domingo 14 de agosto de 2022 - Edición Nº1348

Nación | 3 jul 2022

REPERCUSIONES

Para Lozano, “la salida de Guzmán abre una oportunidad para replantear el rumbo de la Argentina”

El presidente de Unidad Popular también valoró el acto que encabezó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.


Unidad Popular estuvo presente en el homenaje a Perón en Ensenada con la presencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. A la salida del acto, el titular del partido, Claudio Lozano, valoró el discurso de la ex presidenta al tiempo que analizó que con la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía “se abre una oportunidad para replantear el rumbo de la Argentina”.

“La importancia que tiene que hoy la Vicepresidenta haya planteado con claridad que la solución a la falaz discusión entre ocupados pobres y receptores de planes que tienen que trabajar y romperse el lomo con changas, ambos dos para vivir del peor modo es poner en marcha una estrategia que coloque en la Argentina la necesidad de un Ingreso Básico Universal que actúe como piso de garantía de ingresos para el conjunto de los hogares.

"Del mismo modo que la Asignación Universal por Hijo, es imprescindible un Ingreso Básico Universal para todos aquellos que no tienen un ingreso formal garantizado", sostuvo Lozano.

En segundo lugar, Lozano también señaló que compartía la necesidad de colocar en el centro del debate la cuestión de la economía bimonetaria y en ese marco apuntó que "esta es la resultante del proceso brutal de extranjerización vivido por la Argentina en los últimos cuarenta y siete años, desde la dictadura para acá, y del proceso de internacionalización de los principales grupos empresarios locales en el marco del endeudamiento y la fuga permanente y persistente de capitales”.

“En este contexto lo que la Argentina vive es un fenómeno de internacionalización del excedente cuyo correlato es la utilización del dólar como moneda central por parte de los principales agentes económicos que dominan la economía argentina”, advirtió.

Añadió que "este es el debate que hay que encarar y que debe resolverse para poder terminar con el flagelo inflacionario de la Argentina. Cuestión que requiere de un gran acuerdo nacional que permita reconstruir y reorientar el aparato productivo y garantice una distribución progresiva de los ingresos".

Renuncia de Guzmán

Respecto a la renuncia del ministro Guzmán, a la salida del acto, Lozano sostuvo que “la salida abre una oportunidad para replantear el rumbo de la Argentina, rumbo que lo que requiere es revisar el acuerdo con el Fondo, un acuerdo de carácter inflacionario y que no le permite al país resolver la problemática principal que hoy lo está aquejando".

“Necesitamos un programa popular, antiinflacionario y una nueva política de ingresos cuya característica básica es la necesidad de poner en marcha un Ingreso Básico Universal equivalente a los niveles de la línea de indigencia de manera tal de garantizar que ningún hogar esté por debajo de la línea del hambre de nuestro país", consideró.

Aseveró, en este marco, que “una Argentina libre del hambre es absolutamente posible de encarar en el marco de un nuevo programa antiinflacionario y una nueva política de ingresos por parte del Estado nacional".

A la vez que evaluó que "efectivamente la gestión de Guzmán no había estado a la altura de las circunstancias de lo que requería la Argentina al final de la gestión de Macri. Habiendo recibido un endeudamiento absolutamente irregular que había violentado los propios reglamentos del Fondo, no aprovechó ninguna de las circunstancias favorables que esto le presentaba para poder garantizar mayores márgenes de autonomía y libertad en la decisión para la política económica argentina y terminó en un acuerdo francamente deplorable que ha transformado al país, en una suerte de rehén del FMI  en el marco de un cogobierno que ciertamente hay que revisar”.

Por otro lado también puso en marcha bajo la idea de generar un mercado financiero en pesos, "idea absolutamente razonable, una estrategia que, de manera abusiva en lugar de fortalecer el Estado, revisando exenciones, subsidios e impuestos de modo tal de que  los ricos y los principales grupos locales y transnacionales aporten para fortalecer la capacidad fiscal, terminó haciendo depender al Estado argentino de una voluminosa deuda interna que lo transforma en rehén del poder económico local y el establishment financiero doméstico. Tampoco avanzó en las regulaciones estatales necesarias que permitieran un control adecuado de la oferta de divisas y el uso de las mismas en función de los objetivos de la política económica”.

“De este modo, la política de Guzmán nos transformó en rehenes del Fondo Monetario Internacional y rehenes a la vez del establishment financiero doméstico a través del endeudamiento interno. En el marco de la última corrida cambiaria, el ministro termina saliendo cuando claramente su gestión no ha hecho otra cosa que debilitar la perspectiva del Frente de Todos en materia de gobierno”, sentenció.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias