias