jueves 11 de agosto de 2022 - Edición Nº1345

Banfield | 2 jul 2022

UNA VICTORIA INOLVIDABLE

Lo Taladró en La Bombonera

Banfield goleó a Boca en su casa por 3 a 0 con un doblete de Ramiro Enrique y un golazo de tijera de Giuliano Galoppo. El equipo de Claudio Vivas se aprovechó de un conjunto xeneize alternativo, sacó pecho en territorio ajeno y quedó a dos puntos de Newells, el líder del campeonato.


Por: Leonardo Papaleo

Fue una victoria de principio a fin, de esas que se recuerdan por mucho tiempo. El Taladro mostró su poderío y le propinó al equipo de Sebastián Battaglia una goleada de novela. Más allá de que se impuso a un Boca alternativo, quedará en la memoria del hincha un triunfo en La Bombonera. La última vez había sido en el 2009. No se da todos los días una victoria de tal magnitud y por tamaña diferencia.

El primer tiempo se tiñó de verde y blanco. El conjunto de la Ribera comenzó mostrando una buena cara en los primeros minutos, pero rápidamente y con el correr del tiempo, el Taladro fue apabullante ante una defensa azul y oro que no hizo pie y vio como inflaban su red en tres oportunidades en tan sólo 45 minutos.

Al minuto 20, Luciano Galoppo pisó el área, recibió un gran centro de Ramiro Enrique y dibujó una tijera en el aire que dejó sin chances de respuesta a Javi García.  Luego, a los 33 minutos, quien asistió en el primer grito ahora la mandó a guardar para estirar la diferencia: Agustín Urzi envió un centro rasante, la pelota cruzó todo el área del Xeneize y Enrique definió en soledad. Sin embargo, eso no fue todo y Enrique fue por más. A los 37 minutos, el goleador estaba mano a mano con García y desenfundó un derechazo violento para sellar la goleada parcial. 

Ya en el complemento la tónica del partido fue la misma. Los dueños de casa siguieron sin reaccionar en el campo de juego desde lo futbolístico, mientras que los de Vivas aguantaron el resultado conseguido en la primera mitad sin pasar por sobresaltos. De hecho, y si bien las chances de gol mermaron en estos últimos 45 minutos, los visitantes fueron los que contaron con más chances claras de aumentar la ventaja. 

De hecho, la chance más nítida de descontar que tuvo Boca en el segundo tiempo fue un tiro libre de Aaron Molinas que estrelló en el travesaño ante la estirada de un Enrique Bologna que nada tenía por hacer. 

Fue, para Banfeld, el triunfo más resonante de su historia en la Bombonera, donde dio la vuelta en 2009, donde ganó, gustó y goleó, en una noche para poner en un cuadrito. Fue, para Boca, un golpe que, pese al equipo que Battaglia puso en cancha, no estaba en los planes de nadie. Una piña de esas que no se esperan, al mentón, que te ponen en caja y terminan acomodándote las ideas. A 96 horas de la revancha con Corinthians, el Taladro le dio una lección de fútbol al Boca B y dejó al desnudo la enorme diferencia de calidad que existe entre los titulares y los suplentes del Xeneize.

Banfield lo ganó de punta a punta, con autoridad y, por momentos, hasta con cierta facilidad. Boca, con el muletto, ni siquiera se pareció al equipo que cayó la fecha pasada con Unión, también merecidamente, aunque por menos diferencia. Por el peso específico de sus jugadores (ese día estuvieron Fabra, Campuzano, Figal, Izquierdoz, Zambrano, Toto Salvio); también por los horrores de la última línea, la nula capacidad para crear situaciones de gol (recién a los 33’ del segundo tiempo Molinas, el mejor, estrelló un tiro libre en el travesaño) y la apatía general con la que Boca afrontó el partido.

Ahora el equipo de Claudio Vivas suma 11 puntos, al igual que Gimnasia, se ubica a dos de Newells, el único líder. Tres victorias, dos empates y una derrota para un Banfield que se ilusiona. Además se afirma en la clasificación a la Copa Sudamericana, ya que acumula 30 puntos en la tabla anual y se encuentra en la octava posición. En la próxima fecha, el taladro recibirá a Unión el sábado desde las 18 en el Florencio Sola.

 

 

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias