viernes 19 de agosto de 2022 - Edición Nº1353

Provincia | 27 jul 2022

Preocupación oficialista

Alarma de Kicillof por el posible recorte de recursos nacionales a la provincia

Debido al ajuste en las cuentas públicas que oficializó Batakis, el mandatario teme que se afecten los cuantiosos ingresos que de manera discrecional llegan desde Nación. Los alcaldes peronistas del conurbano estiman que un ajuste en el gasto volvería dramática la situación en esa geografía bonaerense.


Por: Federico Cedarri

Honda preocupación cunde dentro del oficialismo provincial debido a la gradual pérdida de adhesiones dentro del teatro de operaciones que representa el conurbano bonaerense debido a la eclosión de la actual crisis económica.

En el espacio de los últimos dos meses, ocasión en la que el dólar comenzó su perniciosa escalada, el kirchnerismo vio evaporarse cerca de 15 puntos porcentuales en el castigado cinturón industrial del Gran Buenos Aires.

No obstante, pese al paulatino deterioro que muestran las variables de opinión es imperioso reconocer que el Frente de Todos continúa conservando una base sustentable de apoyo superior al 30 por ciento en la provincia de Buenos Aires lo que sigue posicionando al conglomerado oficial en una postura competitiva de cara al 2023.

Si bien desde la gobernación admiten que los diques de contención establecidos en el territorio por el tejido social de los intendentes y los referentes de agrupamientos piqueteros afines al gobierno como el Movimiento Evita por ahora suplen con creces los inconvenientes, intuyen que de no producirse un golpe de volante radical en el rumbo económico el escenario en el conurbano puede adquirir ribetes dramáticos.

Mientras tanto, los intendentes peronistas concurrieron en manada a reunirse con el gobernador Axel Kicillof para pedirle con cierta cortesía lo que los demás alcaldes opositores le exigieron con otros modales más rústicos: Una actualización de los valores pactados en el Fondo de Infraestructura Municipal que les permita poner en marcha las licitaciones y avanzar con las obras pactadas.

Los alcaldes del FDT admitieron en la reunión que pese a esta situación de desfasaje de costos y la renuencia que muestra el sector privado a involucrarse en infraestructura, los fondos del Estado bonaerense han bajado con la periodicidad habitual.

El temor que embarga a los jefes comunales del conurbano radica en la certidumbre de conocer hasta cuando el dispensamiento de recursos no discrecionales del Estado Nacional continuarán llegando a la provincia de Buenos Aires.

El gobernador Kicillof también abona esos miedos, de la última reunión con Batakis se llevó la impresión de que los fondos que se reciben por fuera de la pauta de coparticipación podrían sufrir un recorte de acuerdo a los compromisos asumidos con el FMI.

El mandatario bonaerense, conjuntamente con su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, llevaron a los alcaldes del conurbano a un encuentro con la Ministra de Economía donde la flamante funcionaria les trazó un panorama desolador: dos o tres meses de escasez de recursos les pronosticó.

En rigor, ante este escenario de incertidumbre el gobernador Kicillof admite con dramatismo que en caso de reducirse el flujo del dinero que la influencia de Cristina Kirchner ha venido garantizando a la provincia durante los años del gobierno de Alberto Fernández, solo se podrían costear los sueldos de los estatales.

Los funcionarios con licencia abordan la firme hipótesis de volver a sus territorios en 2023

Los intendentes con uso de licencia que ocupan puestos relevantes tanto en el gobierno bonaerense como en el nacional están evaluando seriamente recluirse en sus territorios con vistas al 2023, y volver a intentar la reelección amparándose en el subterfugio legal que les ofrece la ley alumbrada por la Legislatura sobre el cierre del 2021 y que les permite la posibilidad de un turno más a alcaldes y legisladores.

Si bien los jefes comunales del conurbano se mostraron corporativos en el apoyo a Batakis, puertas adentro despunta la preocupación por la situación social en caso de un ajuste en los recursos.

También los inquieta un indicador que refleja palmariamente cuando las familias más necesitadas entran en crisis: se ha reducido sustancialmente la actividad informal de las changas lo cual complica severamente el ingreso económico de aquellos sectores sociales que se debaten denodadamente en el límite entre la pobreza y la indigencia.

El gobernador Kicillof no ha sido extremadamente generoso en su apoyo a la Ministra de Economía que entronizó Alberto Fernández, pero sabe que un recorte de los fondos nacionales podrían complicarlo en sus chances de reelección justo ahora que nadie cuestiona en el firmamento oficialista su candidatura unívoca rumbo al 2023.

Aunque también emerge fuego amigo que deslinda rumores que refieren a la posibilidad de que Cristina Kirchner podría avalar una estrategia similar a la esbozada por Eduardo Duhalde en 1999 cuando observó que la Alianza ganaba ampliamente los comicios nacionales y se refugió estratégicamente en la provincia de Buenos Aires tras la candidatura de Carlos Ruckauf.

En este caso, La Cámpora propondría auspiciar un moderado de buenas migas con el kirchnerismo que contenga a todos los sectores con el empuje de Cristina a la cabeza de la boleta de senadora nacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias