lunes 15 de agosto de 2022 - Edición Nº1349

Sociedad | 25 jul 2022

SEXUALIDAD

Acompañantes sexuales, una alternativa terapéutica con poco desarrollo en el país

La sexóloga Silvina Lizarraga contó de que se trata esta experiencia, que en varias partes del mundo se utiliza como apoyo del tratamiemnto, y que acá comienza a verse en algunos grupos de apoyo.


En su larga carrera como especialista, la sexóloga Silvina Lizarraga adquirió una experiencia muy importante en varios de los aspectos principales que hacen a tener un sexo saludable, una idea que fue saliendo del closet para volverse más popular. Algunas veces, las consultas salen de lo habitual, y sirven para disparar el debate.

En una de ellas, alguien consultó por las parejas sustitutas, algo que en el país casi no existe y que puede definirse como “acompañantes sexuales”. “Personas que tienen dificultades en su sexualidad, y contratan a alguien para que los ayuda a salir de esta dificultad”, explicó en su habitual columna semanal del programa radial de Política del Sur.

Por lo general, ahondó Lizarraga, es gente sin pareja fija, que le cuesta conocer a alguien, y esta pareja “sirve para ayudarlos a salir de esa situación”. En el país, agregó, no está normalizado, pero si “hay grupos que juntos con el terapeuta del paciente acompañan este proceso. Estos grupos trabajan con pacientes con una discapacidad motora en general”. Este tema se cruza con un tema que es tabú hace décadas: sexualidad y discapacidad.

“Mucho no cambio, la sexualidad ya es tabú, muchos más con esta combinación, en especial en personas con discapacidad mental. Hay que abrir mucho la cabeza para poder acompañar a esas personas, que son seres sexuales igual que todos”, fijo Lizarraga.  

A estas personas se los debe ayudar desde chico, cuando aparecen las discapacidades. En ese sentido, hay padres que ejercen “un exceso de cuidado al máximo”, que luego los complica si quiere desarrollar su sexualidad. Para salvar esto aparecen, rudimentariamente, estos asistentes sexuales. Además, recordó que la película The Sessions, la actriz Helen Hunt interpreta a una de estas acompañantes.

Respecto de los asistentes, Lizarraga contó su experiencia. “Me sorprendió mucho que se trate alguien muy joven, de 22 años, que tiene un problema de disfunción eréctil, que consume pornografía desde los ocho años, que según su terapeuta es adicto a esa pornografía.

Como no pudo tener relaciones reales, lo mandan a ese otro espacio, donde creo va a quedar de nuevo adicto”, relató. Para la especialista, “hay que trabajar la autoestima, la ansiedad, buscar esos espacios y no mandarlo a tener una acompañante, que en su país está desarrollado. Hay que trabajar sobre esos aspectos para acompañar a ese paciente”.  

Sobre el componente social, puede influir a que se tomen algunas decisiones, como pasa con este caso, que es de Estados Unidos. “Da la sensación que ellos tienen todo empaquetado, todo indicado, para que todos seamos iguales. El hecho de no tener en cuenta las diferencias, o escuchar al paciente es complejo”, recalcó Lizarraga. A eso se suma que en ese país la industria pornográfica es muy fuerte, lo que agrava el problema.

Otro caso de influenza social es Japón, donde tienen otra industria porno muy variada, que extendida en el mundo, y se está volviendo una sociedad que se aleja de la sexualidad..

“Hay parejas que se casan y no tienen sexo, el marido antes de volver a su casa pasa por un local a consumir pornografía y vuelve a vivir esa vida de ‘casi hermanos’ con su mujer”, ejemplificó la especialista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias