jueves 11 de agosto de 2022 - Edición Nº1345

Nación | 19 jul 2022

INFORME UNDAV

Panorama económico: las dificultades en la era “post Guzmán”

En su tradicional reporte, el Observatorio de Políticas Públicas analiza los principales indicadores de la economía, y los desafíos de la nueva conducción económica.


En la última etapa de la gestión del ex Ministro de Economía Martin Guzmán ya se vislumbraban grandes dificultades en la economía, sobre todo ante la aceleración inflacionaria y en el plano cambiario-financiero. La renuncia intempestiva de Guzmán sumó incertidumbre a un escenario económico delicado. En ese contexto asumió la nueva Ministra de Economía Silvina Batakis y su equipo. Las primeras declaraciones de Batakis continuaron la línea de Guzmán: planteó la necesidad de buscar el equilibrio fiscal y cumplir con las metas acordadas con el FMI.

El tinte fiscalista y medido de estas declaraciones pueden interpretarse en el sentido de contener el clima de corrida cambiaria que dominaba la escena económica de las semanas previas. En el plano de la economía real es posible destacar datos positivos y negativos. La actividad industrial, de acuerdo al dato de utilización de la capacidad instalada reportado por el INDEC, en el mes de mayo de 2022 se observa una mejora en 8 de 12 sectores, respecto del mes anterior.

Respecto del mismo mes del año anterior, la utilización de la capacidad instalada de la industria es mayor en todos los rubros, acumulando una mejora del 6,6 por ciento.

La evolución de la actividad económica medida en el EMAE muestra una dinámica errática en los últimos meses, alternando meses de crecimiento con otros de caída en el nivel de actividad. Los datos de generación de empleo privado son positivos: ya se acumulan 16 meses consecutivos de generación neta de nuevos empleos.

Los datos más desalentadores en el plano de la economía real son los relacionados a inflación y evolución real de los ingresos de la población. En junio la tasa de inflación interanual alcanzó el 64 por ciento, y de acuerdo al Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA se espera que en diciembre supere el 77 por ciento.

En el plano cambiario y financiero, uno de los déficits más importantes de la gestión de Guzmán fue la acumulación de reservas internacionales, variable clave para conseguir estabilidad financiera y macroeconómica. Desde inicios de 2022 y hasta el 15 de julio, las reservas internacionales crecieron solo US$ 800 millones, un valor que se encuentra por debajo de lo deseable.  En el plano de las reservas internacionales líquidas, la tenencia del BCRA también es muy baja, y esto aporta mayor debilidad a la gestión económica.

El desafío para la Ministra Batakis será encontrar los caminos para acumular reservas, de manera que la falta de dólares no frene la producción.

En lo que va de año el Banco Central registra compras netas por la escueta cifra de U$S 1.100 millones, La meta pautada con el FMI para este año implica comprar U$S 5.800 millones netos, y la segunda parte del año se presenta desafiante. La entrada y salida de dólares por el mercado formal de cambios se explica por los movimientos en la Cuenta Corriente, la Cuenta Capital y la Cuenta Financiera.

En el acumulado entre enero y mayo de 2022, el movimiento neto fue de una salida de US$ 876 millones, resultado muy negativo si se lo compara con el ingreso por US$ 4.703 millones en el mismo período del año anterior.

El resultado acumulado para lo que va de 2022 se explica por un saldo positivo en la Cuenta Corriente y la Cuenta Capital, y un saldo negativo en la Cuenta Financiera.

En el plano de la compra y venta de bienes, la Cuenta Corriente registra superávit en 48 de los últimos 49 meses, por el resultado de mayores exportaciones que importaciones. Sin embargo, los movimientos relacionados a la compra y venta de servicios se observa un déficit sistemático que se ha acelerado mucho este año.

En el plano cambiario, la brecha entre el TC oficial y el TC paralelo (MEP) continúa con la tendencia alcista ubicándose en 113,8 por ciento para el mes de julio del 2022.

El aumento de la brecha denota una mayor tensión en el mercado cambiario, y genera presiones devaluatorias para el tipo de cambio oficial.  La demanda de dólares para atesoramiento es una fuente relevante de demanda de los mismos. Tras un 2020 con compras por US$ 3.053 millones por parte de los ahorristas, las medidas del BCRA habían logrado bajar esta demanda a US$ 518 millones durante el 2021. Sin embargo, se estima que durante este año las compras de dólares con este fin vuelvan a crecer, alcanzando los US$ 1.500 millones.

Las compras en el exterior con tarjetas de créditos y el turismo externo son otra fuente relevante de demanda de divisas. En los primeros 5 meses de 2022, estas compras ya acumulan un total de US$ 2.460 millones, el valor más elevado en 4 años. En cuanto al índice Riesgo País, en la actualidad se encuentra en niveles superiores a los previos al canje de deuda del año 2020. Esto denota que los inversores consideran que la Argentina tendrá muchas dificultades para afrontar su deuda, o directamente no podrá pagarla.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias