jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

Provincia | 18 jul 2022

Interna Amarilla

La consolidación de Ritondo en la provincia vuelva a centralizar a Vidal como presidencialista

El lanzamiento al ruedo bonaerense del titular del bloque nacional del PRO configura un nuevo mapa en la geografía del espacio. El ex titular de Seguridad provincial es apoyado por Macri y no oculta su favoritismo por la ex gobernadora en la carrera por la candidatura hacia la Casa Rosada.


Por: Federico Cedarri

Más allá de la condicionalidad económica que puso en el frezzer algunos posicionamientos políticos que venían esbozándose dentro de las fuerzas que compone la alianza de Juntos por el Cambio, continúan tímidamente los aprestos que abonan la estrategia de hacerse otra vez del manejo del mayor distrito argentino.

Y más allá de las alineaciones que todavía son prematuras, dentro del PRO es indudable que se ha dado lugar a la aparición de una nueva protagonista en lo que concierne a la enrarecida interna del espacio: María Eugenia Vidal.

La ex mandataria ha vuelto al ruedo en la provincia de Buenos Aires, desde este portal advertimos que había comenzado hace unos meses a recorrer prudentemente el primer cordón del la zona norte del conurbano y que había esbozado sin pudores ante el círculo rojo su intención de ser una opción dentro del espacio para la presidencia en el año electoral.

Ese sentimiento de ambición parece haber recrudecido en la ex gobernadora que mandó a la cancha a su ex ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, a trajinar el territorio bonaerense.

Esta actitud de Vidal contrasta con los intereses de Horacio Rodríguez Larreta que ve emigrar soldados de su campamento a quién creía firmes en el sostén de una candidatura lanzada con mucha antelación pese  a las objeciones de su entorno.

La ex gobernadora volvió a encender los motores de su corroída estructura, los legisladores provinciales sin tierra que se mantuvieron incondicionales a ella aún cuando los sumió en el ostracismo al irse a representar nuevamente a la ciudad de Buenos Aires recobraron la vitalidad

Aquellos que pulsearon con el larretismo en diciembre por su oposición a la ley de reelección de intendentes, hoy parecen haber recuperado un protagonismo que los vuelve a convertir en importantes actores de la política bonaerense.

También se ha sumado al armado de Ritondo el ex ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro, que arma en el principal bastión peronista: La Matanza.

El actual presidente del bloque de diputados nacionales del PRO cuanta con la venia del fundador del espacio, Mauricio Macri, que mientras define los pasos  a seguir apuntala a todo candidato que tenga capacidad operativa de horadar el sueño del jefe de gobierno porteño.

Ritondo fue el primero que lanzó hace unos días la candidatura presidencial de Vidal, argumentó en cuanto micrófono le acercaron que la ex gobernadora representa la mejor opción dentro del universo amarillo.

Lo que temen en el campamento de Horacio Rodríguez Larreta es que el macrismo duro en acuerdo con el bullrismo terminen confluyendo dentrás de la candidatura de Cristian Ritondo.

El juego de Maci no termina de poder ser desentrañado por el larretismo, cerca del ex mandatario rumorean que estaría esperando los primeros meses de 2023 para tomar una decisión sobre si disputará una candidatura presidencial  en base a sondeos de opinión y al desenvolvimiento de la crisis económica.

Los últimos números que han llegado a poder del ex presidente, si bien muestran una mejora en términos de imagen, continúan en niveles inquietantes debido a su alta desaprobación en el Gran Buenos Aires lo que condiciona severamente cualquier intento de volver jugar el segundo tiempo.

También le mostraron las encuestas que hay heterogeneidad de candidatos y que ninguno sobresale respecto al resto lo que podría indicarle que con un núcleo duro consolidado podría arrimarse al ballotage.

También Macri acicatea al peronista republicano, Joaquín de la Torre, para que comience a caminar la cancha bonaerense.

El senador provincial es un representante conspicuo del peronismo republicano que despunta juego propio y se ha mostrado poco refractario al juego legislativo, y en más de una ocasión ha criticado duramente a sus pares de bancada emparentándolos con las negociaciones por cargos con la administración de Kicillof.

La purga larretista y el juego de los intendentes

Al armado del Jefe de Gobierno comienzan a acecharlo las dudas sobre la verdadera lealtad que puedan esbozar algunos dirigentes que la burocracia porteña contenía en su seno.

Prueba de ello, es que el ex diputado nacional Nicolás Massot que revistaba en el directorio del Banco Ciudad fue eyectado del mismo al haber admitido que trabajará para la candidatura de Patricia Bullrich.

También el peronista Emilio Monzó, quién desde hace tiempo viene coqueteando con el espacio del Pelado pero sin haber sellado ningún trato, comienza  a ser objeto de presiones para que defina su posición aunque desde el entorno de Rodríguez Larreta lo vuelven a posicionar cerca del oficialismo radical, tal cual se alineo en la interna para las elecciones de medio término del 2021.

Otro dato político a tener en cuenta es que quién coordina los equipos técnicos y políticos de Cristian Ritondo es el alcalde de Pinamar, el macrista Martín Yesa, que comienza a configurar tibiamente una red de intendentes que apostarían su suerte a la candidatura al sillón de calle 6 del actual jefe de los diputados amarillos en la órbita del Congreso Nacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias